Defensem l’escola pública / Defendamos la escuela pública

Forges - educación

(La versión en castellano, a continuación del texto en catalán)

Quin és el principal problema que pateix la nostra societat? L’atur, la corrupció, la crisi econòmica… Greus problemes aquests, sens dubte, però en la meva opinió el més greu és el maltractament a què les administracions han sotmès sistemàticament l’educació pública. Crec, sincerament, que bona part dels mals que patim avui són conseqüència de la manca de voluntat política per fer de l’escola pública el pilar sobre el qual construir una societat cohesionada, que doni respostes a les necessitats de les persones.

Aquest és un debat que em podria portar a escriure una tesi, però deixaré de banda la qüestió ideològica per centrar-me en fets concrets.

Des de fa dos anys visc a Caldes de Montbui, un poble preciós del Vallès Oriental, a 30 quilòmetres de Barcelona. Tenim tres escoles públiques: El Farell, El Calderí, i la Montbui, on aprèn el meu fill de cinc anys; i una concertada: la Pia. Pel que fa a l’educació secundària, hi ha un institut públic, el Manolo Hugué, i el concertat de l’Escola Pia.

Caldes té 17.000 habitants i una taxa de natalitat baixa que fa preveure que en els propers anys el nombre de nens i nenes que s’escolaritzaran en el cicle infantil (P3, P4 i P5) anirà en descens. Fins a aquest curs les famílies calderines podíem triar entre cinc línies d’educació infantil pública i tres de la concertada. El Farell i la Montbui són de doble línia, mentre que El Calderí en té una.

Com que de cara al curs vinent no hi haurà prou infants per omplir-ne les vuit amb la ràtio actual, que és de vint-i-cinc alumnes per aula a les escoles públiques i de vint a la concertada, el Departament d’Ensenyament ja ha avisat a l’ajuntament que es perdrà una de les línies públiques de P3.

Jo no conec amb detall la història de l’educació reglada a Caldes, però aquestes darreres setmanes me n’he anat informant i he arribat a una conclusió que de ben segur es podria extrapolar a bona part dels municipis catalans i de la resta de l’Estat: les administracions públiques no creuen en l’educació pública. Per als governants l’escola és una despesa, no pas una inversió.

El Calderí és una comunitat educativa, un projecte escolar en què l’equip docent i les famílies treballen de forma molt estreta. Les altres dues escoles són més “tradicionals”, estan plenament integrades en el municipi i gaudeixen d’un prestigi assolit a base d’anys de feina i d’implicació dels professionals que hi treballen. Tots tres centres són un bon exemple d’un més que raonable èxit de l’educació pública.

El Calderí pateix des del seu naixement fa vuit anys les condicions de precarietat a què, lamentablement, s’han acostumat molts alumnes i mestres en els (no tan) últims anys. És a dir: barracons. Va néixer en barracons i a dia d’avui hi continua, tot i que sembla que per fi el proper curs el començarà en l’edifici que s’hi està construint. També l’institut ha d’encabir part de l’alumnat en aquestes estructures que tan bé escenifiquen la realitat de l’educació pública.

El nou edifici, a més d’escola, serà un SES (Secció d’Educació Secundària), que haurà de donar aire a les instal·lacions massificades del Manolo Hugué.

La gent de Caldes tot això ja ho sap, malgrat que després d’assistir al darrer plenari municipal, no acabo de tenir clar si l’ajuntament sap, per exemple, què s’està construint realment a les instal·lacions d’El Calderí. Tampoc em va quedar clar quin és el projecte respecte a l’ensenyament al poble que té l’actual equip de govern (Esquerra Republicana de Catalunya, amb nou regidors d’un total de disset), ni si pensa reivindicar davant el govern de la Generalitat, no ja la millora, sino com a mínim el manteniment de l’oferta educativa pública.

El que sí em va quedar clar és que l’alcalde, Jordi Solé (diputat d’ERC al Parlament català), i la regidora d’Educació, Roser Guiteras, donen per feta la pèrdua d’una línia de P3 a les escoles públiques, ja que la concertada és intocable (després en parlo). Ells defensen que El Calderí continuï oberta, de manera que, òbviament, la retallada la patirien una de les altres dues escoles.

Jo no vull que El Calderí tanqui. Tots els projectes públics els considero vàlids i necessaris, i admiro la capacitat de mobilització de la comunitat d’El Calderí, que ha aconseguit que tant l’ajuntament com el Parlament aprovin declaracions a favor de la seva continuïtat. Ara, a més, per fi podran gaudir d’unes instal·lacions decents.

