“Gratis no trabajo”

Viñeta biólogos Forges

Cuando mi amiga virtual Ikram, la cangreja más ingeniosa que he conocido en mi vida, me propuso escribir un artículo para su ‘Divagando con…’, sección que tuve el honor de inaugurar ayer en ‘La inmortalidad del cangrejo’, no me lo pensé ni dos segundos. En mi corta trayectoria bloguera es la primera vez que colaboro con otro blog, así que disculpad si parezco un poco nervioso… Ikram me propuso escribir una reflexión sobre el hashtag #gratisnotrabajo, y ella haría lo propio.  Con su permiso, reproduzco aquí los dos artículos. Ya lo dije el otro día, pero insisto: daos una vuelta por ‘La inmortalidad del cangrejo’, encontraréis un montón de posts ingeniosos, divertidos y de contenido muy interesante…


¡Perdón por cobrar un sueldo!


perfil1“Gratis no trabajo”
. Toda una declaración de intenciones. Lamentablemente, cada vez parece más difícil de cumplir. En determinadas profesiones llegará un momento en que resulte casi utópico.

Cuando estudiaba Periodismo, hace la friolera de dos décadas, se daba por hecho que la profesión se aprendía haciendo prácticas no remuneradas al margen de la facultad. Yo trabajé unos cuantos años, en diferentes medios, sin cobrar ni un duro (el euro debía ser entonces el sueño húmedo de algún sádico) o cobrando una miseria, hasta que un buen día encontré un empleo decentemente remunerado.

Hoy en día ni gratis te dejan trabajar en un periódico. El nivel de degradación de las condiciones laborales es tal, especialmente en una profesión tan desprestigiada, que llegaremos a un punto en que haya que pedir perdón por cobrar.

Gracias, PP (y antes PSOE) por esa(s) reforma(s) laboral(es) tan útil(es). Objetivo conseguido.

Un ejército de desempleados, desesperados y desesperanzados, aguardan cualquier migaja en forma de ocupación, por muy precaria que sea.

“¿Que gratis no trabajas? Pues sí que se ha vuelto exigente el señorito”.

En el sector de la comunicación si tienes una buena formación puedes optar a alguno de los puestos que de vez en cuando se ofertan, lanzarte a la aventura emprendedora y/o ir por libre como free-lance, echándole muchas horas y trabajándote buenos contactos, o puedes marcharte al extranjero, lo que será una decisión libre y exclusivamente voluntaria y, en cualquier caso, bajo ningún concepto significará emigrar, por supuesto que no…

Otra alternativa es reconvertirse o, directamente, cambiar de profesión. Todo lo relacionado con los llamados “medios sociales” está en auge, pero la demanda es igualmente muy superior a una oferta que a menudo tiende a abusar en los requisitos profesionales: “Se busca community manager con dominio de SEO, SEM, SEK, SER, SEX… Conocimientos avanzados en programación HTML, PHP, XML, NBA, ABC, BMW, FMI… Dominio de programas de diseño y maquetación, edición fotográfica y de vídeo, conocimientos de marketing, English bilingual (se valorarán idiomas adicionales). Valorable Master en biología molecular. Sueldo: 800 euros brutos”.

¿Cambiar de profesión, entonces? Qué remedio.

Explico mi caso. En diciembre de 2011 me dieron la patada. Desde entonces conservo un minijob en el sector de la docencia y estoy en búsqueda activa de empleo, pero, admitámoslo, las opciones de volver a trabajar como periodista/comunicador por cuenta ajena son ínfimas.

Mi alternativa ha sido ponerme a escribir, en un blog, sí, “cultivando” mi marca personal, pero también escribir literatura. En 2012 completé mi primera novela, ‘El viaje de Pau’, que espero poder publicar próximamente (cuña colada…), y ya estoy con la segunda. En el horizonte se atisba algún proyecto, aún muy incipiente, que ya veremos si acaba de asomar la cabeza.

Lo que quiero decir con esto es que no tengo confianza en las relaciones laborales tradicionales. Ya se han encargado las autoridades (in)competentes de que la pierda por completo.

La salida está en lo que cada uno sea capaz de crear y en hacerlo de forma que sea interesante para quien esté dispuesto a invertir su dinero. Es evidente que ello supone tener que trabajar gratis, por lo menos durante un tiempo, pero bueno, sabemos que lo estaremos haciendo por y para nosotros. Una buena formación, pues, se me antoja imprescindible para no estar condenado a engrosar las indecentemente crecientes filas del ejército de la República de la Desesperanza.

¡Que no! ¡Que #gratisnotrabajo!

