Ciutadà del món

Valle de Pineta
La Vall de Pineta, a Osca; una de les meves pàtries.   Foto: Benjamín Recacha

(La versión en castellano, al final del texto en catalán)

Sóc català. Nascut a Badalona, fa cinc anys que visc a Caldes de Montbui, una vila preciosa ubicada a uns trenta quilòmetres de Barcelona. Em sento, doncs, badaloní, orgullós de ser-ho (malgrat que acabés fugint de la ciutat; no Badalona, sinó de la ciutat com a concepte), i calderí. Tinc les arrels a Andalusia i Extremadura, els llocs on van néixer els meus pares i els meus avis.

En realitat, però, tot això no té cap importància. No és cap mèrit néixer en un lloc determinat. Sóc català, és una evidència. M’agrada Catalunya. És un territori preciós, amb una riquesa humana i natural formidables. La qüestió és que em sento de molts altres territoris, on no he nascut, ni hi tinc família, ni hi he viscut mai, però que tinc la sort d’haver visitat per vacances i d’haver-me sentit com a casa, sempre.

Penso, ho sento així, de cor, que les persones som del lloc on ens sentim a gust, la qual cosa té el gran avantatge de poder ser de molts llocs alhora. Sí, podem tenir moltes pàtries, sense que el sentiment de pertinença signifiqui haver de triar. La pàtria no hauria de ser un concepte excloent. Jo sóc català per naixement i criança, però la meva pàtria és el món, o, almenys, m’agradaria que fos així. Jo em sento súbdit de les muntanyes del Pirineu Aragonès, veí de la Vall de Pineta, ciutadà de Babia (la meravellosa comarca lleonesa), habitant d’Astúries, de Galícia, de l’espectacular Cabo de Gata, de la monumental Granada, caminant de Sòria… I podria seguir, perquè sempre m’he sentit acollit i estimat arreu. També a l’estranger. No he viatjat gaire. Escòcia, Finlàndia i Jordània són les destinacions més exòtiques on he posat els peus, i a les tres tornaria encantat.

Ara mateix no recordo haver-me sentit mai fora de lloc (tot i que un comença a tenir una edat i les neurones una mica oxidades). El cas és que tampoc he sentit mai la necessitat d’identificar-me amb uns símbols patriòtics ni de fer-ne exhibició; per tant, tampoc sento la necessitat de reafirmar-me i que em reconeguin com a pertanyent a una comunitat nacional determinada. Parlant clar: m’és igual què posi al meu DNI, és una mera qüestió administrativa i burocràtica. Ara diu que tinc nacionalitat espanyola, però si hi posés “catalana” no em suposaria cap trauma ni cap alegria.

Dit això, és evident que hi ha molta gent al món (la majoria, em temo) que necessita d’aquesta reafirmació patriòtica. Necessiten sentir que formen part d’una cosa especial (nació) reconeguda per la resta de coses especials (les altres nacions). Ho respecto. La riquesa de l’ésser humà rau en la seva diversitat, en que cada individu és únic i, per tant, té un pensament únic.

Ara m’adono que he introduït un concepte, el de pensament únic, que pot tenir dos significats oposats, depenent de si s’aplica a una sola persona o a un grup. El que implica la seva aplicació a una comunitat no m’agrada. No m’agrada que la gent renunciï al raonament crític, a qüestionar allò que ens diuen que ha de ser així, que és precisament el recurs que utilitzen els nacionalismes. Quan una comunitat es manifesta de forma homogènia, sota uns símbols que uniformen i que dilueixen la crítica, tinc la impressió que hi falta contingut, que hi manca solidesa. I això ho aplico als nacionalistes catalans, però també als espanyols.

El procés sobiranista català amenaça amb fer esclatar (figuradament, sisplau) molts caps. El meu, segur. Aquest diumenge tenim la cita amb el (no)referèndum d’independència enmig d’un clima d’allò més estrany. Ningú no sap què passarà, ni l’1 d’octubre ni els dies posteriors. D’entrada, no és gaire tranquil·litzador que el govern espanyol ens hagi enviat 10.000 agents de policia i de la guàrdia civil per “garantir la seguretat” i impedir l’obertura dels col·legis electorals.

No és gens tranquil·litzador veure les imatges de les patrulles policials sent acomiadades per la multitud a les seves ciutats d’origen entre banderes espanyoles i crits de «¡A por ellos!». “Ells” som nosaltres, els catalans.

