Votación 5 para antología

Cada dos semanas la comunidad de ‘Salto al reverso’ abre una votación para seleccionar las obras que formarán parte de la antología anual. Ya vamos por la quinta votación. Os invito a ver y leer todas las propuestas. Yo participo con la habitual ración de Centrifugando recuerdos, y esta vez, además, me he atrevido con un poema, ‘Dime, viento’. Si os gusta, quizás os apetezca votarlo.

SALTO AL REVERSO

4552277923_f921822e69_b «Book sale loot», por Ginny (CC BY).

Resultados de la votación 4

Hola a todos. Continuando con el proceso de selección de obras para la antología, cerramos la votación 4. Más información aquí: Antología.

Para consultar las bases completas, hagan clic aquí: Votaciones para la antología.

Gracias a todos por votar. Los resultados son los siguientes.

¡Felicidades a los ganadores!

Poesía 4

Relato 4

Plásticas 4

Los ganadores de la votación deberán llenar un formulario de permisos de publicación (que les será dejado en su entrada ganadora en breve). Si no lo hacen antes del 27 de marzo, su obra no será incluida en la antología y se destinará ese espacio a la entrada que haya ganado el segundo lugar en las votaciones.



Votación 5

Las obras que entran en la siguiente votación son las siguientes:

Poesía

Ver la entrada original 9 palabras más

Centrifugando recuerdos (XXIV)

La nueva entrega de Centrifugando recuerdos llega con una semana de retraso, pero aquí está por fin. Desde el día 1 ya sólo puedo dedicar a escribir el tiempo que le robo al sueño, gracias a nuevas (y bienvenidas) obligaciones laborales, así que es inevitable que mi ritmo creativo se haya visto seriamente ralentizado. Pero seguiré escribiendo, aunque sea a costa de acumular ojeras, y, por supuesto, seguiré centrifugando los recuerdos (y los encuentros) de Sara y Luis.

SALTO AL REVERSO

Centrifugando recuerdos

(Los capítulos anteriores los puedes leer aquí)

El mediodía es una muy mala hora para pasear por Granada en pleno agosto, sobre todo en un agosto tan caluroso. El sol calcina las inconscientes cabezas que osan asomarse a sus rayos hambrientos y tuesta sin remordimiento las pieles que se atreven a retar al rey de los cielos.

Los turistas recorren las empinadas calles del Albayzín pegados a los edificios de la acera que provee de un caritativo pasillo en sombra. Son muy pocos quienes se lanzan a la aventura de adelantar por la calzada, reticentes a correr el riesgo de que, como mínimo, se les derritan las suelas de goma de las sandalias al entrar en contacto con un pavimento del que algunos de los transeúntes están seguros de que sale humo.

Para Luis, sin embargo, en este momento el calor asfixiante es la menor de sus preocupaciones. Avanza…

Ver la entrada original 1.449 palabras más

Dime, viento

Hacía mucho tiempo que no me daba por poner en verso lo que me ronda por la cabeza. El viento me lo ha sugerido, y me ha convencido…

SALTO AL REVERSO

Foto: Benjamín Recacha Foto: Benjamín Recacha

Cuéntame, mi viento amigo:
¿Dónde se fueron los sueños?
¿Dónde dejé los empeños?
Háblame, me voy contigo.

Sóplame, quiero sentirte.
Ya todo me queda lejos.
Rompí todos los espejos.
Tengo tanto que decirte…

Pero mi boca está muda,
mis ojos quedaron ciegos.
La realidad es tan cruda,
que devoró los sosiegos.

Y dime, mi dulce brisa:
¿Vale la pena esperar?
¿Sirve para algo luchar?
Aguarda, no tengo prisa.

Ya no.

Ay, viento… Nada comprendo.
Hay tantas cabezas bajas,
tantas voces decayendo,
y gritos que son navajas…

Hay tanto rencor oculto,
tanta herida mal curada,
tanta dignidad chafada,
que pensar es un insulto.

No quiero pensar.
Ya no.
Ni saber.
Ni sentir.
Ya no.

Viento, dime: ¿tú lo sabes?
¿Qué nos depara el futuro?
¿Superaremos el muro?
¿Encontraremos las llaves?

He esperado año tras año…
Han saltado tantas chispas…
Pero el fuego nunca prende.

Ya no sé de qué…

Ver la entrada original 102 palabras más

Centrifugando recuerdos (XXIII)

El capítulo 23 de Centrifugando recuerdos es el de la conversación telefónica entre Sara y Luis. Nerviosos, inseguros, ilusionados…, emocionados como adolescentes, deciden darse la oportunidad de volver a verse, pero ese reencuentro será materia para el siguiente episodio…

Para éste acompaña algún tema de Coldplay. ‘Yellow’, por ejemplo.

