No es un capricho abortar

Voy a abordar un tema muy delicado, sobre el que cada uno tiene una opinión muy personal, que, aunque pueda estar hasta cierto punto mediatizada por afinidades político-religiosas, creo que responde a una convicción que proviene de lo más profundo de cada persona. Me refiero al aborto. Próximamente el gobierno tiene previsto reformar la actual ley, respondiendo así a las presiones recibidas por la cúpula de la Iglesia y por los sectores más conservadores (por ser suave) de la sociedad. Previsiblemente, tras la reforma, que se presume profundamente reaccionaria, las mujeres no podrán decidir sobre un asunto que, en primer lugar, las afecta a ellas, a su propio cuerpo y a su propia realidad como personas. Un asunto que dudo mucho que exista alguna mujer en el mundo que desee experimentar, porque abortar, que no lo olvide nadie, es una experiencia traumática. Creo que no quedan dudas sobre mi postura, ¿verdad? En cualquier caso, me atrevo a expresarla en verso… Seguir leyendo “No es un capricho abortar”

“Menos mal que era un sueño”

El_ResPPlandorAnoche tuve un sueño terrible, una de esas pesadillas de la que te despiertas sobresaltado, con la respiración agitada, el corazón latiendo a mil por hora y con el cuerpo empapado en sudor. Una de esas pesadillas de la que cuesta un buen rato recuperarse, y que, cuando por fin recobras la calma, respiras aliviado y dices: “Menos mal que era un sueño”. Seguir leyendo ““Menos mal que era un sueño””

La perversión del lenguaje

viñeta nazis forges

Señora María Dolores de Cospedal, señora Esperanza Aguirre y dirigentes del PP en general. Cuando ustedes llaman terroristas, totalitaristas o nazis a las personas que participan en escraches, a la gente que tras haber perdido su casa tiene la suficiente entereza para embarcarse en un movimiento social pacífico, sí, lean bien: PACÍFICO, que reivindique sus derechos y a quienes, como seres humanos solidarios, les dan su apoyo, cuando utilizan tales calificativos están insultando a la historia e insultando a las víctimas reales de lacras que aún hoy en día, lamentablemente, padece la humanidad. Seguir leyendo “La perversión del lenguaje”