Aquestes imatges em provoquen fàstic i ràbia. Em traslladen a temps infames en què la dissidència es castigava amb la mort. Em traslladen a aquella escena final terrible de ‘La lengua de las mariposas’, l’obra mestra de José Luis Cuerda. Com vaig plorar d’impotència davant la pantalla quan el poble covard i ignorant acomiadava entre insults, conduït pels botxins feixistes, aquell meravellós professor interpretat pel gran Fernando Fernán Gómez.

L’Espanya covard i ignorant perviu. Afortunadament, però, i malgrat la contundència de les imatges, aquests troglodites nostàlgics del franquisme són minoria. I mira que els mitjans de comunicació propaganda mesetaris fan el possible per encendre els ànims. Davant del desafiament secessionista, sobredosi de nacionalisme ranci espanyol.

Jo no són independentista. El procés em sembla una estafa dirigida per mals governants que, com tots els mals governants (els de Madrid són encara pitjors), no tenen cap pudor a l’hora de mentir i manipular a la població. A Catalunya fa cinc anys que menteixen amb el caramel enverinat del procés independentista, i els funciona perquè davant tenen una colla de delinqüents que mai de la vida donaran el braç a tòrcer. Ja ho vaig escriure fa uns dies: la dreta espanyola mai acceptarà fer taules, ni tan sols guanyar, si pot esclafar el rival.

I malgrat no ser independentista, la reacció del govern central m’empeny a participar en la jornada reivindicativa de diumenge. Aniré a votar, conscient que el processisme ja preveia aquesta reacció i, per tant, tenia perfectament contemplat que la repressió reforçaria la seva posició. El que, sense la intervenció humiliant de l’estat, hauria estat una nova festa de l’independentisme, ara serà una gran mobilització en defensa de la democràcia i la llibertat d’expressió. L’1 d’octubre la votació serà un èxit, perquè als del sí s’afegiran molts del no que en altres circumstàncies no hi haurien votat, i altres, com jo, que votarem en blanc o nul. El PP ha estat i segueix sent la millor fàbrica d’independentistes, i continuarà fins que l’independentisme sigui l’opció clarament majoritària a Catalunya.

Em sento incòmode en aquesta situació. No m’agrada aquest referèndum perquè és impossible que el Govern apliqui el seu resultat. La declaració unilateral d’independència, que un dia uns diuen que l’aplicaran i al següent els mateixos diuen que no la contemplen, és un carreró sense sortida. I no podem oblidar que davant hi ha el govern del PP. Jo no posaria la mà al foc que descarti la intervenció militar si la cosa se surt de mare.

Obro parèntesi: estic convençut que si a Espanya continués dominant el bipartidisme, la repressió del govern hauria estat molt més contundent. Crec que, amb els seus errors i les seves contradiccions, l’espai significatiu que ocupa Units Podem a les institucions de l’estat està sent clau per contenir les pulsions repressores i per fer visible que a Espanya hi ha molta gent compromesa amb el diàleg, la llibertat d’expressió i la democràcia. Tan de bo el procés català acabi desbordant per aquesta banda i, com diuen alguns, signifiqui l’inici del trencament definitiu amb el règim postfranquista. Ho veurem aviat. Tanco parèntesi.

Una declaració unilateral d’independència només se suportaria amb setmanes, mesos de lluita al carrer, de desobediència efectiva i de mobilització massiva. Només tindria èxit si aconseguís que la societat civil donés un suport massiu a la mesura, i amb suport no em refereixo a sorolloses cassolades cada vespre ni ocupacions de rectorats beneïdes pels mateixos governants que han retallat amb fruïció psicòpata la inversió en educació pública alhora que pujaven les taxes universitàries fins a nivells indecents.

Parlo de manifestacions continuades, d’una vaga general indefinida, de paralitzar el país. Seria curiós veure la burgesia (la CiU de tota la vida) i la centredemocràcia catalana (ERC) fent vaga indefinida. Imagineu la sempre ordenada i obedient classe mitja catalana organitzant piquets? Sens dubte, això seria el triomf absolut del procés. Bé, no del procés, sinó de l’independentisme. Seria la constatació surrealista del desbordament d’aquest procés sobiranista sempre obedient a les consignes del Govern i les seves entitats satèl·lit.

Però això no passarà. Primer, perquè és impossible fer la independència unilateral amb la meitat de la societat en contra i, segon, perquè els processistes no volen que la cosa surti de mare.

