Jo vull votar, però puc esperar / Quiero votar, pero puedo esperar

forges

(La versión en castellano está a continuación de la catalana)

La gestió del conflicte català per part de les institucions de l’Estat no podria ser més lamentable. Fa temps que dic (i molta altra gent) que la principal màquina de fabricació d’independentistes és el PP, el Tribunal Constitucional i tota la caspa reaccionària espanyola, inclòs, evidentment, bona part del PSOE, la que té via lliure als mitjans de comunicació de les grans corporacions mediàtiques.

No em posaré ara a buscar les arrels del problema. Tothom les coneix. Cada negativa a escoltar, cada “no”, cada “la Constitució no ho permet”, cada “en un Estat de dret s’han de complir les lleis” l’únic que ha aconseguit és fer la bola més gran, fins que hem arribat al moment en què no hi ha sortida possible: el govern espanyol no cedirà ara que s’ha suspès la consulta i el govern català no té opció de fer-se enrere en el desafiament a l’immobilisme espanyol.

Per què no te opció? Doncs perquè CiU està morta com a força política si renuncia a la consulta i tota la força d’ERC rau en el seu missatge independentista. El que no acabo de veure és què passarà el 9 de novembre.

Les entitats impulsores de la mobilització ciutadana pel dret a decidir (és a dir, per la independència), Òmnium Cultural i l’Assemblea Nacional Catalana (ANC), no volen sentir a parlar de cap cosa que no sigui votar el 9N. Els partits que donen suport a la independència (ERC, CDC i la CUP) han anat a remolc del carrer en aquest procés, malgrat que a Madrid s’entestin a assenyalar una i altra vegada el president Artur Mas com a únic responsable, i s’han compromès a complir amb el mandat de la ciutadania. De manera que els qui somnien amb una Catalunya lliure s’han entestat a treure les urnes i si el Govern finalment no ho fa significarà la fi política del president Mas i m’atreviria a dir que de la pròpia CiU. A ERC ja li va bé. No tenen res a perdre perquè saben que si no hi ha consulta per nassos hi haurà eleccions i les guanyaran.

Oriol Junqueras és el president a l’ombra i cap de l’oposició a la vegada. És un tipus intel·ligent i l’escenari actual li ve de meravella, malgrat que ell repeteixi cada cop que té l’oportunitat que la seva ambició no és aconseguir el govern, sino fer costat a les reivindicacions ciutadanes. Fa uns dies va cridar a la desobediència civil en cas que el TC suspengués la consulta. Uns mesos abans havia insinuat que si no ens permetien votar a Catalunya hi hauria vaga general. Ja se sap que el més important en qualsevol societat és la defensa dels seus valors patriòtics. Que hi hagi gent que no té què menjar, que la sanitat pública l’estiguin desballestant o que els dependents acabin desitjant morir-se per no suposar una càrrega per a l’Estat del benestar que sembla que els vulgui amagar com si fossin unes víctimes qualsevol del franquisme, no és transcendent, no tant com a mínim com el “dret a decidir”.

Què farem el dia 9 de novembre? Òmnium i l’ANC han pres la via apuntada per Junqueras i encoratgen la població a desobeir i anar a votar. Els independentistes, que no havien vist mai tan a prop la possibilitat d’assolir el seu somni, imaginen una jornada en què Catalunya es vestirà de vermell i groc i sortirà en massa al carrer a reclamar la independència. No importa gaire si la consulta acaba obtenint un percentatge de participació ridícul. El significatiu serà que un 99% dels votants hauran dit sí a l’Estat Català independent.

Jo vull votar, crec que votar és la solució al conflicte, però no participaré en una farsa. El 9 de novembre, com cada any, celebraré l’aniversari del meu pare amb un dinar familiar. Tan de bo pogués completar la jornada expressant la meva opinió a les urnes sobre la relació que ha de tenir Catalunya amb l’Estat. Tan de bo pugui votar no a la independència. Però només ho faré si la immensa majoria de la població catalana s’hi veu representada, en la convocatòria. Jo no m’hi veig. No li veig el sentit a participar en un esdeveniment que no tindrà cap validesa legal i en què els no independentistes majoritàriament optaran per quedar-se a casa.