El Farell i l’escola Montbui ja en disposen, però la pèrdua d’una línia seria, al meu entendre, nefasta. De moment es parla només del proper curs, però les previsions de cara als anys següents fan pensar que, com que hi haurà menys alumnes, a la Generalitat li faltarà temps per tancar més línies. És a dir, que les escoles quedaran mig buides, i una escola mig buida és una cosa molt trista.

Fins aquí els antecedents. Ara és quan començo a opinar.

L’escola concertada té l’origen fa 29 anys, quan el govern socialista (potser llavors encara ho era) va facilitar que institucions privades (bàsicament, l’església catòlica) mantinguessin els seus negocis educatius amb diners públics. Puc arribar a comprendre que en un moment d’elevada natalitat l’administració adoptés una solució que permetia aprofitar equipaments ja construïts, amb el consegüent estalvi econòmic. Ara bé, avui dia aquesta excusa ja no és vigent, de manera que no és acceptable que centres públics hagin de tancar les portes mentre institucions privades continuen fent negoci amb diners de tothom. Ho sento, en aquest aspecte sóc molt radical: qui vulgui ensenyament privat per als seus fills, que se’l pagui.

No pot ser que Caldes (que cadascú substitueixi pel municipi que vulgui) perdi recursos educatius públics mentre hi ha escoles privades que no pateixen en absolut les retallades i mantenen un concert en condicions privilegiades.

No estic en contra de l’educació privada…, però que sigui això, privada. No pot jugar amb totes les cartes a favor. A Caldes hi ha prou infants per mantenir cinc línies d’escola pública, així que és inadmissible que la Generalitat, amb la resignació connivent del govern municipal, retalli més recursos educatius.

A Catalunya hem batut tots els rècords de destrossa en els serveis públics. CiU s’ha delectat retallant en sanitat i educació, això sí, sempre posant cara de pena, perquè “és culpa de Madrid”, i amb el silenci còmplice d’ERC. Portem dos anys perduts, en què l’únic tema important ha estat la independència. La Catalunya independent és l’Ítaca somniada per milers de milions de catalans (si n’hi hagués tants), l’aliment que ens manté dempeus, l’oxigen que ens manté amb vida… Ara bé, la realitat és tossuda, i mentre aquesta Ítaca ja no es veu tan a prop, les retallades continuen a l’ordre del dia.

Insisteixo: no hi ha motius objectius per tancar línies d’escola pública, perquè hi ha prou nens i nenes per omplir tots els centres públics del país. És tan fàcil com posar fi als concerts amb la privada. Que no pot ser? D’acord. Reduïm les ràtios, fem grups de quinze alumnes. No cal fer més “despesa” (jo li dic “inversió”). Amb els recursos d’aquest curs, mantenim les mateixes prestacions el vinent. No serà millor tenir grups més petits? El benefici és obvi, tant per als infants, que gaudeixen d’una atenció més individualitzada, com per als professorat, que pot treballar en un ambient més relaxat.

Però, clar, menys alumnat per a l’administració significa l’oportunitat de reduir “despesa”. No s’ho creuen, de debò que no. No creuen que l’educació sigui la base de la societat. No s’ho han cregut mai.

A més d’escriptor i periodista, sóc professor de reforç escolar. Estic fart de trobar-me amb nanos frustrats, sense cap mena d’inquietud per l’aprenentatge, sense capacitat de reflexió, sense esperit crític. Avorreixen l’escola. Avorreixen els deures estúpids que els fan fer, els exàmens inútils, la pressió anguniant dels pares o la seva indiferència. No saben què volen ser de grans, no tenen somnis. I això és tristíssim.

Evidentment, no donaré la culpa a l’escola d’aquest fracàs que patim com a societat. Ni tan sols a la concertada (molts d’aquests nanos frustrats estudien en centres concertats). Tinc molt bons amics que treballen en escoles concertades i sé que fan bé la seva feina, amb il·lusió i ganes d’ajudar a formar no bons estudiants, sino sobretot bones persones. Aquest hauria de ser l’objectiu de l’escola: formar bones persones capaces de desenvolupar les seves aptituds, persones segures de sí mateixes, que valorin les seves habilitats i no que pensin que són idiotes per no saber resoldre equacions o que l’escorça terrestre es compon de plaques litosfèriques (ho sabíeu, això? Doncs a cinquè de primària sembla que és fonamental aprendre-ho).