Avatar de Ikram Barcala

Como ya os conté en Mujer florero, desde hace un tiempo –demasiado para mi gusto- no tengo un empleo remunerado.

Durante este periodo no he parado de estudiar para ampliar y mejorar mis horizontes y trabajar en buscar trabajo que, por desgracia, muchos de vosotros sabréis de primera mano que es una ardua tarea.

Lo cierto es que ofertas de trabajo de verdad me he encontrado pocas. Muy pocas en las que invertir el entusiasmo del que tanto hablan en El Secreto y la famosa Ley de la atracción.

Pocas han sido las ocasiones en las que pensabas “Por Dios, que me llamen, que este trabajo está hecho para mí” y sin embargo muuuuuchas en las que he pensado:

¿Pero cómo pueden tener tanta cara?

No es que pidan el “oro y el moro”-voy a usar la expresión y ya en otra ocasión me paro a divagar sobre ella, porque la verdad es que su origen debe ser curioso- a cambio de un sueldo mísero.

Es que, en muuuuchas ocasiones, tras contarte todo lo que esperan de ti y las bondades del negocio, se quedan tan pichi cuando concluyen su exposición con “pero de momento no voy a poder pagarte nada, porque la verdad es que no tengo presupuesto”.

– ¿Perrrrrrrrrrrrrrrrrdonaaaaaaaaaaaa?

A ver, que una cosa es que mi vecina me pida que le recoja al niño del cole, que yo se lo hago de mil amores, y otra que te ofrezcan trabajo a cambio de nada: ¡Eso es voluntariado! ¡No, ni eso! Porque el voluntariado suele tener detrás un fin no lucrativo, humanitario y que parte de tu voluntad, de tu interés. ¡Lo de estos es tener mucha jeta!

Pues no os penséis que me ha pasado ni una vez, ni dos. De hecho, en los famosos portales de empleo podéis encontrar varias ofertas por el estilo sin demasiado esfuerzo.

La última vez fue hace unas semanas. Me llamó un tipo, muy agradable, con un gran proyecto que, desde luego, lo veo complejo pero que es muy interesante. Dice que dio conmigo a través de LinkedIn y que mi perfil le encajaba de maravilla. ¡Casi me desmayo de ilusión! (en mi pueblo se dice que se me hizo el culo Pepsicola, pero es que queda muy vulgar).

Me contó su trayectoria profesional, su proyecto, algunos cambios que había hecho sobre el mismo, también me dejó claro que sabe que en cuanto me contactó miré su perfil en LinkedIn, la web del supuesto negocio (vamos, que me tenía controlada) y terminó exponiendo qué es lo que esperaba de mí.

Bueno no, ese no fue el final. El final fue cuando me dijo que ya sólo necesitaba que le contase que qué me parecía y a ver de qué forma podíamos colaborar juntos ya que pagar, pagar, no me iba a poder pagar porque no tenía dinero ¿?

– ¡¿y entonces?!

Le di unas cuantas vueltas a ver si es que había alguna forma de colaboración en la que yo no cobrase pero que no saliese perdiendo claramente y la verdad es que aún no he encontrado ninguna respuesta.

Una amiga me comentó días después que su marido, también periodista desempleado, se va a embarcar en un proyecto con otro amigo, en el que de momento saben que no tendrán beneficios, pero que creen que será muy rentable. Y entonces pensé:

– ¡Ah! Lo que me proponía este hombre entonces –majísimo por otra parte, insisto- es un negocio, no una oferta de trabajo…

Y le volvía a dar vueltas, tal y como me pidió. Pero lo cierto es que no le conozco de nada, no tengo ninguna garantía de lo que me propone y por más que lo pienso, lo que me pide es que trabaje gratis para él, porque “así por lo menos estoy en activo”.

¡Ojo! Que más sangrante que esta última frase es cuando un medio de renombre te propone que trabajes gratis para ellos porque así al menos puedes demostrar que estuviste en un gran medio, que eso siempre ayuda. ¡Pero tendrán morro! ¡Que yo #gratisnotrabajo! ¡Dignifiquemos la profesión, por Dios!

Y no es soberbia, que propuestas de colaboración no remunerada sí le he hecho yo a amigos con sus emprendedores proyectos (entiéndase que me he ofrecido a hacerles yo algún trabajillo -esto sueña aún peor- para ayudarles a despegar).

Es que tengo la mala costumbre de comer todos los días, pagar mi hipoteca -sí, soy de esas que tiene hipoteca-, vestirme dignamente y pagar todo lo que adquiero.