Sigui com sigui, diumenge aniré a votar perquè sóc demòcrata i considero una responsabilitat personal la defensa de la llibertat d’expressió. Votaré com a resposta a la repressió i a les mentides miserables de l’ultranacionalisme espanyol, que, liderat pel PP, no dubta a atiar la catalanofòbia amb campanyes de propaganda indignes, com ja va fer anys enrere fomentant el boicot als productes catalans.

Votaré malgrat que em senti molt incòmode envoltat d’estelades i sigui plenament conscient que els processistes faran servir el meu vot per legitimar la seva estratègia tramposa i excloent. També el procés té els seus troglodites hispanòfobs i supremacistes. Són minoria, però ben organitzats, sobretot a les xarxes socials, on han esdevingut veritables professionals a assenyalar tot aquell amb certa rellevància pública que s’atreveixi a qüestionar el procés i els seus líders. Jordi Évole, Juan Marsé, Joan Manuel Serrat, Maruja Torres, Isabel Coixet, Eduardo Mendoza són alguns dels que han tastat les ires dels “bons catalans”.

Évole ha esdevingut poc menys que l’enemic públic número u. La gota que ha vessat el got és l’entrevista que li va fer la setmana passada al president Carles Puigdemont, el nou heroi del poble (ja veurem si màrtir). No em va semblar una bona entrevista. Molt previsible, no va aportar pràcticament res de nou. Però els hooligans nacionalistes no critiquen la qualitat del treball periodístic, sinó que “ataqués” l’entrevistat. La veritat és que Puigdemont no va fer res més que deixar-se en evidència ell mateix, deixar en evidència les incongruències del procés i de l’actuació dels seus líders. Res de nou. L’entrevista no va fer cap independentista nou ni que cap independentista baixi del carro. Però ni molt menys em va semblar un atac despietat al president, com denuncien els seus fans.

La sensació estranya es manté. Espero, però, tan de bo sigui així, que diumenge visquem una jornada històrica, festiva i sense incidents. Que l’independentisme celebri una vegada més la seva victòria donant exemple, com sempre ha fet, de civisme, i que les forces policials es limitin a garantir l’ordre. I que a partir de dilluns els polítics es posin a treballar de debò a buscar una solució política al conflicte entre Catalunya i Espanya. Sense línies vermelles i sense condicions prèvies.

Això és el que desitjo, però molt em temo que la cosa no serà tan senzilla. Hi ha massa tensió acumulada i en qualsevol moment pot saltar l’espurna. Si hi ha foc, sisplau, no ens cremem.


Ciudadano del mundo

Soy catalán. Nacido en Badalona, ​​hace cinco años que vivo en Caldes de Montbui, un pueblo precioso ubicado a unos treinta kilómetros de Barcelona. Me siento, pues, badalonés, orgulloso de serlo (aunque acabara huyendo de la ciudad; no Badalona, ​​sino de la ciudad como concepto), y calderí. Tengo las raíces en Andalucía y Extremadura, los lugares donde nacieron mis padres y mis abuelos.

En realidad, sin embargo, todo esto no tiene ninguna importancia. No es ningún mérito nacer en un lugar determinado. Soy catalán, es una evidencia. Me gusta Cataluña. Es un territorio precioso, con una riqueza humana y natural formidables. La cuestión es que me siento de muchos otros territorios, donde no he nacido, ni tengo familia, ni he vivido, pero que tengo la suerte de haber visitado por vacaciones y de haberme sentido como en casa, siempre.

Pienso, lo siento así, de corazón, que las personas somos del lugar donde nos sentimos a gusto, lo que tiene la gran ventaja de poder ser de muchos lugares a la vez. Sí, podemos tener muchas patrias, sin que el sentimiento de pertenencia signifique tener que elegir. La patria no debería ser un concepto excluyente. Yo soy catalán por nacimiento y crianza, pero mi patria es el mundo, o, al menos, me gustaría que fuera así. Yo me siento súbdito de las montañas del Pirineo Aragonés, vecino del Valle de Pineta, ciudadano de Babia (la maravillosa comarca leonesa), habitante de Asturias, de Galicia, del espectacular Cabo de Gata, de la monumental Granada, caminante de Soria… y podría seguir, porque siempre me he sentido acogido y querido en todas partes. También en el extranjero. No he viajado mucho. Escocia, Finlandia y Jordania son los destinos más exóticos donde he puesto los pies, y a los tres volvería encantado.

