Saturado de porquería

Ley de transparencia según Forges

Estoy saturado. Mi mente no admite más informaciones, rumores, especulaciones, declaraciones, amenazas, etc., sobre el caso Bárcenas y la corrupción enquistada en el PP desde vete a saber cuándo. No soporto ver más ni escuchar a nuestro patético presidente del gobierno ni a los portavoces de su partido, que pretenden mostrarse como víctimas ante la sociedad. Como maestros del cinismo que son, hacerse las víctimas es su mayor mérito. Ya lo hicieron anteriormente con la campaña de escraches que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) llevó a cabo para defender la iniciativa legislativa popular que reclamaba una ley hipotecaria justa, apelando a la sensibilidad humana (de la que carecen por completo) de los diputados del partido de la mentira y la desvergüenza.

No puedo más. No acepto más mentiras, demagogia, falsa indignación, sonrisas indecentes… Las cosas no pueden ser peores. Ya tenemos (todos los que no tenemos el cerebro corrompido) suficiente dosis de porquería. Está claro que este país es un nido de corrupción en el que cualquiera que ostente un mínimo de poder público tiene un olor sospechoso. Sí, ya sé que no todos los políticos son corruptos; que hay muchos honestos y tan indignados como puedo estarlo yo. Vale, pues que salgan. Que levanten la mano y la voz y que denuncien y rechacen la podredumbre. Que no cierren filas, que no se hagan los indignados o que no guarden silencio cómplice.

Ya está bien de casos Bárcenas, EREs, Palaus de la Música, Mercurio, ITVs, Campeón, Gürtel y tantísimos otros. Los políticos decentes tienen que ser los primeros en mostrar su desprecio absoluto hacia la corrupción, hacia las prácticas dudosas. No pueden dar cobijo a los sospechosos, por mucho que sean de su partido. No es suficiente con confiar en la justicia y en sus tiempos exasperantemente lentos.

Y los ciudadanos de a pie, los parados, los empleados, los empresarios, los jubilados, ¿qué hacemos? ¿Seguimos aguantando, como le pedía Rajoy a su amigo Bárcenas (el mismo que ahora se ha transformado en vil delincuente)? ¿Seguimos a lo nuestro, poniendo mala cara, refunfuñando, pero pasando por el aro un día tras otro mientras los corruptos continúan acumulando riqueza y riéndose en nuestra cara?

¿Confiamos en la justicia? ¿Nos conformamos con lo que dicte un juez dentro de vete a saber cuánto, estando seguros como estamos de que están todos pringados hasta las trancas? ¿Cuántas evidencias más necesitamos, cuántas bofetadas a la honestidad, cuántos abusos a nuestros bolsillos para reaccionar? Sí, escribir es muy fácil. Lanzar una arenga que se perderá en el universo virtual lo puede hacer cualquiera. “Así te limpias la conciencia y luego seguirás a lo tuyo, como todos”, diréis algunos. Puede ser, aunque mi conciencia está tan saturada de mierda ajena que seguir a lo mío significa torturarme a cada minuto por no comprender que continuemos siendo tan pasivos. Y estoy seguro de que es lo mismo que siente muchísima gente.

Mirad, la única salida posible a lo que pasa en España es la dimisión en bloque del actual gobierno. No hay otra alternativa aceptable por la sociedad. Es un gobierno corrupto y mentiroso. Ni quienes lo votaron pueden estar satisfechos porque ha incumplido sistemáticamente su programa electoral. Es evidente que no se van a ir por iniciativa propia, así que tenemos que echarlos. Es nuestra obligación ciudadana. “Sí, claro, qué fácil es decirlo”. Lo es. Surgen montones de iniciativas por Internet, a través de plataformas como Avaaz o Change.org, para recoger firmas pidiendo la dimisión. Las firmo todas, como muchos de los que estáis leyendo esto. Se convocan concentraciones ante las sedes del PP, caceroladas, manifestaciones espontáneas… pero no son lo suficientemente numerosas y contundentes.

¿Por qué los sindicatos no recuerdan de una vez para qué fueron creados y se unen a la sociedad civil en una gran convocatoria que se marque como único objetivo la caída del gobierno y la convocatoria de elecciones? Convocatoria de huelga general indefinida que paralice el país y obligue al ejecutivo a largarse, por mucho terror policial que pretenda imponer.

Hay que mirar más allá de nuestro entorno inmediato. No podemos quedarnos quietos por el miedo a perder lo que tenemos. Vivimos una situación de emergencia social, económica y política, y para superarla tenemos que implicarnos todos, no podemos esperar a que otros nos den la solución.