SALTO AL REVERSO

Imagen libre de derechos obtenida en pixabay.com Imagen libre de derechos obtenida en pixabay.com

(Los capítulos anteriores los puedes leer aquí)

Luis nota cómo el teléfono repiquetea contra su oreja, incapaz de controlar los nervios que le hacen temblar la mano. Se siente como la primera vez que llamó a casa de aquella chica que le gustaba… «¿Cómo se llamaba…? Berta, se llamaba Berta». Tenía catorce años y temía que si le contestaba otra persona, colgaría atenazado por la vergüenza. Claro que si contestaba ella, lo más seguro era que tampoco fuera capaz de pronunciar palabra. Respondió ella, y aunque le costó arrancar, tartamudeó bastante, la cara se le puso como un tomate y sudó como si hubiera estado corriendo a pleno sol, al final consiguió que de su boca surgiera algo similar a una invitación para ir al cine. Y no debió de hacerlo tan mal, porque Berta aceptó.

Ahora tiene doce años más y…

Ver la entrada original 1.443 palabras más

Lunes, 27 de febrero de 2017: Ausencia de tiempo, ganas inquebrantables, libros tristes y tres preguntas al final.

He recibido una larga y, como siempre, interesantísima carta de mi colega escritor Toni Cifuentes. Me pone deberes, que prometo completar en mi respuesta, y dice cosas tan sensatas como que «escribir creo que no es más que el deseo de recuperar esas sensaciones que sentimos cuando leímos por primera vez ese libro que nos gustó de verdad».
Vale la pena leer sus reflexiones.

montones-de-libros Los muchos libros (Jace.NL)

¡Hola, Benjamín!

Han pasado un mes y dos semanas desde tu última carta. Me parece más tiempo, porque llevaba días pensando en responderte y porque no he encontrado un hueco para hacerlo. Ahora los días transcurren a un ritmo diferente. Han cambiado bastantes cosas desde hace unos meses. Ya no dispongo de las horas necesarias que necesito para escribir de una manera, más o menos, seria. Ahora cuando me pongo a escribir me cuesta horrores y eso que decidí que ya no iba a obligarme a terminar ninguna historia y sólo escribiría aquello que me apeteciera en el momento. No iba a pensar ni siquiera si lo que estaba haciendo podía o no gustar. Escribiría por el placer de hacerlo. Me he quitado un peso de encima y, por otro lado, me ha liberado de esa obligación, de esa regularidad que considero necesaria…

Ver la entrada original 3.124 palabras más

Cosas que leí que escribió Isaac Pachón mientras se le enfriaba el café

'Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café'
Los relatos de Isaac Pachón se degustan sorbo a sorbo.

Un libro de relatos puede ser muy disfrutable, pero también corre el riesgo de dejar al lector bastante frío o de resultar inconsistente. No es fácil reunir un puñado de textos que conformen un conjunto sólido. Quizás pueda parecer que es más sencillo escribir unos cuantos relatos que ponerse con una novela, y probablemente sea así. Una novela bien trabajada requiere una inversión de tiempo considerable, pero no dedicar el tiempo suficiente a cada uno de los relatos que incluiremos en el libro, dará como resultado una obra insípida, aburrida.

No creo que los relatos deban responder siempre a una misma estructura ni que sea imprescindible que cuenten con un final sorprendente. Como lector, lo que me hace seguir adelante es básicamente lo mismo que en una novela: que esté bien escrito y que cuente algo de forma que cautive. Obviamente, un relato tiene la limitación del espacio, por lo que el escritor debe centrarse en lo fundamental para transmitir su mensaje. Sigue leyendo “Cosas que leí que escribió Isaac Pachón mientras se le enfriaba el café”

Centrifugando recuerdos (XXII)

Tras la larga y pegajosa noche, Luis recibe un mensaje de Sara en el que le pide que la llame. Parece que por fin el joven va a tener la oportunidad de conseguir lo que lo ha empujado a atravesar el país de norte a sur, pero ¿por qué Sara ha tomado la decisión de quedar con él? La respuesta, en este capítulo 22 de Centrifugando recuerdos.

Durante estos meses de escritura me ha acompañado música muy diversa, desde REM a Triana, pasando por Pearl Jam, Moby y The Corrs, pero estos últimos días, con la acción desarrollándose entre las paredes del piso de Sara y Tere, o en la pensión donde se aloja Luis, con el recuerdo especialmente punzante, el calor, el vino, la noche…, la banda sonora ideal la pone alguna de las baladas oscuras de Garbage. Por ejemplo, ‘It’s all over but the crying’.

SALTO AL REVERSO

Imagen libre de derechos obtenida en pixabay.com Imagen libre de derechos obtenida en pixabay.com

(Los capítulos anteriores los puedes leer aquí)

La mano que sostiene el móvil tiembla. «Llámame. Dice que la llame». Luis siente todo el cuerpo revolucionado. «¿Por qué reaccionas así? Es ridículo», le reprocha una voz en el cerebro, pero él no escucha porque Sara le ha pedido que la llame. Lee el mensaje una y otra vez mientras con la mano libre, sin darse cuenta, arranca trocitos de servilleta, que va apilando en un montoncito junto a la taza.