Ahora mismo no recuerdo haberme sentido nunca fuera de lugar (aunque uno empieza a tener una edad y las neuronas un poco oxidadas). El caso es que tampoco he sentido la necesidad de identificarme con unos símbolos patrióticos ni de hacer exhibición de ellos; por lo tanto, tampoco siento la necesidad de reafirmarme y que me reconozcan como perteneciente a una comunidad nacional determinada. Hablando claro: me da igual qué ponga en mi DNI, es una mera cuestión administrativa y burocrática. Ahora dice que tengo nacionalidad española, pero si pusiera “catalana” no me supondría ningún trauma ni ninguna alegría.

Dicho esto, es evidente que hay mucha gente en el mundo (la mayoría, me temo) que necesita de esta reafirmación patriótica. Necesitan sentir que forman parte de algo especial (nación) reconocida por el resto de cosas especiales (las otras naciones). Lo respeto. La riqueza del ser humano radica en su diversidad, en que cada individuo es único y, por tanto, tiene un pensamiento único.

Ahora me doy cuenta de que he introducido un concepto, el de pensamiento único, que puede tener dos significados opuestos, dependiendo de si se aplica a una sola persona o a un grupo. Lo que implica su aplicación a una comunidad no me gusta. No me gusta que la gente renuncie al razonamiento crítico, a cuestionar lo que nos dicen que debe ser así, que es precisamente el recurso que utilizan los nacionalismos. Cuando una comunidad se manifiesta de forma homogénea, bajo unos símbolos que uniforman y que diluyen la crítica, tengo la impresión de que falta contenido, que falta solidez. Y esto lo aplico a los nacionalistas catalanes, pero también a los españoles.

El proceso soberanista catalán amenaza con hacer estallar (figuradamente, por favor) muchas cabezas. La mía, seguro. Este domingo tenemos la cita con el (no) referéndum de independencia en medio de un clima de lo más extraño. Nadie sabe qué pasará, ni el 1 de octubre ni los días posteriores. De entrada, no es muy tranquilizador que el Gobierno nos haya enviado 10.000 agentes de policía y de la guardia civil para “garantizar la seguridad” e impedir la apertura de los colegios electorales.

No es nada tranquilizador ver las imágenes de las patrullas policiales siendo despedidas por la multitud en sus ciudades de origen entre banderas españolas y gritos de «¡A por ellos!». “Ellos” somos nosotros, los catalanes.

Esas imágenes me provocan asco y rabia. Me trasladan a tiempos infames en que la disidencia se castigaba con la muerte. Me trasladan a aquella escena final terrible de ‘La lengua de las mariposas’, la obra maestra de José Luis Cuerda. Cómo lloré de impotencia ante la pantalla cuando el pueblo cobarde e ignorante despedía entre insultos, conducido por los verdugos fascistas, a aquel maravilloso profesor interpretado por el gran Fernando Fernán Gómez.

La España cobarde e ignorante pervive. Afortunadamente, sin embargo, y a pesar de la contundencia de las imágenes, esos trogloditas nostálgicos del franquismo son minoría. Y mira que los medios de comunicación propaganda mesetarios hacen lo posible para encender los ánimos. Ante el desafío secesionista, sobredosis de nacionalismo rancio español.

Yo no son independentista. El proceso me parece una estafa dirigida por malos gobernantes que, como todos los malos gobernantes (los de Madrid son aún peores), no tienen ningún pudor a la hora de mentir y manipular a la población. En Cataluña hace cinco años que mienten con el caramelo envenenado del proceso independentista, y les funciona porque delante tienen un grupo de delincuentes que jamás darán el brazo a torcer. Ya lo escribí hace unos días: la derecha española nunca aceptará hacer tablas, ni siquiera ganar, si puede aplastar al rival.

Y a pesar de no ser independentista, la reacción del gobierno central me empuja a participar en la jornada reivindicativa del domingo. Iré a votar, consciente de que el procesismo ya preveía esta reacción y, por tanto, tenía perfectamente contemplado que la represión reforzaría su posición. Lo que, sin la intervención humillante del estado, habría sido una nueva fiesta del independentismo, ahora será una gran movilización en defensa de la democracia y la libertad de expresión. El 1 de octubre la votación será un éxito, porque a los del sí se añadirán muchos del no que en otras circunstancias no habrían votado, y otros, como yo, que vamos a votar en blanco o nulo. El PP ha sido y sigue siendo la mayor fábrica de independentistas, y continuará hasta que el independentismo sea la opción claramente mayoritaria en Cataluña.

