Otro post de agradecimiento

Edwin leyendo 'El viaje de Pau'
Estupendo fotomontaje de Edwin Colón Pagán

Tengo muchas cosas que contar. Hoy voy a dejar de lado la terrible actualidad para escribir uno de esos posts de agradecimiento con el mundo que de vez en cuando necesito soltar. Sí, voy a hablar de ‘El viaje de Pau’.

El fotomontaje que ilustra este texto me lo encontré esta mañana en el buzón de correo electrónico. Me lo enviaba Edwin, un amigo boricua al que conocí hace pocas semanas gracias al blog donde publica a diario fantásticos relatos y microrrelatos. Es un maestro de la palabra, un mago que hechiza con cada uno de los caracteres que componen sus textos. Por eso me conmovió la confianza que depositó en mí al anunciarme que había comprado mi novela, y mucho más el e-mail que me escribió para decirme que la había acabado… ¡en menos de un día! Sus palabras apasionadas, sinceras, directas, me llegaron al alma, como las que me han dedicado otros lectores de ‘El viaje de Pau’. Que te den las gracias por haber escrito algo produce una sensación de alegría indescriptible.

Estos últimos días me han pasado muchas cosas buenas relacionadas con el libro. Me han hecho una entrevista que saldrá publicada el domingo (si no hay cambios de última hora) en uno de los periódicos más importantes de España; me lo han puesto a la venta en las librerías del municipio donde vivo; ha participado en la Fiesta del libro de Boltaña, un pueblo del Pirineo Aragonés muy cercano a la zona donde se desarrolla la acción de la novela, y ahora está a la venta en la librería La General de Aínsa, donde esta tarde su propietario me ha informado de que ya ha vendido tres ejemplares de los cinco que le envié hace menos de una semana. Además, próximamente estará a la venta también en Bielsa, epicentro de la trama.

Reconozco que, aunque sean pequeños avances, me hacen muchísima ilusión. Pero lo que más me llena es cuando alguien me dice que ha comprado el libro en papel o se lo ha descargado en formato ebook. Como han hecho Edwin desde Puerto Rico, Esteban desde Costa Rica, Julia desde México, Diego desde Madrid, Sílvia y Rosa desde Barcelona, Ana Belén desde Castellón (es Castellón, ¿verdad?), Mary Mar desde Málaga… A ellos los puedo situar porque son compañeros de aventura bloguera o los he conocido a través de las redes sociales. Es increíble el grado de complicidad que se puede llegar a crear entre personalidades virtuales.

Pero es que escribir este libro está haciendo posible que recupere el contacto con amigos de la infancia y adolescencia, compañeros de estudios, personas que tantos años después me han hecho estremecer con sus palabras de agradecimiento, como David José y Alicia, y como Marta, a la que volví a ver el martes, cuatro años y pico después.

Son días de emociones a flor de piel, en los que siento el aliento de mucha gente, de familiares y amigos cercanos, de los virtuales (que aunque lejanos en espacio os siento aquí mismo), y de la nueva buena gente que me voy encontrando en este camino apasionante. Una vez más, gracias.

Os dejo con el microrrelato que Edwin me ha dejado en el muro de mi página de Facebook, que trata sobre su experiencia leyendo ‘El viaje de Pau’. La piel de gallina.


INSOMNIO

Así fue… En mi isla, en un día tormentoso (22 de Julio de 2013) me desayuné, almorcé y cené las maravillosas historias de EL VIAJE DE PAU. En menos de 17 horas la degusté. Me hizo sonreír al principio, pero de inmediato mi estómago empezó a competir con los truenos y rayos del exterior. Entre las maripositas y retortijones, los diálogos impactantes de sus inolvidables personajes y el diario enternecedor del papá de Diego me dejé llevar como un niño por los profundos e inexplorados parajes del alma de Pau. La sonrisa, la risa y el llanto se mezclaron con los vientos tropicales y terminé exhausto. Sobreviví, quedé satisfecho con este manjar literario, pero soy otro, mi piel y mi conciencia boricua está salpicada de las memorias, pasmosas y tristes de las víctimas franquistas del 1936. Espero que ahora al compartir tu dolor y coraje con nosotros, puedas dormir mejor, mi querido Benjamín…

Anuncios

8 thoughts on “Otro post de agradecimiento

  1. Honrado y agradecido amigo Benjamín. Aunque te confieso que desde Julio 22 sigo desvelándome en las noches y me despierto con el mismo apetito, tratando de saciar un coraje que ha dejado ya de ser ajeno. Sé que debo encontrar consuelo, así que continuaré escribiendo de madrugada los microrrelatos entre las sábanas blancas que arropan a el colchón de mis sueños…

    Me gusta

  2. Muy merecido el relato y el comentario tropical, la novela es realmente buena. Entre viajes y demás estoy por terminarla, disfrutando sus muchos registros. Un abrazo fuerte a ambos, lector y autor…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s