No entiendo nada (un desconcertado análisis postelectoral)

Viñeta Forges

Estoy cabreado y desconcertado. No entiendo nada. No encuentro una explicación racional a que más de un millón de votantes que en diciembre apoyaron a Podemos, las confluencias o a Izquierda Unida ayer decidieran quedarse en casa o en la playa. Admito mi absoluta incompetencia como analista político. Supongo que no se puede opinar con una mínima voluntad de acertar si se hace desde la militancia ideológica.

Ahora está claro que la sensación de que la unión de las fuerzas progresistas no sólo sumaría sino que multiplicaría respondía a un deseo, pero no a la realidad. Los resultados electorales no dejan lugar a dudas.

En cualquier caso, no me lo explico. No me entra en la cabeza que nadie mínimamente concienciado con la necesidad de construir una sociedad más justa ayer decidiera no votar. ¿La campaña de Unidos Podemos, con tantos corazones y sonrisas, ha desanimado al sector más guerrero de la izquierda? Seguramente, pero ¿tanto como para castigarnos con cuatro años más de Rajoy?

No lo entiendo (¿ya lo había dicho?).

Algo debe haber también de voto del miedo, el Brexit no ha ayudado, la insistencia cansina con Venezuela, el comunismo, el separatismo, etc., que creía más que amortizada, pues resulta que ha acabado calando, e, increíblemente, la campaña llorona de Sánchez y el PsoE también parece haber funcionado.

Quien pudo ser presidente y no quiso aparecía anoche radiante ante una militancia entusiasmada por haber logrado los peores resultados de la historia de su partido. Estaban felices porque su candidato había sobrevivido y, sobre todo, porque Unidos Podemos no les había ganado. Parece mentira, me cuesta muchísimo asimilar tanta simpleza, pero en su discurso, Sánchez, una vez más, culpaba a Pablo Iglesias de la victoria de Rajoy y volvía a recriminarle que no le hubiera regalado cinco millones de votos para que gobernara junto a Ciudadanos.

La simpleza. Los mensajes sencillos, vacíos, carentes de autocrítica, fáciles de interiorizar. Creía que era una campaña absurda, ridícula. Pues no. Está claro que el suelo electoral “socialista” es sólido, que sus votantes están dispuestos a tragar con lo que sea. Bien por ellos. No saben si con su voto gobernará su partido o el PP, pero lo importante es que Sánchez seguirá ahí.

No lo saben los votantes ni los dirigentes. Esta mañana escuchaba a dos de ellos decir exactamente lo contrario: uno apostando por “el cambio” (junto a Rivera, obviamente) y otro dando por supuesto que dejarán gobernar a Rajoy. “Viva er Beti manque pierda”.

Lo de la organización criminal que sale reforzada a costa de su muleta naranja y de ese electorado egoísta que vota pensando únicamente en conservar su pedazo de miseria era muy previsible. Los 137 escaños y ocho millones de votos no me sorprenden. Cuarenta años de franquismo y otros cuarenta de pseudodemocracia no se borran de un plumazo. La corrupción está en los cimientos del sistema. Esa España negra, putrefacta, no la penaliza. Da igual quién sea el candidato, da igual cuánto haya robado, cuánto haya destrozado el Estado del bienestar. Ellos siempre votarán individualismo, insolidaridad, “seguridad”.

Es un asco. Me pregunto si esa España existirá siempre y, la verdad, ahora mismo me cuesta mucho pensar en que hay que seguir remando. Se me hace muy cuesta arriba continuar peleando por tanta gente que no hace más que demostrar que le importa una mierda qué le pase a los demás.

Soy catalán y en este momento, visto lo visto, la tentación de dejarme llevar por la ola independentista es grande. No creo en la independencia como regeneradora de nada. Me parece un proyecto oportunista, al que se han sumado y patrocinado quienes han visto ahí el cielo abierto para tapar todas sus miserias. Pero uno acaba pensando que quizás sea más fácil regenerar sólo Catalunya que España entera.

Estoy muy desconcertado. Tanto como lo deberían estar los dirigentes de Unidos Podemos. Sigo creyendo que la confluencia era necesaria, que tiene recorrido, pero posiblemente haya que ser más pacientes. Es el momento de reflexionar, de tomar aire y de rediseñar la estrategia de actuación. Basta de corazones y sonrisas. Hay que volver a la lucha, a llenar las calles de indignación y de reivindicación. La política no se hace desde Twitter; los derechos sociales no se defienden en las redes sociales.

