El silencio de la primavera

Uno de los mejores ejercicios que se puede hacer en un primaveral día como ha sido este domingo en Barcelona es salir al campo, callar y escuchar. Con un niño de cinco años lo de callar es bastante difícil, pero verle disfrutar del aire libre, de las hormigas, las mariposas, las hojas de roble que todavía alfombran el sotobosque, las margaritas, los abejorros que vuelan de flor en flor recolectando su néctar, las arañas, las nubes con sus infinitas formas… disfrutar en definitiva del descubrimiento que todavía significa para él cualquier detalle que para la mayoría de adultos pasa desapercibido es tan valioso como el más maravilloso de los silencios. Seguir leyendo “El silencio de la primavera”

Amapolas

Los bordes de los campos de cultivo a las afueras de Caldes de Montbui, el precioso pueblo donde vivo, durante estos días están salpicados por montones de preciosas amapolas. Una ilustre bloguera, de nombre Ikram e identidad crustácea, me animó a fotografiarlas… Y aquí están. Por cierto, no dejéis de visitar su blog, La inmortalidad del cangrejo. Quedaréis atrapados por sus ingeniosos artículos, rebosantes de sentido del humor.