Una huelga indefinida, con presencia constante en las calles, durante una semana, sería insostenible para el país. El gobierno no podría hacer oídos sordos. Está claro que nos acusarían de terroristas, fascistas, antipatriotas y todo lo que se les ocurriera, y que, si por ellos fuera, hasta sacarían los tanques. Pero si realmente estamos unidos, si no nos dejamos intimidar, no les quedará más remedio que marcharse.

No hace falta que sea una huelga multitudinaria. Con que la siguiera un 30 o 40% de la población sería suficiente para paralizar el país, y estoy seguro de que empujaría a más gente a unirse. Con que los seis millones de parados salieran a la calle habría bastante. Pero claro, para que esto sea posible es imprescindible la unión y coordinación de todos los agentes sociales y la sociedad civil, dejando a un lado los egos y las ansias de protagonismo. Y reconozco que no veo a los actuales sindicatos mayoritarios por la labor de apoyar una iniciativa de este tipo. ¿Cuál es vuestra opinión?

Anuncios

14 thoughts on “Saturado de porquería

  1. Aún hay más porquería de la que estamos viendo y entre la que estamos viviendo. Los casos que enumeras son de corrupción partidista y es la que más llega a la población en general. Luego existe la corrupción política, muy ligada a la primera, que lleva las contratas públicas a bolsillos privados y a los políticos a los consejos de administración de grandes empresas y bancos. Y por último, la más peligrosa y dañina, la corrupción ideológica, esa que destruye derechos para producir esclavos, que vende lo público a intereses privados y que rescata bancos, autovías y empresas privadas.

    En el PP y en el PSOE tienen un extenso surtido de los tres tipos. En los sindicatos hay de los dos primeros conceptos de corrupción y por eso no tienen ni capacidad ni ánimo de convocatorias ciudadanas más allá de hacerse una foto que huele demasiado a podrido. Como somos un país civilizado, optamos por el suicidio con derecho al pataleo y al abucheo. El gobierno lo sabe y ha desactivado las protestas con disparos directos a donde más duele: identificaciones, porras y multas han bastado para que cientos de miles de personas se conviertan en miles o cientos de personas en las últimas convocatorias.

    Estoy como tú, asqueada, exprimida, presionada y dudando entre la pancarta y el cóctel molotov, entre el suicidio y la guerra. Me voy a la consulta de mi psicóloga. Salud.

    Me gusta

    1. Buf, no sé qué decirte, porque comparto tus sensaciones, pero me niego a creer (será por mi carácter irracionalmente optimista) que seamos tan borregos para continuar aceptando más dosis de porquería sin rebelarnos. Ya me contarás qué te dice la psicóloga. Saludos.

      Me gusta

  2. Caramba Benjamin, sí leyeran esto en Puerto Rico, y estoy seguro que en otra nación del mundo, creerían que están hablando de su gobierno. Has logrado plamar en un artículo apasionado y 100% certero en lo que se han convertido nuestros gobernantes, y a pesar de avergonzarme en aceptarlo los supuestos defensores en los grandes sindicatos y líderes de la sociedad civil. Parece que el menú ha sido institucionalizado en el globo: de aperitivo unos sindicatos que no cumplen con su propósito fundamental, la corrupción gubernamental como plato principal y de postre una sociedad civil que aunque poderosa se conforma en la mayoría de los casos con alborotar un poco las masas. Me siento asqueado como tú y seguro como millones de ciudadanos alrededor del mundo y me atrevo a preguntar: ¿Existen aún politicos o líderes decentes que realmente busquen la tranquilidad y el bienestar del pueblo? Como ser humano que todavía creo en los hombres y mujeres de mi país pienso que sí, como profesor-analista de los eventos locales y mundiales de los cambios estructurales en los gobiernos tengo mis dudas. Pues cada vez que sale un gobierno y entra otro, se descubre tristemente que son peores que el anterior. Pero no pierdo las esperanzas que esto mejore, en especial, cuando escucho con coraje tu grito de basta ya al otro lado del hemisferio. Gracias por ser como eres, estoy muy orgulloso de conocerte.

    Me gusta

    1. Muchas gracias, una vez más, amigo. Desgraciadamente, la corrupción y la aceptación de ésta por parte de la sociedad es un mal endémico en el mundo. En España tenemos una corta educación democrática. Tras casi 40 años de dictadura represiva, la transición hacia la democracia se hizo en falso, de modo que buena parte de los políticos que sostuvieron el régimen de Franco continuaron ejerciendo responsabilidades públicas y, de hecho, jamás en España se ha condenado oficialmente el franquismo ni se ha juzgado a uno solo de sus responsables. En los últimos 30 años el poder se lo han repartido dos grandes partidos: PP y PSOE, que han echado raíces en todas las instituciones públicas y en todos los sectores de la sociedad, generando una inmensa red de clientelismo (estómagos agradecidos les llamo yo), hasta el punto que antes de la crisis todo el mundo veía normal los chanchullos que se hacían en la administración pública. Ahora, con la crisis brutal que nos afecta, la gente ha despertado y ya no tolera las corruptelas, pero sigue sin unirse para protestar en masa. Estamos en un momento muy triste, muy penoso, vergonzoso y vergonzante. Y si no somos capaces de reaccionar por fin, nos mereceremos cualquier cosa que nos ocurra. Un fuerte abrazo!

