Una isla donde descubrir pequeños tesoros

Espai Literari
‘El viaje de Pau’ ya está disponible en ‘Espai literari’

Aureli e Inma están siendo noticia estos días en los medios catalanes por ser protagonistas de una curiosa apuesta empresarial: acaban de abrir en el barcelonés distrito de Gràcia una librería. “Menudos inconscientes”, diréis. Sí, la verdad es que en una época en que la tendencia es la radicalmente opuesta, estos dos periodistas han decidido nadar contracorriente creando un ‘Espai literari’ (Espacio literario) en una de las zonas más tradicionalmente culturales de Barcelona.

“Pues que tengan mucha suerte… A dónde hemos llegado que abrir una librería es noticia”. Sí, es como lo de los 31 parados menos en agosto… Pero la cosa no queda ahí. La noticia no es tanto la apertura del negocio como el hecho de que hayan decidido especializarse en editoriales pequeñas y autores que se autopublican sus obras. “Qué digo inconscientes… ¡Locos de remate!” Suena raro, es cierto. Pero lejos de ser una locura (o por lo menos no más que cualquier otra aventura empresarial), desde mi punto de vista (interesado, no voy a negarlo) se trata de un nicho de mercado prácticamente virgen y, por tanto, con mucho potencial.

Es cierto que buena parte del negocio editorial recae en las grandes compañías que cuentan con las “plumas” más reconocidas. Hay montones de lectores que devoran un best seller tras otro, para quienes un libro sin sello editorial es sinónimo de basura. Pero el sector está en proceso de cambio. La invasión del libro electrónico es un hecho y, por otro lado, aumenta el número de lectores que busca cosas diferentes.

La prestigiosa Feria de Francfort ha reservado por vez primera un espacio específico a la autoedición, haciéndose eco de una realidad que, por ejemplo, en Estados Unidos, se abre hueco a buen ritmo (recomiendo la lectura del artículo ‘La autoedición explota en Fráncfort’, publicado el 12 de octubre en ‘El País’).

Desde las editoriales tradicionales surgen voces que no acaban de aceptar que, igual que no se le pueden poner puertas al campo, tampoco se puede impedir a nadie que publique su obra a través de las plataformas digitales, mediante la impresión a demanda o aprovechando los avances tecnológicos que permiten tiradas cortas a precios asequibles. Hoy en día publicar un libro es muy sencillo. “Que pueda publicar cualquiera y en esas cantidades no deja de ser más ruido que se añade a nuestro ya tocado sector; se suponía que la labor de los editores era filtrar, como hacen las buenas librerías… pero nadie del negocio se quiere perder esa pata”, lamenta Luis Solano, de Libros del Asteroide.

A mí me suena a pataleta corporativa. Es evidente que entre tantos miles de títulos autopublicados hay muchos de baja calidad, tanto en el contenido como en la forma, pero entonces no entiendo dónde ven la amenaza. A Luis Solano no le gusta que las editoriales pretendan meter baza en el mercado de la autopublicación, pero quizás tampoco le entusiasme la idea de que autores independientes sean capaces de hacerse un hueco en el mercado. Si eso pasa, si un autor llamado, pongamos por caso… Benjamín Recacha, cuya primera novela, ‘El viaje de Pau’, las editoriales tradicionales ni han evaluado, es capaz de moverla comercialmente, ¿dónde queda la función de esas editoriales? Hay casos de autores que triunfan de forma independiente y que rechazan ofertas de firmas muy importantes. ¿Para qué meter en el negocio a terceros si entre el escritor y el librero se bastan?