I ara, la pregunta del milió: per què aquesta consulta no es pot celebrar en un altre moment, quan, per exemple, hi hagi un canvi de correlació de forces al Parlament espanyol? Està clar que, ara mateix, l’Estat és cec i sord respecte a Catalunya, però potser d’aquí a un any les coses siguin molt diferents.

Tinc una teoria. La meva impressió és que als independentistes, a CiU i sobretot a ERC no els convé en absolut esperar. I això va molt lligat al que he començat escrivint sobre la fàbrica d’independentistes. A CiU i sobretot a ERC els convé la confrontació, igual que al PP a Espanya, ja que això alimenta les seves posicions intransigents. Si a l’altra banda tinguessin actors dialogants el somni sobiranista perdria força. Per què? La meva impressió és que, a banda del menysteniment que les institucions de l’Estat han tingut en els darrers anys vers Catalunya, la crisi, més ben dit, la gestió de la crisi, ha revifat el sentiment no independentista en el sentit patriòtic, sino el desig de voler marxar d’un lloc on no hi ha futur. Si ho penso fredament, a mi em costaria moltíssim fer-me a la idea de suportar quatre anys més d’infern “pepero” o, fins i tot, de govern salvador de la pàtria del PP amb el PSOE. L’opció d’iniciar un camí des de zero seria molt més atractiva. Seria com dir: “Espanya no té remei així que més val que ho intentem anant sols”.

Però què està passant ara? Doncs que l’opció d’un canvi real a Espanya comença a percebre’s com a factible. La irrupció de Podemos ho està posant tot de cap per avall i molts catalans que passaven de la política, que s’havien vist exclosos del sistema fastiguejats dels tripijocs dels polítics, ara tornen a recuperar l’esperança en què el canvi és possible. Els no nacionalistes progressistes tenen una alternativa il·lusionant. Podemos i fins i tot Izquierda Unida (IU) permetrien la consulta sobiranista, però clar, de bon rollo i, per tant, amb postures gens radicalitzades, cosa que desmobilitzaria a bona part dels actuals votants per la independència.

Per què no esperar, doncs, a un possible canvi a Espanya? Doncs perquè l’independentisme sap que no tornarà a tenir una oportunitat com l’actual. Amb un govern estatal progressista i respectuós amb les identitats nacionals el sí no guanyaria de cap de les maneres.

En fi, que ara diuen que toca mobilitzar-se per defensar la consulta. Doncs jo dic que no em mobilitzaré mai per defensar cap reivindicació nacionalista, sota cap bandera. No sóc patriota, d’enlloc. El 9N no és sagrat, no és cap final. La consulta es pot fer en qualsevol altre moment, quan sigui possible. No entenc aquestes presses, aquesta obsessió amb l’ara o mai. Així que, jo vull votar, però ho vull fer bé. Hi ha coses molt més urgents per solucionar abans.

Per acabar, comparteixo dos magnífics articles sobre el conflicte sobiranista. El primer, de la periodista Rosa María Artal: ‘España, una, disoluta, corrupta y en venta’. El segon de la bloguera Verónica Barcina: ‘La España independizada’.


 

marca España

La gestión del conflicto catalán por parte de las instituciones del Estado no podría ser más lamentable. Hace tiempo que digo (y mucha otra gente) que la principal máquina de fabricación de independentistas es el PP, el Tribunal Constitucional y toda la caspa reaccionaria española, incluido, por supuesto, buena parte del PSOE, la que tiene vía libre a los medios de comunicación de las grandes corporaciones mediáticas.

No me pondré ahora a buscar las raíces del problema. Todo el mundo las conoce. Cada negativa a escuchar, cada “no”, cada “la Constitución no lo permite”, cada “en un Estado de derecho hay que cumplir las leyes” lo único que ha conseguido es hacer la bola más grande, hasta que hemos llegado al momento en que no hay salida posible: el gobierno español no cederá ahora que se ha suspendido la consulta y el gobierno catalán no tiene opción de echarse atrás en el desafío al inmovilismo español.