Creo que Unidos Podemos debe quedarse al margen de las negociaciones para formar gobierno. El PsoE está claro que no quiere gobernar con ellos. No lo quiso en diciembre, y ahora, con peores resultados, aún va a querer menos. Si se llega a plantear el acuerdo con Ciudadanos, que jamás va a aceptar compartir gobierno con Podemos, Iglesias y compañía no deberían dedicarle ni un segundo a valorarlo.

No se puede aguar más el programa. El viaje a la socialdemocracia está claro que ha fracasado. Podemos sólo seguirá siendo atractivo en la medida en que defienda sin matices la justicia social, en que destierre de una vez el mensaje demagógico de los sillones. ¿Es posible un gobierno verdaderamente socialista? Obviamente, no. Así que a la oposición y no mareemos más la perdiz.

Ayer me levanté a más de 400 kilómetros de casa. Mi mayor preocupación durante toda la jornada fue llegar a tiempo para votar. Lo conseguí. Escuchaba por la radio que había retenciones en las autopistas, y pensé en cuántos se quedarían sin hacerlo por alargar una agradable jornada en la playa. Supongo que fueron unos cuantos. A algunos les resbalará quién gobierne, otros se quejarán. Y yo digo: gracias por contribuir a que nos sigan jodiendo la vida.

Hace unos días escribía sobre el acierto de Izquierda Unida por pactar con Podemos. Parece evidente que, vistos los resultados desde la perspectiva de la organización, no lo ha sido. Seguramente los votantes tradicionales que echaban pestes del acuerdo anoche sonrieran. Gracias a ellos también por su abstención “crítica”. Ya pueden seguir gruñendo a gusto.

Una última cosa. Sobre Pablo Iglesias. Resulta innegable su importancia como figura política. Sin él Podemos no sería lo que ha llegado a ser. A pesar de todo, 71 diputados no son una cantidad desdeñable. Pero se ha quemado. Creo que su capacidad de atracción de nuevos votantes es ya nula. Está amortizado como líder. La sobreexposición mediática lo ha machacado y su discurso (demasiado tibio en esta campaña) ya no seduce. El relevo no es urgente, teniendo en cuenta que lo sensato es quedarse en la oposición, pero de cara a futuras citas electorales, en mi opinión, Unidos Podemos debería buscar otro líder. A ser posible, mujer. Mónica Oltra o Ada Colau serían buenas candidatas.

Hasta aquí mi (seguro que desacertado) análisis. Estoy muy saturado de política. Mejor dicho, de politiqueo. Así que voy a desconectar del tema por un tiempo. No me apetece nada escuchar a unos y a otros echarse en cara la incapacidad para formar gobierno. No resulta complicado prever qué dirán.

Habrá que reponer fuerzas para seguir luchando.

Anuncios

11 thoughts on “No entiendo nada (un desconcertado análisis postelectoral)

  1. Acabo de escuchar a Susanita Díaz decir que la posibilidad de que el PE pactara con Unidos Podemos le ha restado votos… En fin, yo creo que también voy a olvidarme de la política por un tiempo. No suelo escribir nada en mi blog y muy poco en Facebook, pero la limpieza la voy a realizar a nivel interno. Suelo ver debates, estar informado, pero ya estoy cansado de tanta mandanga. Han sido unos meses largos y muchas esperanzas puestas en que las cosas iban a cambiar. Para esto…

    Estoy de acuerdo en que este Pablo Iglesias del 26J no ha sido para nada el del 20D. Mucha estrategia, mucho pensar en captar cuantos más votos mejor vinieran de donde vinieran, en mantenerse al margen de cualquier polémica, y al final hasta quienes le votaron el 20D han decidido pasar tres pueblos de él. Creo que, ya que todos le daban palos, debería de haber adoptado una postura más beligerante, despertar a la gente y seguir animando a la revolución desde abajo. Se han dejado llevar por las encuestas y han picado como pringaos.

    Pero, en fin, no sirve de nada quejarse. Esto es la democracia. Valen todos los votos, aunque la ley D’hondt fastidie a algunos más que a otros. Valen todos los votos, aunque seas un ignorante o un maltratador machista, aunque seas un obrero en paro que hace caso a Inda y repite lo que dice como un loro, aunque seas un pobre muerto de hambre con ínfulas de rico. No sé. Estoy un poco harto. Tanto que más les vale llegar a un acuerdo o algo, porque yo no pienso votar unas terceras elecciones. Aunque sé que esa no es la actitud, esta vez me pongo del lado del pasotismo. Voy a ver qué tal sienta verlas venir y comerse luego el marrón.