      Me gusta

  3. Es duro decirlo, pero faltan ciudadanos, y una sociedad en la que la ciudadanía está ausente es tan corrupta como su gobierno. Partidos y sindicatos hacen que se indignan y al tiempo sus cálculos: con ellos no se puede contar para acabar con una corrupción de la que son partícipes. La sociedad se moviliza ante problemas concretos, pero no pone en cuestión lo que ya es un régimen corrupto. Movilizaciones, escraches, firmas, cartas, chapas, camisetas… todo se transforma en manifestación estética grupal. Pero es lo que hay: barricadas contra la indecencia, de las que no faltamos donde quiera que estemos y en lo que podamos andar y gritar.
    Pero el momento pide a gritos una plataforma cívica que, además de decir basta, sea una propuesta del estilo de la que haces: un 15M, pero en serio.

    Me gusta

    1. El 15M me provocó mariposas en el estómago, me hizo creer que la sociedad no era la masa aletargada y borreguil que parecía. Fue un movimiento espontáneo maravilloso, pero le faltó energía colectiva para provocar un verdadero cambio. Creo que sí tuvo una importante influencia. Hizo despertar a la gente a la realidad y la empujó a movilizarse, a decir basta… hasta que se le acabó la gasolina. El 15M sigue vivo, pero incomprensiblemente, cuando las cosas están escandalosamente peor, la masa ha vuelto a su letargo. Un letargo indignado, sí; refunfuñante, pero exasperantemente inactivo. Probablemente, hace falta un líder.

      Me gusta

  4. Joé macho…. me siento igual… coincido al 99,99%… solo quiero matizar una cosa en relacion al tema del 15m, el 15m no esta aletargado el 15m como tal esta dividido por no decir muerto ya que una de sus agrupaciones mas fuerte llamada DRY sucumbio a las ansias de mando de unos pocos, comienza la historia…. DRY surgio como una organizacion asamblearia (modelo perfecto para un movimiento de protesta social) el problema es que al tiempo se produjo un golpe interno por parte de un grupo de administradores-portavoces que defendia la estucturacion del movimiento de una forma vertical esta estructura fue rechazada en la asamblea que debatio el asunto, sin embargo estos individuos ni cortos ni perezosos aprovecharon su turno de gestion de las paginas oficiales para secuestrarlas mediante un cambio de contraseñas de acceso, fue entonces cuando DRY paso a conocerse como “asociacion DRY” durante mucho tiempo se les dio caña para que recapacitasen pero censuraban cualquier publicacion referente a esto, motivo por el cual el grueso de sus integrantes ni siquiera estan informados de que esa “asociacion DRY” representa precisamente todo lo contrario que la plataforma DRY, a dia de hoy ahi siguen y aunque la plataforma DRY sigue en funcionamiento frente a la “asociacionDRY” la plataforma esta muy debilitada debido al secuestro de la red por parte de los asociacionistas, a donde quiero llegar con todo esto? sencillo, desgraciadamente ratas hay en muchos sitios (en este caso se llama fabio gandara uno de los artifices de esta trama) y ahora es cuando se entiende porque el 15m a perdido fuerza sencillamente porque esta gente a absorbido un movimiento descentralizado para convertirlo en un movimiento que sigue la hoja de ruta de un individuo, una ruta que parece haber desaparecido, basicamente pretendieron hacer lo que dices poner un lider a DRY pero resulta que por hacer las cosas mal se lo han cargado… LOS MOVIMIENTOS SOCIALES NO PUEDEN ORGANIZARSE DE FORMA VERTICAL necesitan portavoces porsupuesto pero no lideres!!! (es mi opinion) y aqui estamos de nuevo años depues de esos primero momentos del 15m… si extrapolamos esta historia al resto de la sociedad pasa lo mismo una y otra y otra vez ya sea una empresa, un partido politico,etc…. cuando se crea algo bueno automaticamente se “compra” en vez de permitir que se desarrolle de una forma colectiva para el beneficio de todos…. espero que este ladrillo te ayude a entender los motivos por los que el 15m no es lo que era, personalmente me da igual el 15m porque soy muy desconfiado de cualquier movimiento y prefiero ir a las manifestacion con mi gente y no ser un numero mas detras de una pancarta pero no deja de joderme ver actitudes como esta… que se puede hacer con tanta puta avaricia?

