Bajo las ramas del roble

El paraje donde se ubica el roure del Giol es muy especial. A los pies de este árbol magnífico suelo encontrar la inspiración y la calma que me permite ver las cosas con perspectiva. Pero, sobre todo, es un lugar precioso, donde lo mejor que uno puede hacer es observar y sentir.

BLOG SALTO AL REVERSO

Sentado bajo las ramas del roble, veo comer al cernícalo.Arranca un pedacito de carne, levanta la cabeza, mira en torno y repite la operación.

Escucho el aleteo de los cuervos y sus graznidos, indolentes, burlones, alarmantes. 

Las aves cantarinas animan el ambiente con sus silbidos multicolores.

Un búho, o quizás un cárabo, ulula en el bosque, y el pico de un picapinos percute contra un tronco.

De vez en cuando, se oyen mugidos y cencerros, y las ocas de la granja cercana graznan escandalosas.

A lo lejos, saluda el cuco.

Un zumbido proclama la resistencia de las moscas ante el invierno cercano.

Una urraca anuncia su presencia, y el arrendajo responde ruidoso, mientras despliega su colorido vuelo.

La brisa sopla, y oigo el roce de las hojas caídas del roble. Ya no quedan muchas en el árbol.

Una bellota se rinde a la gravedad y golpea contra el suelo. Otra. Unos…

Ver la entrada original 59 palabras más

El silencio de la primavera

Uno de los mejores ejercicios que se puede hacer en un primaveral día como ha sido este domingo en Barcelona es salir al campo, callar y escuchar. Con un niño de cinco años lo de callar es bastante difícil, pero verle disfrutar del aire libre, de las hormigas, las mariposas, las hojas de roble que todavía alfombran el sotobosque, las margaritas, los abejorros que vuelan de flor en flor recolectando su néctar, las arañas, las nubes con sus infinitas formas… disfrutar en definitiva del descubrimiento que todavía significa para él cualquier detalle que para la mayoría de adultos pasa desapercibido es tan valioso como el más maravilloso de los silencios. Seguir leyendo «El silencio de la primavera»

El roure mil·lenari del Giol

Ombra roure Giol
Ombra del roure mil·lenari del Giol.   Foto: Benjamín Recacha

(Versión en castellano justo después de la catalana)

Sovint les sortides no programades són les que ens reserven les millors sorpreses. Això és el que ens ha succeït aquest diumenge. Volíem passar el dia en algun poblet amb restaurant per dinar-hi, però sense tenir clar on, i hem acabat descobrint un roure mil·lenari i un excel·lent lloc per menjar. Seguir leyendo «El roure mil·lenari del Giol»