Para otro día dejo el porqué un periodista entrega un trabajo y no lo cobra hasta que se publica -si se publica- y cualquier persona se compra unos pantalones y los paga aunque los tenga guardados en su armario muertos de risa –¿alguien vio a unos pantalones reírse?- tooooda la vida.

 ¡¡¡ O_O !!!

Anuncios

22 thoughts on ““Gratis no trabajo”

  1. Gracias…jamás me he sentido tan identificada. Soy periodista en paro lo que es igual a nada actualmente. Benjamín me he reído mucho con lo de SEO, SEM, SER, SEX….jajaja que bueno, toda la razón del mundo…yo estoy estudiando SEO y voy a empezar un curso (que me cuesta una pasta) de Community Manager con el agravante de saber que no va a ser suficiente para encontrar trabajo porque me faltan los conocimientos de programación, de diseño, máster en marketing on line, etc…que tú citas y controlar no se cuantas lenguas jajaja (que mal ha sonado esto). Ikram que sepas que lo mismito que tú cuentas me ha pasado a mi. Colaboro ya en dos proyectos a cambio de nada…y claro cada vez más desilusionada y desesperanzada en que algún día sean fuentes de ingresos. Propuestas de esas me han llegado varias y no te rías si lo mejor que me ha llegado hasta el momento para trabajar es una llamada de Zara y de una tienda de bolsos. Te lo puedes creer?? Y lo peor de todo es que aceptaré cualquiera de estos dos trabajos porque después de 12 años de profesión y no sé cuantos cursos de formación y con el B1 de inglés no doy la talla para las escasas ofertas de community que veo en internet. Qué triste por Dios!!!!

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario, Desirée. Si tú quieres ser CM, cúrratelo. No te desanimes. Todos sabemos lo mal que está la cosa, por eso es imprescindible apostar fuerte por el camino que emprendas. Conozco a periodistas que se han reconvertido con éxito al Social Media. La clave, dosis de suerte a parte, está en tenerlo muy claro y moverte mucho, buscando hacer los contactos que te puedan dar el empuje definitivo. Mucho éxito!

      Me gusta

  2. Me ha encantado… Me siento totalmente identificada como periodista y como “desempleada”!!. Muchas gracias Benja, sigue escribiendo y denunciando… Lo haces como nadie! Un abrazo.

    Me gusta

  3. Nada más real que lo describe Ikram y Benja. Yo tengo alta la moral porque creo que aún puedo encontrar un trabajo dentro de la comunicación. Sin embargo, ayer en un encuentro de networking nos dieron un consejo: “si podéis iros al extranjero y como pista nos dieron Latinoamérica, en especial Chile y Perú, porque en Alemania si no sabes alemán no hay nada que hacer. La otra opción es emprender”.
    En fin que ánimos no me dieron muchos y eso que soy una periodista con más de 15 años de experiencia, pero hoy eso no sirve de nada si no eres una oficina TIC, entiéndase un lince en social media and others, y además lo muestras en el curriculum, que hacerlo como lo quieren los reclutadores es otra historia.
    Desde aquí os mando fuerza y a Benjamin mucha suerte con “El viaje de Pau”.

    Me gusta

    1. Estamos en un momento de desconcierto absoluto. Con la excusa de la crisis, los que tienen la sartén por el mango están aprovechando para soltar “lastre” y utilizar el miedo de la gente al “qué voy a hacer” (en este caso, el de los profesionales de la comunicación). Por muy malas que sean las condiciones, siempre habrá alguien dispuesto a hacer lo que sea para poder llegar a fin de mes. Creo que el propio periodismo como lo hemos conocido hasta ahora corre peligro. Cada vez cuenta menos la profesionalidad y más la afinidad a una línea editorial concreta.
      Respecto al periodismo digital, es lo más parecido a una jungla. La gente se “sobreforma” en montones de disciplinas porque es lo que toca, sin tener la más mínima garantía de lograr un puesto decente. Estoy de acuerdo con el consejo que os dieron: emprender es la vía. Es la única forma de que te valoren única y exclusivamente por tu talento y profesionalidad. Emprender puede ser abrir un blog, escribir reportajes como freelance, crear un gabinete de prensa o de social media, o, por qué no, escribir un libro.
      Gracias por los buenos deseos y encantado de tenerte por aquí.

      Me gusta

  4. Vaya Benjamín, tu caso es casi igualito al mio! He pasado de pluriempleada a tener un minijob docente y un montón de “nada de nada” delante. Efectivamente, a veces parece que tengas que pedir perdón cuando adviertes de la necesidad de cobrar por tu trabajo. Cada dia me acuerdo más del mundo dibujado por Dickens. Vivimos en él y estamos rodeados de Scrooge por todas partes! Yo también estoy dedicando este tiempo de “sequía” a formarme…aún más. De hecho, lo de que se busca experiencia es, por lo menos incorrecto. Al parecer, cuanta más formación y experiencia tienes, más “descartable” eres.