    Me gusta

    1. Hola, sinvi. Bienvenido a ‘la recacha’ y gracias por el “ladrillo”. Conocía la historia de DRY porque he seguido con mucha atención todo lo relacionado con el 15M. Me considero un “indignado” más y comparto plenamente tu argumento. Tienes toda la razón del mundo al hablar de egoísmo. Es un mal endémico en nuestra sociedad y el principal responsable de que las cosas no cambien. Somos egoístas y desconfiados. Creemos que nadie hace nada de forma altruista y que siempre tiene que haber una motivación personal detrás de cualquier iniciativa. Nos han lavado bien el cerebro durante estos 35 años de democracia de escaparate.
      Yo también defendía que el 15M fuera un movimiento asambleario, porque eso era precisamente lo que lo hacía imprevisible y peligroso para el sistema. Pero esa fortaleza era también su principal debilidad, porque la gente que no está 100% implicada acaba cansándose de las cosas que se alargan en el tiempo sin arrojar resultados tangibles. Si no pueden identificar al líder con el que identificarse, alrededor del cual construir una alternativa, acaban pensando que eso no lleva a ninguna parte y su entusiasmo inicial se diluye.
      Los humanos somos seres gregarios. Los hay aventureros, almas libres, contestatarias, solidarias, pero la mayoría necesitan a ese líder con el cual identificarse, que les diga cuál es el siguiente paso. La anarquía es el sistema ideal, la utopía soñada por todos, pero lamentablemente es insostenible en el tiempo. Siempre habrá alguien que quiera aprovecharse de las circunstancias.
      No sé cómo pueden cambiarse las cosas de verdad. No tengo la fórmula, pero está claro que algo hay que hacer. Yo, por increíble que parezca, confío en la política. Creo que las alternativas tienen que construirse dentro de la democracia parlamentaria y me encantaría que el programa del 15M fuera asumido por alguna/s fuerza/s políticas de forma sincera, sin oportunismo. Apuesto por una especie de nuevo Frente popular, donde me costaría muchísimo incluir al actual PSOE, pero en el que sí veo a IU, Equo, plataformas cívicas y cuidadanas y otras fuerzas regionales como Iniciativa per Catalunya, Compromís en Valencia o la CHA, por citar algunas. No sé si acabaría siendo una olla de grillos, pero algo hay que hacer. No podemos resignarnos a seguir aguantando en este sistema bipartidista podrido.
      Un abrazo!

      Me gusta

  5. Reblogueó esto en la recachay comentado:

    En julio del año pasado escribí este post, que titulé ‘Saturado de porquería’ por la avalancha continuada de casos de corrupción protagonizados por el partido en el gobierno. Más de un año después la cosa ha empeorado. Entonces no se atisbaba alternativa en el horizonte y la única salida que veía a la situación era la movilización masiva de la ciudadanía, una huelga general indefinida que paralizara el país y obligara a dimitir al gobierno. Pura utopía.
    Hoy existe alternativa política. En los comentarios apostaba por una formación que asumiera el espíritu del 15M y devolviera la ilusión a la gente, con un líder carismático que, a priori, inspirara confianza. Podemos responde a esa descripción. El cambio democrático, el fin del bipartidismo, es ya un hecho que espero se confirme en las próximas citas electorales.
    Ayer vi el Salvados del domingo, en el que Jordi Évole entrevistaba a Pablo Iglesias en Ecuador. Fue récord de audiencia. Podemos tiene que definir aún muchas cosas. Desarrollar un programa electoral basado en actuaciones concretas y no sólo en buenas intenciones. Pero en este momento, en mi opinión, lo más importante es comprobar que Pablo Iglesias tiene un discurso sólido, sincero y coherente. Eso es lo que no soportan los partidos de la “casta”. No saben cómo combatirlo porque carecen de catadura moral para ofrecerse como alternativa al cenagal en el que nos han metido.
    Después de ver el programa me acordé de este post y me ha parecido un ejercicio curioso releerlo para comprobar que el cenagal no ha hecho más que crecer, aunque ahora, por fin, hay alternativa.
    Pongo el enlace a un fragmento del Salvados en el que Pablo Iglesias explica que trabajadores de la administración les piden “echadlos de una vez”. Eso es lo que queremos muchos: que se larguen, que nos dejen en paz y que paguen por todo el daño que han hecho.

    Me gusta

  6. ¡Vaya! Genial, parece mentira que esté escrito hace más de un año, está totalmente al día, por desgracia. Justamente llevo desde ayer pensando en escribir algo parecido sobre estos parásitos que nos gobiernan. La verdad, yo también tengo esperanza en Podemos, aunque es un “recién nacido” prácticamente, no creo que defraude, se ha asentado sobre buenas bases.
    Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s