¿Por qué no tiene opción? Pues porque CiU está muerta como fuerza política si renuncia a la consulta y toda la fuerza de ERC radica en su mensaje independentista. Lo que no acabo de ver es qué pasará el 9 de noviembre.

Las entidades impulsoras de la movilización ciudadana por el derecho a decidir (es decir, por la independencia), Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana (ANC), no quieren oír hablar de otra cosa que no sea votar el 9N. Los partidos que apoyan la independencia (ERC, CDC y la CUP) han ido a remolque de la calle en este proceso, a pesar de que en Madrid se empeñen en señalar una y otra vez el presidente Artur Mas como único responsable, y se han comprometido a cumplir con el mandato de la ciudadanía. De modo que los que sueñan con una Catalunya libre se han empeñado en sacar las urnas y si el Govern finalmente no lo hace significará el fin político del presidente Mas y me atrevería a decir que de la propia CiU. A ERC ya le va bien. No tienen nada que perder porque saben que si no hay consulta por narices habrá elecciones y las ganarán.

Oriol Junqueras es el presidente en la sombra y jefe de la oposición a la vez. Es un tipo inteligente y el escenario actual le viene de maravilla, aunque él repita cada vez que tiene la oportunidad que su ambición no es conseguir el gobierno, sino apoyar a las reivindicaciones ciudadanas. Hace unos días llamó a la desobediencia civil en caso de que el TC suspendiera la consulta. Unos meses antes había insinuado que si no nos permitían votar en Catalunya habría huelga general. Ya se sabe que lo más importante en cualquier sociedad es la defensa de sus valores patrióticos. Que haya gente que no tiene qué comer, que la sanidad pública la estén desguazando o que los dependientes acaben deseando morirse para no suponer una carga para el Estado del bienestar que parece que los quiera esconder como si fueran unas víctimas cualquiera del franquismo, no es trascendente, no tanto por lo menos como el “derecho a decidir”.

¿Qué haremos el día 9 de noviembre? Òmnium y la ANC han tomado la vía apuntada por Junqueras y alientan a la población a desobedecer e ir a votar. Los independentistas, que no habían visto nunca tan cercana la posibilidad de alcanzar su sueño, imaginan una jornada en la que Catalunya se vestirá de rojo y amarillo y saldrá en masa a la calle a reclamar la independencia. No importa si la consulta acaba obteniendo un porcentaje de participación ridículo. Lo significativo será que un 99% de los votantes habrán dicho sí al Estado Catalán independiente.

Yo quiero votar, creo que votar es la solución al conflicto, pero no participaré en una farsa. El 9 de noviembre, como cada año, celebraré el cumpleaños de mi padre con una comida familiar. Ojalá pudiera completar la jornada expresando mi opinión en las urnas sobre la relación que debe tener Catalunya con el Estado. Ojalá pueda votar no a la independencia. Pero sólo lo haré si la inmensa mayoría de la población catalana se ve representada en la convocatoria. Yo no me veo. No le veo el sentido a participar en un evento que no tendrá ninguna validez legal y en el que los no independentistas mayoritariamente optarán por quedarse en casa.

Y ahora, la pregunta del millón: ¿por qué esta consulta no se puede celebrar en otro momento, cuando, por ejemplo, haya un cambio de correlación de fuerzas en el Parlamento español? Está claro que, ahora mismo, el Estado es ciego y sordo respecto a Catalunya, pero quizá dentro de un año las cosas sean muy diferentes.

Tengo una teoría. Mi impresión es que a los independentistas, a CiU y sobre todo a ERC no les conviene en absoluto esperar. Y esto va muy ligado a lo que he empezado escribiendo sobre la fábrica de independentistas. A CiU y sobre todo a ERC les conviene la confrontación, al igual que al PP en España, ya que eso alimenta sus posiciones intransigentes. Si en el otro lado tuvieran actores dialogantes el sueño soberanista perdería fuerza. ¿Por qué? Mi impresión es que, aparte del menosprecio que las instituciones del Estado han tenido en los últimos años hacia Cataluña, la crisis, mejor dicho, la gestión de la crisis, ha reavivado el sentimiento no independentista en el sentido patriótico, sino el deseo de querer marchar de un lugar donde no hay futuro. Si lo pienso fríamente, a mí me costaría muchísimo hacerme a la idea de soportar cuatro años más de infierno “pepero” o, incluso, de gobierno salvador de la patria del PP con el PSOE. La opción de iniciar un camino desde cero sería mucho más atractiva. Sería como decir: España no tiene remedio así que más vale que lo intentamos yendo solos”.

