Me siento afortunado

Benjamín Recacha - El viaje de Pau

Para un escritor que ha publicado su primera novela hay muchos momentos inolvidables. Si me pongo a clasificarlos destacaría tres por encima del resto: la primera presentación, la presentación en el lugar de donde eres y la presentación en el lugar donde se desarrolla la trama. Por supuesto, dos o las tres circunstancias se pueden dar en un mismo momento, pero en mi caso no ha sido así.

La presentación en sociedad de El viaje de Pau fue en noviembre del año pasado en la librería Espai Literari de Barcelona. Siempre recordaré ese día como uno de los más felices de mi vida. Es verdad que parcialmente también se cumplió la tercera circunstancia, pues parte de la trama se desarrolla en el mismo barrio de Gràcia. Sin embargo, mi conexión personal con ese escenario no es ni remotamente parecida a la que siento con Bielsa y su Valle de Pineta, el marco incomparable donde Pau, Diego, Sandra, Greñudo y compañía viven la mayor parte de sus aventuras.

Los habituales de ‘la recacha’ conocéis la devoción que siento por ese rincón del Pirineo Aragonés al que denomino “el paraíso en la tierra”. Lo disfruto desde los 6 años, ya os he hablado en varias ocasiones de ello. Así que podéis imaginar lo afortunado que me sentiré cuando mañana presente allí mi novela (a las 17.30 en el Ayuntamiento). Afortunado, feliz, emocionado (espero que no demasiado) y un poco nervioso también, para qué os voy a engañar.

Hasta ahora la historia de mi aventura literaria y de La Bolsa de Bielsa, el episodio de la Guerra Civil que es elemento fundamental en la trama, se la he explicado sobre todo a gente que no había oído hablar de ello previamente, pero mañana tendré ante mí a una audiencia experta en el tema, conocedora de todos los detalles porque forman parte de su historia personal, ya sea porque lo vivieron ellos o porque lo hicieron sus padres, tíos, abuelos… Todo el mundo en esa parte del Pirineo sabe qué es La Bolsa de Bielsa, un triste episodio histórico que ha marcado miles de vidas y que se mantiene muy vivo en la memoria colectiva.

Sé que me escucharán con atención y curiosidad por saber por qué un escritor de Barcelona escogió su pequeño pueblo, olvidado durante décadas aunque ahora bulla de actividad turística en verano, como escenario principal para su primera novela. Algunos ya la habrán leído, como Rubén Barranco, alma de la Asociación Sobrarbense La Bolsa, que desde hace siete años se encarga de la organización de las jornadas que cada mes de junio homenajean a las miles de familias de la comarca del Sobrarbe que tuvieron que dejarlo todo para salvar sus vidas y a quienes lo hicieron posible, los milicianos de la 43 División republicana, que contuvo durante meses, sin apenas recursos, el avance del ejército franquista.

VIII Jornadas La Bolsa de Bielsa

Valiosa y necesaria memoria histórica, tan denostada por quienes gobiernan. También estará allí José María Escalona, director del Museo de Bielsa, otro lector ilustre (para mí lo es), cuya aportación a la recuperación de esas historias olvidadas por el discurso oficial es impagable.

Sé que estarán agradecidos porque un “foráneo” se haya interesado por su pasado. Hace unos años la televisión de Aragón produjo un interesantísimo documental titulado ‘La Bolsa de Bielsa, el puerto de hielo’, en el que se implicó todo el pueblo y contó con los testimonios de quienes siendo niños se vieron obligados por la guerra a huir a Francia atravesando los imponentes picos nevados que tan bonitos nos parecen a quienes tenemos una visión romántica de la montaña pero que esconden tantas historias trágicas. El DVD es un auténtico best seller en toda la comarca.

Evidentemente, no aspiro a batir récords de ventas (aprovecho para recordar que se puede comprar en la librería La General de Aínsa, y en Bielsa, en El Cadril y en el Museo). Me conformo con conseguir el reconocimiento de los lectores. Que aunque El viaje de Pau no sea ni mucho menos una crónica histórica, pues se trata de una obra de ficción, contribuya a que los belsetanes se sientan un poquito más orgullosos, si es eso posible, del tesoro natural que custodian y de su historia. Yo, desde luego, me siento orgulloso de haberla dado a conocer a los cada vez más lectores de este rincón virtual y de mi novela, incluso al otro lado del Atlántico. Por ejemplo, una de las cosas que no olvidaré explicar mañana es que la gesta que protagonizaron hace 76 años pronto se podrá leer en portugués gracias a la editorial brasileña Liga.

Son las 11.30. En menos de cinco horas emprendemos ese viaje que durante tantos años me impedía dormir la noche anterior por los nervios de regresar a Pineta. Esta vez va a ser sólo un fin de semana, pero estoy seguro de que, una vez más, regresaré con la mochila repleta de recuerdos imborrables. El lunes os cuento.

Anuncios

16 thoughts on “Me siento afortunado

  1. ¡Enhorabuena Benjamín!

    Normal que te emociones, es genial ver cómo vas avanzando.

    Te deseo muchísima suerte en tu presentación,aunque está claro que no la necesitas 🙂

    Un abrazo!

    Me gusta

  2. Mereces todos los reconocimientos:
    Me alegra que todo te vaya bien, tienes muchas cosas buenas pero una que admiro mucho en ti, es la humildad.
    Besos y feliz sábado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s