En aquest país patim molts problemes, massa. Sóc de l’opinió que no els començarem a resoldre fins que no ens creiem, però de debò, que tot comença per la base, i la base és la manera com volem que els nostres fills i filles es relacionin amb el món en què viuen. Un primer pas podria ser apostar sense embuts per dotar-nos de la millor educació pública possible, i la baixa natalitat podria ser, a banda d’un problema, una oportunitat per millorar les condicions dels centres. Que no omplim els grups amb 25 nanos? Doncs en lloc d’anar amb la tisora, reduïm les ràtios sense retallar recursos. I en un poble com Caldes de Montbui, l’ajuntament s’hauria de posar al capdavant en la defensa de les seves escoles sense donar per feta la derrota.

Jo crec en l’escola pública.


 

educacion

¿Cuál es el principal problema que sufre nuestra sociedad? El paro, la corrupción, la crisis económica… Graves problemas estos, sin duda, pero en mi opinión el más grave es el maltrato al que las administraciones han sometido sistemáticamente a la educación pública. Creo, sinceramente, que buena parte de los males que padecemos hoy son consecuencia de la falta de voluntad política para hacer de la escuela pública el pilar sobre el que construir una sociedad cohesionada, que dé respuestas a las necesidades de las personas.

Este es un debate que me podría llevar a escribir una tesis, pero dejaré de lado la cuestión ideológica para centrarme en hechos concretos.

Desde hace dos años vivo en Caldes de Montbui, un pueblo precioso del Vallès Oriental, a 30 kilómetros de Barcelona. Tenemos tres escuelas públicas: El Farell, El Calderí, y la Montbui, donde aprende mi hijo de cinco años; y una concertada: la Pía. En cuanto a la educación secundaria, hay un instituto público, el Manolo Hugué, y el concertado de las Escuelas Pías.

Caldes tiene 17.000 habitantes y una tasa de natalidad baja que hace prever que en los próximos años el número de niños y niñas que se escolarizarán en el ciclo infantil (P3, P4 y P5) irá en descenso. Hasta este curso las familias calderinas podíamos elegir entre cinco líneas de educación infantil pública y tres de la concertada. El Farell y la Montbui son de doble línea, mientras que El Calderí tiene una.

Como de cara al próximo curso no habrá suficiente niños para llenar las ocho con la ratio actual, que es de veinticinco alumnos por aula en las escuelas públicas y de veinte en la concertada, el Departament d’Ensenyament ya ha avisado al ayuntamiento que se perderá una de las líneas públicas de P3.

Yo no conozco con detalle la historia de la educación reglada en Caldes, pero estas últimas semanas me he ido informando y he llegado a una conclusión que seguramente se podría extrapolar a buena parte de los municipios catalanes y del resto del Estado: las administraciones públicas no creen en la educación pública. Para los gobernantes la escuela es un gasto, no una inversión.

El Calderí es una comunidad educativa, un proyecto escolar en el que el equipo docente y las familias trabajan de forma muy estrecha. Las otras dos escuelas son más “tradicionales”, están plenamente integradas en el municipio y gozan de un prestigio logrado a base de años de labor y de implicación de los profesionales que trabajan. Los tres centros son un buen ejemplo de un más que razonable éxito de la educación pública.

El Calderí sufre desde su nacimiento hace ocho años las condiciones de precariedad a la que, lamentablemente, se han acostumbrado muchos alumnos y maestros en los (no tan) últimos años. Es decir: barracones. Nació en barracones y a día de hoy sigue, aunque parece que por fin el próximo curso lo comenzará en el edificio que se está construyendo. También el instituto debe incluir parte del alumnado en estas estructuras que tan bien escenifican la realidad de la educación pública.

El nuevo edificio, además de escuela, será un SES (Sección de Educación Secundaria), que deberá dar aire a las instalaciones masificadas del Manolo Hugué.

La gente de Caldes todo esto ya lo sabe, aunque después de asistir al último pleno municipal, no acabo de tener claro si el ayuntamiento sabe, por ejemplo, qué se está construyendo realmente en las instalaciones de El Calderí. Tampoco me quedó claro cuál es el proyecto respecto a la enseñanza en el pueblo que tiene el actual equipo de gobierno (Esquerra Republicana de Catalunya, con nueve concejales de un total de diecisiete), ni si piensa reivindicar ante el gobierno de la Generalitat, no ya la mejora, sino al menos el mantenimiento de la oferta educativa pública.