Me siento incómodo en esta situación. No me gusta este referéndum porque es imposible que el Govern aplique su resultado. La declaración unilateral de independencia, que un día unos dicen que la aplicarán y al siguiente los mismos dicen que no la contemplan, es un callejón sin salida. Y no podemos olvidar que delante está el gobierno del PP. Yo no pondría la mano en el fuego por que descarte la intervención militar si la cosa se desmadra.

Abro paréntesis: estoy convencido de que si en España continuara dominando el bipartidismo, la represión del gobierno habría sido mucho más contundente. Creo que, con sus errores y sus contradicciones, el espacio significativo que ocupa Unidos Podemos en las instituciones del estado está siendo clave para contener las pulsiones represoras y para hacer visible que en España hay mucha gente comprometida con el diálogo, la libertad de expresión y la democracia. Ojalá el proceso catalán acabe desbordando por este lado y, como dicen algunos, signifique el inicio de la rotura definitiva con el régimen posfranquista. Lo veremos pronto. Cierro paréntesis.

Una declaración unilateral de independencia sólo se soportaría con semanas, meses de lucha en la calle, de desobediencia efectiva y de movilización masiva. Sólo tendría éxito si consiguiera que la sociedad civil diera un apoyo masivo a la medida, y con apoyo no me refiero a ruidosas caceroladas cada noche ni ocupaciones de rectorados bendecidas por los mismos gobernantes que han recortado con fruición psicópata la inversión en educación pública a la vez que subían las tasas universitarias hasta niveles indecentes.

Hablo de manifestaciones continuadas, de una huelga general indefinida, de paralizar el país. Sería curioso ver a la burguesía (la CiU de toda la vida) y la centrodemocracia catalana (ERC) haciendo huelga indefinida. ¿Imagináis a la siempre ordenada y obediente clase media catalana organizando piquetes? Sin duda, eso sería el triunfo absoluto del procés. Bueno, no del procés, sino del independentismo. Sería la constatación surrealista del desbordamiento de este proceso soberanista siempre obediente a las consignas del Govern y sus entidades satélite.

Pero eso no sucederá. Primero, porque es imposible hacer la independencia unilateral con la mitad de la sociedad en contra y, segundo, porque los procesistas no quieren que la cosa salga de madre.

Sea como sea, el domingo iré a votar porque soy demócrata y considero una responsabilidad personal la defensa de la libertad de expresión. Votaré como respuesta a la represión y a las mentiras miserables del ultranacionalismo español, que, liderado por el PP, no duda en atizar la catalanofobia con campañas de propaganda indignas, como ya hizo años atrás fomentando el boicot a los productos catalanes.

Votaré a pesar de que me sienta muy incómodo rodeado de esteladas y sea plenamente consciente de que los procesistas utilizarán mi voto para legitimar su estrategia tramposa y excluyente. También el procés tiene sus trogloditas hispanofóbicos y supremacistas. Son minoría, pero bien organizados, sobre todo en las redes sociales, donde se han convertido en verdaderos profesionales en señalar a todo aquel con cierta relevancia pública que se atreva a cuestionar al procés y a sus líderes. Jordi Évole, Juan Marsé, Joan Manuel Serrat, Maruja Torres, Isabel Coixet, Eduardo Mendoza son algunos de los que han probado las iras de los “buenos catalanes”.

Évole se ha convertido en poco menos que el enemigo público número uno. La gota que ha colmado el vaso es la entrevista que le hizo la semana pasada al president Carles Puigdemont, el nuevo héroe del pueblo (ya veremos si mártir). No me pareció una buena entrevista. Muy previsible, no aportó prácticamente nada nuevo. Pero los hooligans nacionalistas no critican la calidad del trabajo periodístico, sino que “atacara” al entrevistado. La verdad es que Puigdemont no hizo nada más que dejarse en evidencia él mismo, dejar en evidencia las incongruencias del procés y de la actuación de sus líderes. Nada nuevo. La entrevista no hizo ningún independentista nuevo ni que ningún independentista se baje del carro. Pero ni mucho menos me pareció un ataque despiadado al president, como denuncian sus fans.