¿Pero qué está pasando ahora? Pues que la opción de un cambio real en España empieza a percibirse como factible. La irrupción de Podemos lo está poniendo todo patas arriba y muchos catalanes que pasaban de la política, que se habían visto excluidos del sistema hastiados de los tejemanejes de los políticos, ahora vuelven a recuperar la esperanza en que el cambio es posible. Los no nacionalistas progresistas tienen una alternativa ilusionante. Podemos e incluso Izquierda Unida (IU) permitirían la consulta soberanista, pero claro, de buen rollo y, por tanto, con posturas nada radicalizadas, lo que desmovilizaría a buena parte de los actuales votantes por la independencia.

¿Por qué no esperar, pues, a un posible cambio en España? Pues porque el independentismo sabe que no volverá a tener una oportunidad como la actual. Con un gobierno estatal progresista y respetuoso con las identidades nacionales el sí no ganaría de ninguna de las maneras.

En fin, que ahora dicen que toca movilizarse para defender la consulta. Pues yo digo que no me movilizaré nunca para defender reivindicación nacionalista alguna, bajo ninguna bandera. No soy patriota, de ninguna parte. El 9N no es sagrado, no es ningún final. La consulta se puede hacer en cualquier otro momento, cuando sea posible. No entiendo esas prisas, esa obsesión con el ahora o nunca. Así que, yo quiero votar, pero lo quiero hacer bien. Hay cosas mucho más urgentes por solucionar antes.

Anuncios

13 thoughts on “Jo vull votar, però puc esperar / Quiero votar, pero puedo esperar

  1. Buenos días:
    Olé olé y olé….y no me gustan las corridas de toros pero olé.
    Así se habla o mejor dicho se escribe.
    Un abrazo niño

    Me gusta

      1. Claro que me ha gustado es mi forma de pensar, escrita por ti! yo soy más burra, y tú lo plasmas como yo quisiera por olé olé.
        Un abrazo muy fraternal de hermana mayor.

        Me gusta

  2. No sé si llegan a ser tan listos y piensan en lo que sucederá si gobierna Podemos, pero me ha parecido una teoría muy buena la tuya. Estoy contigo en que así no se hacen las cosas. No se puede ir a votar con el odio y el rencor en la mano. Ayer pensaba en qué haríamos el resto de los españoles si la consulta se trasladara a todo el territorio español (incluídos los catalanes que parece que no lo somos por vivir fuera de Cataluña). Le daba vueltas a lo siguiente: la mayoría votaría “no”, pero no por un sentimiento de patriotismo real y amor hacia Cataluña, si no por fastidiar; porque creo que, en realidad, a un montón de gente le molaría “pegarle la patada” a Cataluña. En realidad, si el resto de España votara, tendría que abstenerse porque sí, porque el tema es cosa de Cataluña y de los catalanes. Y no estoy seguro del todo de esto último… Pero España debería convencer a Cataluña de lo agustito que se está juntos y, tras debates sesudos sobre el tema y reflexiones en frío, animar a la gente a decidir.

    La verdad es que es tristísimo todo lo que está pasando y es, una vez más, resultado de la incompetencia política. Por eso también me alegré de que la gente saliera a la calle y desafiara al gobierno de Rajoy. Porque la gente está hasta los mismísimos de estos inútiles. Y si el tema catalán se les desmadra, yo apoyaré a los catalanes que le han echado coraje y van a por todas. Estoy harto de que este gobierno utilice las leyes para lo que le conviene, manipule y tergiverse la realidad. Si no pensáramos en lo que ha ocurrido antes, solamente con el tema catalán, de nuevo, este mierda de gobierno repugnante debería dimitir en pleno. ¡Un abrazo! 🙂

    Me gusta

    1. De nuevo, absolutamente de acuerdo en todo lo que dices. Supongo que al final todo quedará en una jornada de votación de pega, festiva y con mucha estelada por la calle. Espero que a los fascistas que gobiernan no se les ocurra mandar a los antidisturbios. ¡Un abrazo!