No voy a despreciar ahora la labor de las editoriales. Hacen un gran trabajo y, sobre todo, un trabajo que para una sola persona resulta muy complicado. Yo me lo estoy encontrando. Mi novela gusta. Recibo muchos mensajes de felicitación que me empujan a seguir adelante, buscando la manera de que ‘El viaje de Pau’ esté al alcance de todo el que quiera leerla. Y ahí es precisamente donde echo de menos el apoyo de profesionales que sepan cómo moverla. No os imagináis la cantidad de tiempo que hay que dedicar a contactar con librerías y estudiar la manera de distribuir el libro de forma asumible, además de estar continuamente dándole vueltas al coco para mantener el interés de los lectores potenciales, llevar el control de los libros distribuidos, los vendidos, los nuevos encargos… En fin, todas esas cosas de las que con la “protección” de una editorial no tendría que preocuparme. Suerte que recibo el apoyo y la impagable ayuda de varios de mis “amigos virtuales”. Sois geniales.

Había empezado hablando de Aureli e Inma y me he ido desviando un poco del tema. Pero no, en realidad está todo muy conectado. Enseguida lo entenderéis. El otro día escribí un post en el que ya hablaba de ‘Espai literari’. Explicaba el modo, una maravillosa (no) casualidad, en que contacté con ellos. Bien, pues ‘El viaje de Pau’ ya está allí. Y os avanzo que el 23 de noviembre, sábado, haremos la presentación en sociedad, así que los que viváis en Barcelona y alrededores no tenéis excusa para faltar. Estáis todos invitados.

Espai literari
El 23 de noviembre presentaremos ‘El viaje de Pau’ en ‘Espai literari’

Siento un enorme agradecimiento hacia todas las librerías que han aceptado acoger mi libro (las podéis ver en el menú lateral de la derecha). Hoy mismo se sumará otra: ‘La Gralla’, en Granollers, espacio literario de referencia en la comarca del Vallès Oriental. Soy plenamente consciente de la inmensa cantidad de obras que tienen que gestionar, así que prestarme un pequeño espacio es un gran detalle por su parte.

‘Espai literari’ es un poco (o un mucho) diferente. Allí sólo hay libros como el mío. Todos en igualdad de condiciones. Quien entre en la librería sabe a lo que va, sin prejuicios, dispuesto a descubrir pequeños tesoros. Por eso sé que Pau & co. se van a sentir como en casa. Los autores independientes estamos de enhorabuena. Hoy más que nunca nos podemos sentir escritores completos, sin complejos. Ojalá que Aureli e Inma tengan mucho éxito y que cunda su ejemplo. Aunque la realidad sea tozuda, hagamos lo posible por que vuelvan a ser buenos tiempos para la lírica…

Anuncios

36 thoughts on “Una isla donde descubrir pequeños tesoros

  1. ¿A qué hora es la presentación?
    Buen artículo. Añadir que es cierto que en la auto edición hay mucha cosa de poca calidad pero si se hiciese un estudio serio creo que saldría un porcentaje parecido en lo publicado por las editoriales, cosa que es más escandalosa, pues teóricamente hay un equipo detrás que vela por que el resultado final sea óptimo para el lector. Por cierto, brutal la bajada de calidad en las ediciones tradicionales. No entro a comentar la política de precios, que me pueden parecer correctos si en verdad dan lo que ofrecen, pero me temo que escatiman en recursos.

    Me gusta

    1. Tienes toda la razón, Josep. El hecho de que una librería se especialice en un nicho de mercado por explotar no significa que vaya a dar cabida a “cualquier cosa”. Ya verás, es una librería pequeñita, coqueta, donde ponen mucho cuidado en lo que ofrecen. No olvidemos que su objetivo final es hacer negocio.
      Las editoriales tradicionales no arriesgan. Venden nombres, no obras, de forma que la calidad a menudo se resiente, pero como saben que una firma determinada les asegura las ventas, ya les está bien.
      La presentación será a las 19 horas. Seguro que vuelvo a recordarlo cuando se acerque la fecha. Por cierto, ¿no te animas a presentarles alguno de tus trabajos? Un abrazo!

