Crónica viajera desde el paraíso (I)

Valle de Pineta
‘El viaje de Pau’ en “su” Valle de Pineta, que, por supuesto, tendrá crónica propia.   Foto: Benjamín Recacha

El recorrido del libro viajero por España nunca podrá ser completo. Podría pasarse años viajando y aún se dejaría por visitar montones de lugares preciosos, pero uno que de ningún modo podía faltar es el que inspiró su existencia. Jamás habría llegado a escribir El viaje de Pau si no hubiera conocido Bielsa, el Valle de Pineta y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. El paraíso en la Tierra, mi paraíso.

Acabo de regresar de nueve días allí, recargando baterías, respirando belleza salvaje, respirando vida. No los he podido disfrutar en la acampada del Valle de Pineta, cerrada hace ya algunos años, como hice durante la mayoría de los veranos de mi vida, así que nos hemos conformado con el camping Bielsa, donde ya estuvimos el año pasado y que tan buena impresión nos causó. No es lo mismo, para que me voy a engañar, a pesar de que el camping disponga de los servicios que no tenía, ni de lejos, la acampada libre, pero se está bien. Seguir leyendo “Crónica viajera desde el paraíso (I)”

Me siento afortunado

Benjamín Recacha - El viaje de Pau

Para un escritor que ha publicado su primera novela hay muchos momentos inolvidables. Si me pongo a clasificarlos destacaría tres por encima del resto: la primera presentación, la presentación en el lugar de donde eres y la presentación en el lugar donde se desarrolla la trama. Por supuesto, dos o las tres circunstancias se pueden dar en un mismo momento, pero en mi caso no ha sido así.

La presentación en sociedad de El viaje de Pau fue en noviembre del año pasado en la librería Espai Literari de Barcelona. Siempre recordaré ese día como uno de los más felices de mi vida. Es verdad que parcialmente también se cumplió la tercera circunstancia, pues parte de la trama se desarrolla en el mismo barrio de Gràcia. Sin embargo, mi conexión personal con ese escenario no es ni remotamente parecida a la que siento con Bielsa y su Valle de Pineta, el marco incomparable donde Pau, Diego, Sandra, Greñudo y compañía viven la mayor parte de sus aventuras. Seguir leyendo “Me siento afortunado”

Pirineo Aragonés, el paraíso triste

Pirineos, tristes montes

Mi visión sobre el Pirineo Aragonés es la de un lugar idílico, esculpido por una naturaleza salvaje y exuberante que nos brinda paisajes de una belleza sobrecogedora e inolvidable. Es la visión de quien ha veraneado allí un par de semanas, rodeado de bosques, ríos y montañas, durante treinta años. Reconozco, pues, que no es un punto de vista objetivo. Sólo conozco lo bueno. Yo no he sufrido las inclemencias de una naturaleza embelesadora, pero también implacable. Las tormentas de verano guarecido en una pequeña tienda de campaña o las caminatas bajando desde Marboré a la pradera de Pineta bajo una intensa granizada las recuerdo como emocionantes aventuras. Seguir leyendo “Pirineo Aragonés, el paraíso triste”