Lo que sí me quedó claro es que el alcalde, Jordi Solé (diputado de ERC en el Parlament), y la regidora de Educación, Roser Guiteras, dan por hecha la pérdida de una línea de P3 en las escuelas públicas, ya que la concertada es intocable (después hablo de ello). Ellos defienden que El Calderí continúe abierta, por lo que, obviamente, el recorte lo sufrirían una de las otras dos escuelas.

Yo no quiero que El Calderí cierre. Todos los proyectos públicos los considero válidos y necesarios, y admiro la capacidad de movilización de la comunidad de El Calderí, que ha logrado que tanto el ayuntamiento como el Parlament aprueben declaraciones a favor de su continuidad. Ahora, además, por fin podrán disfrutar de unas instalaciones decentes.

El Farell y la escuela Montbui ya disponen de ellas, pero la pérdida de una línea sería, en mi opinión, nefasta. De momento se habla sólo del próximo curso, pero las previsiones de cara a los años siguientes hacen pensar que, como habrá menos alumnos, a la Generalitat le faltará tiempo para cerrar más líneas. Es decir, que las escuelas quedarán medio vacías, y una escuela medio vacía es algo muy triste.

Hasta aquí los antecedentes. Ahora es cuando empiezo a opinar.

La escuela concertada tiene su origen hace 29 años, cuando el gobierno socialista (quizás entonces todavía lo era) facilitó que instituciones privadas (básicamente, la iglesia católica) mantuvieran sus negocios educativos con dinero público. Puedo llegar a comprender que en un momento de elevada natalidad la administración adoptara una solución que permitía aprovechar equipamientos ya construidos, con el consiguiente ahorro económico.

Ahora bien, hoy en día esta excusa ya no es vigente, por lo que no es aceptable que los centros públicos tengan que cerrar las puertas mientras instituciones privadas continúan haciendo negocio con dinero de todos. Lo siento, en este aspecto soy muy radical: quien quiera enseñanza privada para sus hijos, que se la pague.

No puede ser que Caldes (que cada uno sustituya por el municipio que quiera) pierda recursos educativos públicos mientras hay escuelas privadas que no sufren en absoluto los recortes y mantienen un concierto en condiciones privilegiadas.

No estoy en contra de la educación privada…, pero que sea eso, privada. No puede jugar con todas las cartas a favor. En Caldes hay suficientes niños para mantener cinco líneas de escuela pública, así que es inadmisible que la Generalitat, con la resignación connivente del gobierno municipal, recorte más recursos educativos.

En Catalunya hemos batido todos los récords de destrozo en los servicios públicos. CiU se ha deleitado recortando en sanidad y educación, eso sí, siempre poniendo cara de pena, porque “es culpa de Madrid”, y con el silencio cómplice de ERC. Llevamos dos años perdidos, en el que el único tema importante ha sido la independencia. La Catalunya independiente es la Ítaca soñada por miles de millones de catalanes (si hubiera tantos), el alimento que nos mantiene en pie, el oxígeno que nos mantiene con vida… Ahora bien, la realidad es tozuda, y mientras esa Ítaca ya no se ve tan cercana, los recortes siguen a la orden del día.

Insisto: no hay motivos objetivos para cerrar líneas de escuela pública, porque hay suficientes niños para llenar todos los centros públicos del país. Es tan fácil como poner fin a los conciertos con la privada. ¿Que no puede ser? De acuerdo. Reduzcamos las ratios, hagamos grupos de quince alumnos. No hay que hacer más “gasto” (yo lo llamo “inversión”). Con los recursos de este curso, mantenemos las mismas prestaciones el próximo. ¿No será mejor tener grupos más pequeños? El beneficio es obvio, tanto para los niños, que disfrutan de una atención más individualizada, como para el profesorado, que puede trabajar en un ambiente más relajado.

Pero, claro, menos alumnado para la administración significa la oportunidad de reducir “gasto”. No se lo creen, de verdad que no. No creen que la educación sea la base de la sociedad. No se lo han creído nunca.