      Me gusta

  3. Buen análisis. En él falta un detalle, que parece pasar desapercibido en todos los medios, que se centran en el 9N. Para mí, lo más grave de todo no ha sido que digan no al 9N, que podía ser más o menos previsible y que podría haberse encontrado otra fecha mediante pactos, cosa que este gobierno de idiotas no está dispuesto a hacer. Lo grave ha sido paralizar la ley de consultas. Eso es un torpedo directo a la linea de flotación de la democracia, un atropello a la ciudadanía de cualquier parte del país. Un abrazo

    Me gusta

  4. Buen artículo y concuerdo con salvela. Pero ya nada me coge de sorpresa en estos días. Es patente el menosprecio hacia un deseo mayoritario de los catalanes: votar. Cualquiera que sea la opción de cada cual. Incluso los titulares de algunos medios “progres” tildando de “callejeras” (modo peyorativo en ON) nuestras reivindicaciones, sólo suman dudas a la veracidad de esta nuestra democracia. Yo también puedo esperar, pero no es aconsejable abusar de la paciencia cuando de derechos fundamentales se trata.
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. Es que no queda otra, Eduardo. Los independentistas sólo verían legitimada su posición en un referéndum con todas las garantías democráticas. La alternativa, si quieren seguir adelante caiga quien caiga, es la declaración unilateral de independencia, y eso me parecería tan antidemocrático como lo que está haciendo el PP. El camino, pues, pasa necesariamente por un cambio de gobierno en España. Un abrazo.

      Me gusta

  5. Sin ánimo de sembrar polémicas, que no me gustan. Es que hay algo que te juro que no alcanzo a entender y que para mi es muy obvio ¿por qué tiene que votar Cataluña? ¿Por qué una parte cree que tiene derecho a decidir sobre algo que afecta a un todo? Yo soy castellana, abulense para más señas y amante de Cataluña como la que más, y no estoy dispuesta a renunciar a que Cataluña también sea mi “patria” por que lo decidan unos cuantos independentistas. Me gusta su tierra, su costa y su montaña, sus vinos y sus frutos y son tan míos como del que nació en Cadaqués. Si de verdad hay que votar, que votemos todos, pero no creo que sea una prioridad tal y como tenemos el patio.

    Sólo es una duda…

    Me gusta

    1. Yo no soy independentista, así que comprendo que tengas esa duda, pero por otra parte no le encontraría sentido a que la parte del territorio donde ha surgido una reivindicación soberanista no pueda decidir si se quiere quedar o irse. Entiendo que se trata de determinar si en Catalunya hay una mayoría suficiente a favor de la independencia, como ha pasado en Escocia o antes en Québec, por ejemplo. Se da por hecho que si se votara en toda España jamás ganaría el ‘sí’.
      En cualquier caso, suponiendo una Catalunya independiente, podrías seguir paseándote por ella cuando te viniese en gana. A ver cómo nos las íbamos a arreglar sin turismo…
      De todas formas, comparto contigo que no debería ser una prioridad.
      Y me voy a dormir, que no son horas…
      Bona nit!

      Me gusta

  6. Ay amigo, el saber que se perdería la votación no es excusa para impedirnos decidir algo que también nos afecta. Si llega el caso, nosotros también queremos votar sobre el futuro de España.

    Si los del 1º de mi bloque derepente deciden que se independizan y no son del portal 1 por que no se sienten así, me temo que no tendrían ningún derecho a plantearse esa elección y encima querer usas las zonas comunes que se construyeron para todos (véase La zona Euro).

    Por cierto, no quiero que cuando pida un blanco del Penedés me den vino de importación.

    Bss!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s