    En fin, no podrán con las ganas de salir adelante. No sé cómo pero lo conseguiremos!

    Me gusta

    1. Hola, Montse. Jo, sincerament, ja no sé què busquen. Les ofertes que trobo demanen una diversitat de coneixements que dubto que ningú pugui acreditar, i quan veus el sou que ofereixen et vénen ganes de llençar l’ordinador per la finestra… Reitero que el futur laboral el veig al marge de l’empresa “tradicional”. Ja no volen bons periodistes, sino màquines capaces de realitzar tota mena de feines, una part de les quals té alguna relació remota amb el què coneixem com a periodisme. Malgrat tot, sóc optimista.

      Gràcies per aparèixer per aquí. Espero comptar sovint amb la teva presència. Salutacions i ànims (que crec que no te’n falten)!

      Me gusta

  5. Me salto toda la retahíla de comentarios (perdón por no leeros) para decir ¡que estoy aquí! Soy la bióloga molecular (biotecnóloga microbiana), fanática de redes sociales, Seo, marketing online que sabe programar en perl y maneja HTML e incluso bases de datos que estabas buscando 😀 ¡y es que todo lo raro, por muy chungo que sea, se encuentra!
    Y lo peor es que, sí que he trabajado gratis (de bióloga) e incluso he pagado por trabajar (en serio), pero la investigación está que no va para ningún lado, y sobrevivo a base de mis padres y becas de vez en cuando.
    PD: Si no te crees mi perfil, entra en LinkedIn (por Alicia Cortés Pallero)
    Sólo os puedo decir que ánimo y que espero que esto cambie, pero lo malo es que en este país, aunque tú no estés dispuesto a malvender tu trabajo, siempre vendrán el doble de personas para ocuparlo por mucho menos, y eso es lo que nos ha llevado a esta situación. Ánimo

    Me gusta

    1. JUAS!!! Es buenísimo! La situación es muy triste, pero la anécdota es digna de explicar a los nietos… ¡Así que existes! Te aseguro que si alguna vez encuentro una oferta laboral real similar a la descrita en el post serás la primera persona de la que me acuerde.
      Bromas aparte (qué sería de nosotros sin el sentido del humor), el destrozo que están cometiendo con todo lo que huele a progreso (léase investigación) y cultura es indignante. Nos quieren devolver a los años 50, a que supliquemos por un mendrugo de pan y un puesto de lo que sea, trabajando de sol a sol a cambio de un sueldo vergonzoso. En fin, voy a dejarlo porque…
      Muchas gracias por tu comentario. Espero verte en próximas ocasiones por aquí. Saludos!

      Me gusta

      1. Lo único que nos queda es seguir luchando 😀 Y sí, sobrellevándolo con sentido del humor, pero también indignándonos de vez en cuando porque las cosas no mejoran y cada vez va a peor. Porque lo peor de todo, es que las personas se acostumbren a ver estas salvajadas y permanezcan impasibles porque de momento “no les ha tocado” pasar por ello. Así que nada, mucho ánimo y a seguir con la esperanza alta ^_^

        Me gusta

        1. Nos tienen cogidos por… ahí porque saben que siempre habrá gente dispuesta a “venderse” por poco más que nada, y porque, como tú dices, la mayoría no quiere “líos”. “Mientras yo vaya tirando que no me vengan con historias”. En fin… Saludos!

          Me gusta

  6. Esto lo he pasado y no sólo aquí también en mi país. Sin embargo amamos esta profesión y si no la ejercemos sentiremos como si nos faltara un brazo o una pierna ( al menos yo lo siento así).
    La opción de escribir literatura siempre es buena, al fin y al cabo es lo que mejor sabemos hacer.. asi que adelante espero alguna vez leer uno de tus libros y que sea un éxito. Yo trabajo en algo que no tiene que ver con el periodismo, pero no dejo de perseguir mi sueño, escribo y espero algún día también publicar.

    Me gusta

    1. A ello estoy dedicando buena parte de mis esfuerzos, a conseguir publicar mi trabajo (si quieres, te puedes descargar los dos primeros capítulos de ‘El viaje de Pau’ en este mismo blog). Me atrevo a aventurar que pronto será una realidad. Escribir, como te ocurre a ti, es mi pasión, y estoy decidido a que sea también mi sustento. Gracias por tus buenos deseos y espero que tengas éxito en la persecución de tus sueños. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s