Además de escritor y periodista, soy profesor de refuerzo escolar. Estoy harto de encontrarme con chicos frustrados, sin ningún tipo de inquietud por el aprendizaje, sin capacidad de reflexión, sin espíritu crítico. Aborrecen la escuela. Aborrecen los deberes estúpidos que les hacen hacer, los exámenes inútiles, la presión agobiante de los padres o su indiferencia. No saben qué quieren ser de mayores, no tienen sueños. Y eso es tristísimo.

Evidentemente, no echaré la culpa a la escuela de este fracaso que sufrimos como sociedad. Ni siquiera a la concertada (muchos de estos chicos frustrados estudian en centros concertados). Tengo muy buenos amigos que trabajan en escuelas concertadas y sé que hacen bien su trabajo, con ilusión y ganas de ayudar a formar no buenos estudiantes, sino sobre todo buenas personas. Ese debería ser el objetivo de la escuela: formar buenas personas capaces de desarrollar sus aptitudes, personas seguras de sí mismas, que valoren sus habilidades y no que piensen que son idiotas por no saber resolver ecuaciones o que la corteza terrestre se compone de placas litosféricas (¿lo sabíais? Pues en quinto de primaria parece que es fundamental aprenderlo).

En este país sufrimos muchos problemas, demasiados. Soy de la opinión de que no los vamos a empezar a resolver hasta que no nos creamos, pero de verdad, que todo empieza por la base, y la base es la forma en que queremos que nuestros hijos se relacionen con el mundo en que viven. Un primer paso podría ser apostar sin dudas por dotarnos de la mejor educación pública posible, y la baja natalidad podría ser, además de un problema, una oportunidad para mejorar las condiciones de los centros. ¿Que no llenamos los grupos con 25 alumnos? Pues en lugar de ir con la tijera, reduzcamos las ratios sin recortar recursos. Y en un pueblo como Caldes de Montbui, el ayuntamiento debería ponerse al frente en la defensa de sus escuelas sin dar por hecha la derrota.

Yo creo en la escuela pública.

Anuncios

10 thoughts on “Defensem l’escola pública / Defendamos la escuela pública

  1. Parece increíble que los culpables de recortes tan nefastos sigan siendo apoyados cuando de delirios independentistas se trata (¿Esto es lo que nos esperaría en una hipotética Cataluya independent?).

    Quizás tanto tijeretazo responde a una estrategia calculada: “Si recortamos, la gente se cabrea, pues echémosles la culpa a los de Madrid y de paso ganamos unos cuantos apoyos más a la causa indepe…”.

    Dicen que no hay dinero, pero no han dudado en gastarsese casi nueve millones de euros de todos en la consulta (eso según datos del govern). Tampoco les duele gastar nuestros dineros en embajadas, gasto que se ha doblado en los últimos dos años o en diversos canales de tv al servicio del govern de turno. Capítulo aparte merecerían los gastos de sueldos y prebendas de los consellers y demás cargos. Un ejemplo: en época de recortes, no han tenido empacho en subirles el sueldo un 20% a nueve altos cargos de la sanidad pública catalana y así, hasta la náusea…

    La actitud caciquil, corrupta, nepotista y necia del gobierno central también tiene su cuota de responsabilidad en todo lo que está pasando.

    Es hora de abrir los ojos y evitar que nos sigan manejando y llevando por donde ellos quieren, porque de lo contrario acabaremos en el fondo del abismo.

    Me gusta

    1. Piensa mal y acertarás. Yo no estoy en contra del independentismo. Me parece una opción política tan legítima como cualquier otra. El problema es que parece que en Catalunya tengamos que ser independentistas por narices, y que todo lo demás sea secundario, cuando en mi opinión, lo secundario, muy secundario, es la reivindicación identitaria, teniendo en cuenta la lamentable situación que padecemos en retrocesos sociales.
      CiU es derecha, tan a la derecha como el PP. Lo que pasa es que parece una derecha amable, que escucha, educada, que guarda las formas. Pura fachada. Disfrutan tanto como los trogloditas peperos destrozando el Estado del bienestar.
      Saludos.

      Me gusta

  2. Suscribo tus palabras una por una. Yo, además, soy profesora desde hace años en la escuela pública. Sufro no solamente los recortes personales (que la mayoría de profesores soportamos estoicamente, con esa extraña vocación y ese absurdo argumento de “hay otros peor”) sino, lo que es más grave, la degradación de las escuelas (aumento de ratios, recortes de presupuestos, recorte de autonomía, la no substitución del profesorado antes de diez días…). Podría hacer una lista patética de todo lo que el gobierno de CIU nos ha ido haciendo y lo peor de todo, es que ha sido con el dinero de nuestros impuestos…. ese que está bien guardado en cuentas andorranas y suizas.
    De lo que estoy en contra (y cansada) es de estos políticos de derechas que buscan excusas para mantener su chiringuito. A ver si despertamos de una vez.