    Y Unidos Podemos también creo que debe dar un paso atrás y dedicarse a hacer oposición constructiva, a llegar a acuerdos con el PE, a desenmascarar definitivamente a unos y a otros y a demostrar que no pasa nada porque ellos estén en el Congreso, que España no se destruye, que no salen los tanques a la calle, que nadie se pone un chándal y da un golpe de estado. Eso es lo que tenían que haber hecho después de las elecciones del 20D. A ver si empiezan a pensar más en el futuro con calma y se les pasan las prisas por sacar mayoría absoluta. Que piensen que también se pueden hacer cosas desde el otro lado. A ver qué pasa. Un abrazo.

    Me gusta

    1. Oposición con el hacha bien afilada y nada de condescendencia ni manos tendidas. Hay que ir a saco, proponiendo todas las medidas sociales que sea posible, denunciando trapicheos, diciendo las cosas a la cara, que se escandalicen sus señorías, y que queden todos bien retratados. Pero que no alarguen más esta historia. Un año de campaña es demasiado y ya estamos muy cansados. Que empiece la política.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Te leo y entiendo tus razones sobre unos y otros, pero lo que no te paras a analizar es que los dirigentes de Podemos son la lacra de ese estupendo proyecto, si se allanaran a pos de gente menos marcada por oscuros pasados (y presentes) y no se enraizaran con separatistas, okupas, PAH y proetarras, quizá ahora el cambio sería una realidad.

    Me gusta

    1. No acabo de entender a quiénes te refieres con los proetarras y separatistas. Podemos (e IU) defienden el referéndum en Catalunya, cosa que apoyo porque la inmensa mayoría de los catalanes lo quieren. Creo que sería la mejor forma de acabar con el conflicto, y pienso que con un proyecto de España más atractivo que el actual, el resultado sería contrario a la independencia.
      En cuanto a la PAH, creo que es uno de los movimientos sociales más importantes y ejemplares de la historia de la democracia. Yo lo apoyo plenamente y que Podemos se identifique con él es uno de los motivos que le ha hecho crecer tanto.
      Me resulta curioso que se miren con tanto detalle las simpatías de los dirigentes de Podemos y, en cambio, nadie discuta el apoyo que los sucesivos gobiernos españoles han dado explícita o implícitamente a regímenes sanguinarios como el saudí o el guineano, con cientos de miles de muertos a sus espaldas. ¿Por qué la gente no se escandaliza por ello?
      Gracias por tu comentario.
      Saludos.

      Me gusta

  3. La izquierda se merece esta hostia y muchas más, solo vale para recibir, no para dar (generosidad). Como ya he puesto en un comentario en mi última entrada, tengo la teoría de que las empresas demoscópicas recibieron presiones para que aumentaran las expectativas de Unidos Podemos colocándolos en tesitura de poder formar gobierno, esto desmovilizó a alguna gente que lo veía ya chupado y movilizó a otros que se habían abstenido de votar el 20D por el PP y ahora por miedo lo han hecho. Los de Unidos se lo creyeron e hicieron una campaña de perfil bajo, con sonrisitas y buen rollito. Para más añado que los de IU pasaron olímpicamente de votar, le hicieron la cama a Garzón por su “traición”. La izquierda es así, prefiere tener un amo que un compañero, aunque presuman de lo contrario. Luego no entendemos que avance la extrema derecha, ¡si lo tienen chupao!

    Me gusta

    1. Pues sí. Estoy harto. Supongo que con el paso de los meses, sobre todo si hacen una oposición sin sonrisitas ni corazoncitos, iremos relativizando el desastre. Pero en este momento sigo sin entender esa intransigencia de los votantes de izquierdas ofendidos por el pacto. No tenemos remedio.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Pues por las redes ya circula la sospecha de pucherazo.
    http://iniciativadebate.org/2016/06/28/como-gestionar-un-fraude-electoral-programador-en-un-juicio/
    Vivimos en una cleptocracia, en la que reinan la impunidad y la desfachatez más absolutas.
    La casta mangante, que lleva cuarenta años alternándose el poder, sigue viviendo como rajás con sus privilegios intocables, mientras que a la plebe nos recortan derechos. Así no es extraño llegar a pensar que nos han podido engañar y dejar de confiar en que quede algún resquicio de honestidad entre los gobernantes, cuando estos ven peligrar sus poltronas…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s