Rajoy, presidente de Venezuela

Viñeta Mora - Venezuela

Ya estamos en campaña electoral. Seis meses después. Qué curioso, estuvimos cuatro años deseando volver a votar y ahora nos quejamos por tener que hacerlo tan seguido.

Es cierto que la campaña es bastante coñazo, pero ésta y todas. Me hace gracia esa indignación por el dinero que se van a gastar los partidos ahora. Qué pasa, que si no se repiten las elecciones ¿esos millones en propaganda no molestan?

En mi opinión, son excesivos ahora y siempre, sobre todo teniendo en cuenta que es dinero procedente de bancos, los intereses del cual pagamos todos, pues los partidos están muy generosamente subvencionados por el Estado.

Aunque no todos son iguales en cuanto a derroche. No es lo mismo gastar diez millones prestados por un banco que dos procedentes de microdonaciones de militantes y simpatizantes.

En definitiva, que sobra campaña, ahora y siempre, y, desde luego, sobra mucha financiación pública.

En estas dos semanas se volverá a hablar de la corrupción del PP, pero no voy a entretenerme en ello, porque, de acuerdo con las encuestas, ni aunque los líderes de la organización criminal reconocieran en público sus delitos perderían un número relevante de sus siete millones de cómplices.

En un país normal el PP no podría presentarse a las elecciones, mucho menos gobernar. Pero está claro que un Estado que, entre otras cosas, no ha renegado de su pasado fascista, ni condenado sus crímenes, ni reparado a las víctimas, no puede ser normal. Vivimos en una anomalía prolongada indefinidamente.

Se va a hablar mucho sobre quién tuvo la culpa de que no se formara gobierno tras las elecciones de diciembre. Cada uno tiene su opinión y no vale la pena seguir mareando la perdiz con el asunto, aunque algunos lo harán (llevan meses agarrados a ese clavo) porque poco más pueden ofrecer como aliciente para pescar votos.

Quienes se dedican a repartir culpas para eludir su manifiesta torpeza e incapacidad para ilusionar hablarán también de Venezuela y de las etiquetas.

Y por muy elocuentes que sean, por mucha intensidad que pongan en sus discursos, lo que me “maravilla” es que no se den cuenta de lo absurdo de su estrategia. Es una estrategia tan torpe como la que ha conseguido que la mitad de los catalanes quieran independizarse.

Los que se pasan el día con Venezuela, el chavismo, el comunismo y ETA en la boca le están haciendo la campaña a Unidos Podemos, que, por su parte, sólo necesita escenificar una campaña en positivo (lo de las sonrisas y los corazones me parece poco estimulante y demasiado naïf, pero estoy seguro de que les va a funcionar; hay mucha gente muy harta de políticos grises de manos negras) para mejorar claramente el resultado de diciembre.

Dudo mucho que vayan a perder un solo voto en respuesta a argumentos tan infantiles. Más bien al contrario. Mi percepción es que van a conseguir movilizar a no pocos abstencionistas, hartos de burdas manipulaciones mediáticas y políticas.

Seguro que la situación en Venezuela es complicada, como lo es en tantos otros países en los que nadie pone el foco, como lo es en España. Si uno se toma la molestia de contrastar la propaganda que sólo persigue atacar a Unidos Podemos, fácilmente encontrará testimonios interesantes, como el de este empresario vasco (que no tiene pinta de ser chavista, precisamente) afincado en “el infierno bolivariano”, o el de esta maestra venezolana que nada tiene en común (salvo la nacionalidad) con la ultraderecha que algunos partidos, dinosaurios políticos y medios de aquí patrocinan con tanto entusiasmo.

La cuestión venezolana es mucho más compleja que unos cuantos titulares sensacionalistas en la aterrada prensa española. Aterrada no por lo que ocurre allí, sino por la posibilidad de que Unidos Podemos alcance el poder aquí (cosa que no va a suceder, más adelante voy con ello).