    Otra cosa es la necesidad de una reforma profunda del modelo educativo. Pero eso no puede hacerse cada 4 años en función del color político. Es necesario un consenso de todos los estamentos que intervienen en la educación, incluídos los profesores, que nos encontramos cada 4 años con un currículum diferente que tenemos que enseñar a cucharadas. Yo alucino con el sistema, y estoy dentro de él. Pero entiendo perfectamente el hastío de los alumnos, porque cada uno de nosotros llega con una olla a clase… Me sorprendió el primer día que me tocó hacer “una guardia” porque un compañero no había venido. Entré en una clase de 1º de ESO y los vi tan pequeños….!! (llevo años en ciclos formativos). Cuando me puse a darles clase (soy de las pocas que dan clases en las guardias, y más si es de lo mío), me di cuenta del absurdo: fracciones generatrices. ¿quién necesita saber hacer fracciones generatrices?¿tú sabes?. ¡Yo ni me acordaba de algunos casos! (soy una matemática atípica, lo sé) y luego venía la de lengua con sus paranoias… En fin… no les estamos enseñando a vivir.. eso lo tendrán que aprender de otra manera (como nosotros). En 40 años no hemos avanzado apenas.

    Me gusta

    1. No tengo nada que añadir, Fátima. La educación debería ser una cuestión de Estado y no un arma arrojadiza. Todo el sistema chirría, y los que estáis ahí dentro, batallando cada día, sois quienes más lo sufrís y más impotentes os debéis sentir por la falta de recursos (económicos y humanos) para cambiar las cosas.
      Las fracciones generatrices…, otro de esos conocimientos “indispensables”. Para las de decimales periódicos sigo necesitando mirar el libro. Es tan absurdo… Es como dices: el sistema educativo escolar sigue siendo básicamente el mismo que hace 30-40 años. La culpa es de los gobiernos, pero también de muchos padres que continúan relacionando calidad de enseñanza con que machaquen a sus hijos a deberes y a “conocimientos” tan útiles como las fracciones generatrices.
      Muchas gracias por tu interesantísima aportación. ¡Un abrazo!

      Me gusta

  3. Siempre he pensado que la sociedad que quieren los políticos viene determinada por la educación que brindan a sus jóvenes. Me refiero a la educación pública, claro. No creo equivocarme. Y la sociedad que parece que quieren los de izquierdas no es válida para los políticos de derechas y viceversa, y entre unos y otros vuelven locos a nuestras generaciones estudiantiles y, me parece, la degeneración está siendo muy grande. Si quisieran de verdad poner las bases para un futuro próspero, lo hubieran hecho hace tiempo, pero les interesaba crear votantes y obreros, básicamente, y no personas bien desarrolladas intelectualmente y capaces de pensar, decidir y actuar. No sé qué pasará en este país este año de elecciones, pero espero que toda su manipulación repugnante no les haya servido de nada y los mismos a quienes este gobierno ha estado puteando a base de bien terminen por devolverles la patada, una bien dada en toda la boca. Y, por supuesto, también espero que paguen con la cárcel muchos de estos patriotas que tanto aman su país. En Cataluña, además, con tanto cántico independentista, que parece que hará florecer los campos resecos, transformar la caca en oro y muchas cosas bonitas, se ha camuflado mucha destrucción de los intereses sociales. CiU es de derechas y punto. Les interesa la pasta, pero para metérsela en el bolsillo haciendo sus negocietes. Con la excusa de que el gobierno ahoga, se lo están cargando todo. No, si es por culpa de ellos, dicen. Y se ponen a llorar o se encogen de hombros. Ya lo dices bien. En fin, lo de siempre. Un asco, vamos…

    Me gusta

    1. Lo has dicho todo, y exactamente como lo habría dicho yo. La educación ha sido siempre un arma arrojadiza, hasta el punto que la han acabado arrojando a la papelera. Este año tiene que ser decisivo para muchas cosas, espero que lo sea para bien. No quiero contemplar que España continúe siendo un país de borregos. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s