Ni siquiera una neonazi merece una paliza

He dudado mucho sobre si escribir este artículo. De hecho, después de leer montones de opiniones en redes sociales sobre el tema del que voy a tratar, he estado a punto de no hacerlo. «¿Qué necesidad tengo de meterme en semejante jardín?», me preguntaba un par de minutos antes de empezar a teclear. Pero aquí me tenéis.

Si vivís en España, seguro que os habéis enterado de la paliza que una joven murciana de 19 años recibió en la madrugada del domingo por parte de un grupo de personas a la puerta de un bar. La patearon con bastante saña. Por suerte para ella, “sólo” le causaron algunas contusiones y perdió un diente.

Alguien grabó la escena y la difundió por las redes sociales, con lo cual inmediatamente se viralizó y fue noticia en todos los medios. Incluso el ministro del Interior mostró su consternación por el suceso. Seguir leyendo “Ni siquiera una neonazi merece una paliza”

La huida

bosque

Llevaba huyendo toda la noche. Le dolían todos los músculos. Necesitaba tomar aire, así que se detuvo por fin. Sería sólo un momento. Se dio cuenta de que estaba amaneciendo.

Había llegado al límite del bosque y ante él se abría una amplia llanura salpicada de arbustos. Era un terreno peligroso, pues lo dejaba expuesto a la jauría humana que ansiaba acabar con él, como había hecho con toda su familia, a sangre fría, con saña, sin remordimientos.

El instinto de supervivencia lo empujaba a huir, a seguir corriendo sin mirar atrás, pese a la tentación de rendirse. Su mente se empeñaba en reproducir sin pausa las escenas de sangre y muerte que lo atormentaban desde el atardecer, y que lo harían durante el resto de su vida. Quizás no fuera mucho tiempo más. Después, oscuridad y silencio. Seguir leyendo “La huida”

Inocencia interrumpida

Viñeta JR Mora

¿Tenéis hijos? Si la respuesta es afirmativa pensad en un domingo cualquiera. Ir de excursión, a la playa, a comer a algún pueblo pintoresco, de visita a alguna ciudad, al zoo, al cine, a un parque de atracciones, a ver un partido de fútbol, de basket o a practicar deporte… La lista de opciones es larguísima, tanto como creatividad tenga la familia en cuestión.

Como buenos padres que sois, queréis lo mejor para vuestros hijos, que se diviertan tanto como sea posible y si además aprenden algo de provecho, día redondo. Estoy seguro de que en Estados Unidos el sentimiento de los progenitores hacia sus hijos es el mismo que, por ejemplo, en España. Desgraciadamente, en todas partes hay tarados que actúan de forma muy distinta, pero el post de hoy no va sobre abusos a menores ni maltrato infantil. Seguir leyendo “Inocencia interrumpida”

La incomprensible crueldad humana

Viñeta Forges - Malditas guerras

No iba a escribir sobre esto. Llevo días en que no me apetece asomarme a la realidad informativa porque las náuseas que me produce son tan grandes que correría el riesgo de salpicar de vómito la blogosfera entera.

Me paso la vida enganchado a la radio, escuchando música, programas magazine, informativos y tertulias; incluso el carrusel deportivo de vez en cuando. Pero hay épocas en que mi nivel de saturación de porquería llega al límite de lo soportable y tengo que descansar. Ahora estoy en uno de esos momentos, así que escuchar a cualquiera de los indecentes que nos torea desde su trono puede desencadenar en mi interior la reacción que llenaría vuestros blogs de tropezones. Es decir, que si en mi transistor (bueno, no, que ahora ya escucho la radio con el móvil; hay qué ver la tecnología) aparece la voz de cualquier subhumano perteneciente al PP o cualquiera que defienda sus políticas antihumanas inmediatamente cambio de emisora. No me pasa únicamente con el PP, también llevo a cabo la misma operación con según qué especímenes del PSOE (cada vez más), banqueros, portavoces de la Troika y de la patronal, y, en definitiva, con cualquiera que mantenga sin rubor que estamos saliendo de la crisis. A Rajoy lo tengo vetadísimo. Es una cuestión médica. Es que veo esas cinco letras juntas y ya me pongo a sudar… Seguir leyendo “La incomprensible crueldad humana”