      Me gusta

  2. Me alegra ver que algo se está moviendo. Y eso de que las editoriales funcionan como filtro, en muchas ocasiones, creo que es para mal porque tienen su línea editorial, sus autores en cartera,… Si “Cincuenta sombras de Grey” tiene mercado, uno piensa, ¿qué no lo tiene? Está claro que hay mucha gente que escribe y no todo el mundo tiene calidad suficiente para publicar. Y cuando digo esto no me refiero a calidad literaria, si no al mero hecho de poner bien un punto. Pero incluso me doy cuenta de que, en ocasiones, a determinados lectores eso tampoco les importa. No sé si el sector (o el lector) está cambiando de una manera demasiado descontrolada. Creo que debe de haber puertas abiertas para que todo el mundo tenga su oportunidad (lo cual no sé si es muy bueno, malo o regular), pero creo también que debe de haber un filtro, por pequeño que éste sea.
    Me alegro mucho de que tu libro siga ese camino, te esté leyendo mucha gente y, sobre todo, recibas respuesta de esos lectores. Creo que eso es lo más complicado de todo, a parte de conseguir hacerte ver entre tantos y tantos y tantos libros. ¡Un saludo!

    Me gusta

    1. El feedback es, sin duda, lo mejor de escribir. A mí es lo que más me satisface, tanto en el blog como cuando alguien me escribe para contarme su experiencia leyendo ‘El viaje de Pau’ y las reflexiones a las que le ha llevado la lectura.
      La autoedición requiere un altísimo grado de autoexigencia. A no ser que pienses contratar los servicios de un editor/corrector/maquetador, etc., es imprescindible ser muy escrupuloso con las faltas de ortografía y de puntuación. ¿Cómo vas a presentarte en una librería con un producto repleto de errores? A mí me daría vergüenza.
      El formato electrónico es menos exigente, pero, igualmente, si me descargo un ebook descuidado en la ortografía y la puntuación, desde luego que no voy a volver a confiar en su autor. Y me ha pasado. No lo entiendo. Me parece una táctica muy torpe para lograr visibilidad.
      Un abrazo!

      Me gusta

    2. Claro que debe haber un filtro, pero hoy ya no lo somos los editores, puesto que al mercado llegan todo tipo de libros de todo tipo de calidades.

      Ahora el filtro son los propios lectores, parcialmente, pero sobre todo los blogs sobre libros y literatura y cualquier otro medio online u offline que recomiende y reseñe libros.

      Los lectores son claro está el filtro más arriesgado, pues lo que a unos no guste a otros puede encantar. Pero gracias a las redes sociales y los rankings de ventas, conocemos qué es lo que a gustado a un número grande de lectores, lo cual en sí mismo actúa de filtro.

      Ya no se puede impedir que las obras de calidad deficiente lleguen al mercado, puesto que la autoedición da posibilidades a todos, por lo que el filtro se traslada al final de la cadena.

      Los blogs de recomendaciones literarias sin embargo sí que pueden realizar un filtro mejor, aunque seguimos estando al final de la cadena del libro como producto. Si un bloguero te recomienda un libro que te gusta una barbaridad, recomendarás al libro y al bloguero, y el siguiente libro que el mismo bloguero te recomiende, casi con seguridad que lo tendrás en cuenta como una muy probable próxima compra.

      La pena es que hay blogs de literatura muy buenos que no consiguen un público suficiente para sobrevivir, pero cada vez más esto está dejando de ser así. Hay grandes Editoriales metidas en este creciente negocio de la recomendación de libros, pero también existen muchos blogs independientes con un criterio excelente.

      Los filtros existen, pero han cambiado también, como casi todo en el sector del libro.