—¿Qué quieres, Sara? ¿Has cambiado de opinión? —murmura en el momento en que la perrita regresa y se tumba bajo la misma silla de antes. Se lo queda mirando con esos ojos semiescondidos que parecen de un muñeco de peluche— Dice que la llame —le comunica Luis. El animal levanta la cabeza, como si estuviera realmente interesado en los asuntos sentimentales del humano—…

Ver la entrada original 1.510 palabras más

‘La venganza esquiva’, literatura independiente que deja poso

La venganza esquiva
‘La venganza esquiva’, una lectura muy recomendable.

¿Qué esperamos de una novela cuando empezamos a leerla? Lo principal, que entretenga. Que cuente una historia interesante protagonizada por personajes atractivos, que contenga diálogos inteligentes e ingeniosos y descripciones evocadoras. Y, obviamente, que esté bien escrita. No es poca cosa.

El libro que consigue enganchar al lector desde la primera hasta la última página necesariamente incluye esos ingredientes. Luego podemos entrar en matices, diseccionar personajes y cuestionar sus acciones; podemos considerar que la obra habría quedado redonda ahorrando algunos pasajes, cambiando de lugar otros, o si un personaje determinado hubiera actuado de otra forma en un momento concreto. Y si eso sucede, si después de acabarla aún seguimos pensando en ella, en qué habríamos hecho nosotros en el lugar del autor, entonces el éxito es total. Significa que ese libro nos ha dejado poso.

Las lecturas especiales, ésas que van a parar al compartimento de las que vale la pena recordar, dejan una sensación de bienestar, de tiempo bien invertido. Uno se siente agradecido a su autor por el trabajo bien hecho, por los cientos de horas dedicadas no sólo a escribir, sino a preparar la escritura, a documentarse, a perfilar esos personajes que, si están bien creados, nos dejarán un recuerdo imborrable. Sigue leyendo “‘La venganza esquiva’, literatura independiente que deja poso”

Centrifugando recuerdos (XXI)

Noches de insomnio, por el calor, por los recuerdos, por las esperanzas y las inquietudes, por los amores imposibles, por los «y si…». Mañanas que abren la puerta a nuevas oportunidades… para los mismos corazones maltratados. Centrifugando recuerdos cumple 21 semanas, y aún queda camino por delante.

SALTO AL REVERSO

OriSensCoffee Imagen cedida por OriSens Coffee

(Los capítulos anteriores los puedes leer aquí)

Sara no sabe qué hora es, pero aún está oscuro, así que no debe hacer mucho que se acostaron. Tere duerme plácidamente tumbada boca abajo, agarrada a la almohada. Sara se sienta junto a ella y su mano derecha le acaricia la espalda desnuda, provocando un leve movimiento y un murmullo aparentemente placentero.

«A saber qué estás soñando; algo mucho más agradable que yo, seguro». La imagen de su hermana rodeada de cables regresa como un fogonazo, clavándosele en el corazón. Cierra los ojos y se aprieta el pecho. «Basta», se ordena a sí misma. Entonces suspira y vuelve a mirar a su amiga, envidiando la paz que transmite.

«Tienes razón… No tiene sentido que siga machacándome por mi hermana perdida. Ya hace mucho que te tengo a ti». Vuelve a acariciarla. «Pero no puedo evitarlo. Me…

Ver la entrada original 1.787 palabras más

‘Corazón de fondant’ se presenta en Barcelona

Presentación de 'Corazón de fondant'

Hace unos tres años WordPress me comunicaba que había empezado a seguir mi blog una tal Chica de los jueves. En aquella época, cuando ‘la recacha’ había cumplido su primer añito, todavía sentía un cosquilleo en el estómago cada vez que alguien decidía sumarse a esta familia virtual. La verdad es que dedicaba un buen rato cada día a bucear por la blogosfera y, obviamente, lo primero que hacía cuando WordPress me notificaba un nuevo seguidor era devolver la visita.

Aún lo hago, no de forma tan inmediata y sin tanto entusiasmo, pues digamos que la blogosfera ahora es menos familia virtual; ha perdido parte del componente emocional para quedarse más en lo pragmático. Ya no le puedo dedicar tanto tiempo y tengo que discriminar. Vamos, que difícilmente voy a poder corresponder el seguimiento a los nuevos seguidores.

El caso es que al aterrizar en ‘La chica de los jueves’ y empezar a leer me di cuenta de que aquel era un blog especial. Si no recuerdo mal (han pasado tres años y mi memoria cuarentona empieza a flaquear), por aquel entonces Mamen (la chica de los jueves) estaba enfrascada en las crónicas del despropósito de viaje que, junto a una amiga, había hecho por el centro de Europa. Me reí mucho, pero lo más importante es que su estilo, fresco y directo, me atrapó. Sigue leyendo “‘Corazón de fondant’ se presenta en Barcelona”