8 de julio de 2016: la duda que no cesa

Escribiendo
El regreso de la inspiración literaria coincide con el calor, así que hay que buscar lugares fresquitos e hidratarse y alimentarse bien…

¡Hola, Toni!

Han pasado casi tres meses de mi última carta y casi dos de tu ‘Odisea ciática’ (espero que estés mucho mejor de la espalda). Aunque hemos ido comunicándonos por las redes sociales y algún email, es demasiado tiempo sin novedades/reflexiones públicas sobre nuestra aventura literaria.

Está siendo un año raro. O al menos es la sensación que yo tengo. No estoy siendo todo lo disciplinado que debería con la rutina escritora. Avanzo a trompicones. Me paso semanas enteras sin apenas crear nada potable y de golpe, como me ocurrió el otro día, me pongo a vomitar palabras, casi 5.500 durante ocho horas de trabajo, para construir un relato para un certamen.

Será que no ha habido tiempo, que me pongo a ello el último día del plazo. Obviamente, hice tarde, así que no lo aceptaron, pero no importa porque lo he aprovechado para otro concurso.

Concurso mediante o no, la buena noticia es que fui capaz de ponerme a escribir con la determinación de no dejarlo hasta acabar, y cumplí con el reto. La segunda buena noticia, creo que directamente relacionada con la primera, es que desde entonces he recuperado la rutina creadora, con lo que he desencallado el proyecto en el que andaba metido, en principio con la pretensión de completarlo a tiempo para presentarlo al concurso de autores indies de Amazon. Seguir leyendo “8 de julio de 2016: la duda que no cesa”

La hora de la verdad

Portada de 'El viaje de Pau'

Vaya por delante que esta entrada es más un ejercicio de desahogo con funciones presuntamente terapéuticas para quien la escribe que un artículo destinado al consumo masivo (como si alguno lo fuera… desde aquel ‘Gratis no trabajo’ y sus 450 visitas en un día… Ay, los buenos tiempos…). Que no cunda el pánico: estoy bien. Además, hoy, como las ovejas, he tenido mi sesión anual de esquilado y me he quitado unos añitos de encima. El problema es que se me acumulan tantos pensamientos, ideas, dudas, inquietudes en la cabeza que hay momentos en que no sé para dónde tirar. Seguir leyendo “La hora de la verdad”