      Me gusta

      1. Excelente aportación, Silvia. Tiene que haber filtro, por lo menos en cuanto al producto físico. Una librería no se puede permitir el lujo de ofrecer un libro mal editado (y me los he encontrado, incluso de editoriales prestigiosas), y menos una librería pequeña. Otra cosa son las grandes cadenas. Entiendo que haya librerías que no quieran vender mi libro. No porque esté mal editado o no tenga calidad suficiente (antes de ofrecerlo siempre les envío el pdf para que puedan evaluarlo), sino porque si ya se les hace realmente complicado gestionar tantísimos títulos de editoriales, añadir a los autopublicados se convierte en una locura. Y claro, si me dicen que sí a mí ¿cómo negarle la posibilidad a otros?
        El negocio editorial está en proceso de cambio, así que iniciativas como la de Espai Literari son una gran oportunidad. Ojo, también para esos profesionales intermedios, como es tu caso. Una librería para autores independientes es una oportunidad para autores independientes con obras de aspecto profesional. La evaluación del contenido, evidentemente, es subjetiva, pero no la del aspecto formal, y nadie se va a tirar piedras sobre su propio tejado, como decía, poniendo a la venta productos deficientes. Muchas gracias, Silvia. Saludos!

        Me gusta

        1. Gracias Benjamín, ciertamente, es raro que un autor no quiera calidad para su trabajo publicado en papel, pero desgraciadamente en internet hay muchos que se conforman con menos y no deberían.

          Con tantos cambios y la total transformación del sector editorial existimos muchos editores y correctores independientes que necesitamos trabajar y nos estamos adaptando para que contratar nuestros servicios esté al alcance del bolsillo de cualquier autor independiente.

          Tenemos que esforzarnos por defender la calidad literaria como un bien cultural necesario, para que el cambio de paradigma hacia el libro digital no acabe con la cultura de calidad.

          Me gusta

          1. Tienes toda la razón. Amazon es “la tierra prometida” para todo autor independiente, pero el filtro es inexistente, con lo que se cuela de todo. Recientemente me he descargado varios ebooks. Uno lo he tenido que dejar de leer a las pocas páginas porque estaba plagado de faltas de ortografía elementales y errores de puntuación inexplicables para un escritor (en este caso escritora). En un par más también he encontrado algunas faltas, básicamente de acentuación, y algunas erratas en la puntuación y en el formato. Los libros estaban bien, pero te queda esa sensación de que no se lo han acabado de tomar en serio para crear un producto profesional.
            Está claro que estamos en un momento lleno de interrogantes en el sector y hay que saber seleccionar el grano de la paja. Pero, desde luego, mi consejo a todo el que quiera publicar su obra, en el formato que sea, es que consulte con los profesionales que puedan ayudarle a completar un buen trabajo. Saludos!

            Me gusta

    1. Bienvenida Silvia! Madrid es mi sueño dorado ahora mismo. He intentado contactar con la librería ‘Tipos infames’, de momento sin éxito. Si te enteras de alguna dispuesta a acogernos, estaré ansioso por conocer su nombre… Saludos!

      Me gusta

        1. De nada. Me alegra poder serte de ayuda. Por cierto, en Tipos infames no aceptan libros autodistribuidos. Dicen que han tenido malas experiencias y falta de capacidad para gestionarlos. Habrá que seguir buscando… Saludos!

          Me gusta

  3. A finales de la Edad Media se produjo una hecatombe similar a la de hoy. Gutemberg hizo que la Iglesia puesiese el grito en el cielo porque el invento de la imprenta permitía que las palabras volasen sin controles ni bendiciones. Una revolución.

    Los sanedrines literarios miran con tanto recelo a la autoedición como los gobiernos a los blogs personales y realmente independientes. Son pecados que no quieren consentir y buscan las fórmulas para seguir ejerciendo el control de las palabras.

    Tras el espectáculo de manipulación literaria que nos ofrece anualmente Planeta, no sé a qué control calidad se refieren los editores. No es que los ganadores del Planeta sean malas plumas, sino que se prestan a alcanzar la gloria y la pasta en una competitiva ceremonia amañada de indudable calidad publicitaria. El Premio Planeta se vendería aunque el texto ganador ofreciese la calidad de una extensa redacción de estudiantes de la ESO.