La sensación extraña se mantiene. Espero, sin embargo, ojalá sea así, que el domingo vivamos una jornada histórica, festiva y sin incidentes. Que el independentismo celebre una vez más su victoria dando ejemplo, como siempre ha hecho, de civismo, y que las fuerzas policiales se limiten a garantizar el orden. Y que a partir del lunes los políticos se pongan a trabajar en serio en buscar una solución política al conflicto entre Cataluña y España. Sin líneas rojas y sin condiciones previas.

Esto es lo que deseo, pero mucho me temo que la cosa no será tan sencilla. Hay demasiada tensión acumulada y en cualquier momento puede saltar la chispa. Si hay fuego, por favor, no nos quememos.

Anuncios

5 thoughts on “Ciutadà del món

  1. Preparada con el teclado para, a partir de ya, comenzar a cimentar lo que será la segunda parte de “La verdad sobre el caso Savolta”, aunque esperaría si supiera que Eduardo Mendoza se pone a ello.

    La cosa ha comenzado igual, con los mismos intereses y agentes económicos, sociales y políticos empeñados en que se repita la historia que siempre les ha ido tan bien a las élites económicas, sociales y políticas.

    Mucho me temo, y espero equivocarme, que “alguien” hará “algo” para que “alguien” justifique lo que hará después, aunque lo tiene planeado de antemano. Ni a la burguesía catalana ni la burguesía española le duelen prendas para sacrificar a los de siempre, al pueblo.

    Ambos nacionalismos, catalán y español, se están comportando como los cabrones de la fábula de Esopo (http://www.primeraescuela.com/themesp/fabulas/dos-cabras-obstinadas.htm) y espero que acaben de la misma manera: cayendo y siendo arrastradas por las fangosas aguas de su soberbia e insensatez.

    Salud

    Me gusta

    1. La historia se repite, y como dices, el pueblo, la parte del pueblo combativa que se ilusiona con cierta facilidad, será la que acabe pagando los platos rotos. Me enternece esa izquierda radical, socialistas (los de verdad) y anarquistas, que pretenden aprovechar el procés para hacer la revolución, que llaman a la huelga general y a defender la democracia y la libertad de expresión en la calle, mediante una movilización continua y festiva. Admiro su optimismo, pero me parece tan ingenuo pensar que tendrán el apoyo de la mayoría de la sociedad… Parece mentira que no sepan de qué pie calzan el PP y la burguesía catalana. Y parece mentira que todavía no se hayan dado cuenta de que este movimiento (admirable, lo creo de verdad) no cuenta con el apoyo de la clase obrera (desclasada) de las ciudades metropolitanas. El procés les suena a chino y en la vida moverán un dedo por defender el derecho de autodeterminación en las calles.
      Yo de ti empezaría a escribir. Algo bueno saldrá, seguro.
      Un abrazo, Verónica.

      Le gusta a 1 persona

  2. Pienso igual que tú en líneas generales, pero creo que no ha habido tanta represión, simplemente a gente que se salta las leyes y no obedece lo dictado por los jueces se les multa y detiene. Son las reglas, y ellos lo sabían. Eso no es represión, No estoy a favor de como el gobierno de Rajoy ha llevado este asunto, pero llegado a este momento tampoco puedo estar a favor de los que desoyen las leyes, ni siquiera darles el chance de ir a votar como muestra de descontento con lo realizado por el estado central. Hay mucha postverdad en los discursos de los independentistas. Ayer mismo decían que querían un país libre, para tener una educación mejor y gratuita, una sanidad mejor y gratuita, etc… obviando que todo eso está transferido… No sé, el asunto está feo. Y todo por culpa de dos facciones que les convenía este enfrentamiento y juego, y se les ha ido de las manos, llevando el asunto al enfrentamiento y ruptura social en Cataluña y fuera de ella.
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. De acuerdo, Alberto. Y el Govern lo sabía, y sabía que ese cumplimiento estricto de la ley iba a favor de sus intereses. Lo que llama la atención del cumplimiento riguroso de las reglas por parte de la justicia y el gobierno español en este caso es que sea tan riguroso cuando en delitos muchísimo más graves y trascendentes para la ciudadanía se hacen tanto los remolones. El contraste es escandaloso y, en cualquier caso, un problema político como el planteado en Catalunya debe solucionarse con negociaciones políticas. Pero es lo que tú dices, el enfrentamiento les va bien.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s