    La autoedición supone la popularización de la producción literaria. Ya hay portales y foros especializados en la mejor publicidad posible: el boca a boca. Si el libro lo merece (La sombra del viento o El bolígrafo de gel verde), los buitres editoriales se lanzarán por él con las uñas y los picos afilados. En ese momento, el escribidor o la escribidora estarán en una posición inmejorable para señalar las reglas de juego.

    Enhorabuena, Benjamín.

    Me gusta

    1. Soy plenamente consciente del territorio prohibido que suponen las grandes editoriales. A nadie le amarga un dulce y quién sabe qué nos deparará el futuro, pero Planeta y similares juegan en otra liga y para mí, ahora mismo, es como si no existieran. El trabajo de los autores independientes requiere mucho pico y pala para avanzar a ritmo de tortuga. He aceptado el reto y en ello estoy, sin prisa pero sin pausa. El mejor (y casi único) aval es la opinión de los lectores. Viva el boca a boca.
      Por cierto, va siendo hora de escibir a los amigos de la librería Juan de Mairena, a ver si Pau ha hecho ya algún viaje o está aburrido en alguna estantería… Gracias, Verónica!

      Me gusta

  4. En primer lugar mi aplauso a esa gente que es capaz de dar un paso adelante, de tirarse literalmente al vacío. ¡Hay que tener agallas!
    Y luego, por supuesto, desearte toda la suerte del mundo con tu libro. Que todo tu esfuerzo se vea compensado, porque además podrás servir de santo y seña a otros muchos “desconocidos” escritores, que no se atreven a dar el paso.
    MI felicitación, y, repito, mi mayor deseo de éxito.
    Mi abrazo, Benjamín.

    Me gusta

    1. Muchas gracias, Jesús! Bueno, más que agallas es apostar por una nueva salida profesional. No queda otra. Cuando perdí mi empleo de periodista me planteé el reto de acabar el libro que tenía empezado e intentar publicarlo. Y aquí estamos. A ver si hay una pequeña opción de ganarse la vida escribiendo. Un abrazo!

      Me gusta

    1. Y cómo me gustaría que estuvieras, amiga “virutal”. No te preocupes, que habrá amplia cobertura informativa, con documentos gráficos y, quién sabe, igual también sonoros en ‘la recacha’. Gracias por tu apoyo incondicional!

      Me gusta

    1. ‘La buena estrella’ es una buena película. No recordaba que el guión era suyo. Tampoco tenía ni idea de que escribiera novela. Pero ya ves, para que luego digan que los autores noveles no pueden ganar el Planeta… En fin…

      Me gusta

  5. La verdad es que da que pensar. En un momento en el que todo el mundo predica acerca del cambio y la necesidad de hacer y dar oportunidades a lo nuevo, los dinosaurios mastodónticos parecen esforzarse más controlar que por abrir la mente y adaptarse. Creo que hay espacio para nuevas relaciones de simbiosis, beficiosas y rentables para muchos, en vez de aferrarse a pensamientos obsoletos que condenan un modelo estanco a la extinción (con lo que eso conlleva para la gente).

    Puedo imaginarme el esfuerzo que estarás dedicando día tras día, con una constancia y creatividad envidiables. Me encanta ver que el talento se abre camino, aunque poco a poco. Mucho ánimo y espero que grabes un vídeo con el momento para los que no podremos asistir.

    Un abrazo grande!

    Me gusta

    1. El egoísmo, el miedo, el conservadurismo, son grandes males de estos tiempos. Quienes se lo podrían permitir no arriesgan, y a los “mindundis” no nos queda otro remedio que hacerlo. Estoy invirtiendo mucho esfuerzo, sí, el mismo que tantísimas otras personas que se empeñan en mantener la cabeza fuera del agua por mucho que la inundación continúe en su apogeo.
      Procuraré que haya vídeo. Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s