Cualquiera con dos dedos de frente, sea cual sea su simpatía política, convendrá que no hay por dónde coger las ridículas contradicciones, la falta de coherencia, de quienes denuncian la represión en Venezuela y, en cambio, apoyan la detención de dos titiriteros y condenan las movilizaciones populares en España o en cualquier otro lugar. ¿No llama la atención el silencio mediático y político respecto a la masiva movilización que el rechazo a la reforma laboral está provocando en Francia?

Sólo quiero recordar que las revueltas alentadas por la ultraderecha venezolana causaron decenas de muertos y heridos, incluidos un buen número de policías.

¿Qué dicen los españoles que apoyan a esos “presos políticos” sobre las protestas en Gràcia, que han acabado con varios Mossos heridos? ¿Es Arnaldo Otegi un terrorista y, en cambio, Leopoldo López un demócrata ejemplar encarcelado por sus ideas?

En fin, que aunque todavía las hay, cada vez quedan menos personas que se dejen manipular tan fácilmente. Cada vez hay más gente que recurre a medios alternativos para informarse y que toma conciencia así de la escandalosa connivencia existente entre las élites empresariales y sociales y los medios de comunicación tradicionales. Una connivencia que, por ejemplo, lleva Venezuela cada día a las portadas y, en cambio, “olvida” la millonaria evasión fiscal de las “grandes” familias, como los Borbón, que han podido regularizar su fortuna gracias a la amnistía libre de impuestos del gobierno amigo.

Pero lo preocupante es el chavismo, claro que sí.

La táctica del miedo, siempre apoyada por la máquina del fango que tan bien maneja la prensa oficial del sistema, ya no funciona. Como tampoco sirve lo del “voto útil”. Se han dado cuenta, pero no saben cómo contrarrestarlo. Desde hace dos años todos bailan al son que marca Podemos en cuanto a estrategia de comunicación. Pero debe ser muy difícil cambiar dinámicas de funcionamiento tan arraigadas y tan poco efectivas en esta época de comunicación inmediata y directa.

Sigo pensando que, a pesar de que Podemos ha perdido frescura y ha moderado demasiado su mensaje, quienes asisten aterrados a su crecimiento todavía no han entendido en qué consiste el fenómeno, y eso es lo que está hundiendo concretamente al PSOE.

Tras su pacto inútil con Ciudadanos, en el que Pedro Sánchez se escudó para no tener que gobernar junto a Pablo Iglesias, el partido ex socialista y ex obrero se empeña en atacar con rencor mal disimulado (envidia cochina lo llamaría si estuviéramos hablando de críos) al que debería ser su aliado. No me cansaré de repetir que el actual aparato dirigente del PSOE es difícilmente “empeorable” en cuanto a estrategia política y de comunicación.

Todas las encuestas (que sí, sólo son encuestas) reflejan el crecimiento sostenido de Unidos Podemos y sus confluencias valenciana, catalana y gallega. La formación liderada por Pablo Iglesias sabe que sólo podrá gobernar con el apoyo del PSOE, y lo dejó muy claro desde el mismo 20 de diciembre. La diferencia es que entonces el presidente hubiera sido Sánchez y esta vez todo parece indicar que se cambiarán las tornas.

No sé qué persiguen los dirigentes “socialistas” centrando sus iras en Podemos. A mí, sinceramente, me da igual, pero analizándolo desde una perspectiva de táctica política es un sinsentido. Supongo que no aspiran más que a mantener el segundo puesto. Mi opinión personal es que las constantes contradicciones en el discurso sólo les llevan a perder votos. La gente de izquierdas que votaba al PSOE ha emigrado a Unidos Podemos, y la lógica me lleva a pensar que el trasvase va a continuar, sobre todo en los entornos urbanos. La opción ganadora ahora es la confluencia progresista. Un PSOE de caras grises y batallas internas poco puede ilusionar.

Dicho esto, sea cual sea el resultado el 26 de junio —y creo que Unidos Podemos tiene serias opciones de quedar primero—, el próximo presidente del gobierno va a ser Mariano Rajoy.

Si el PSOE se sintió humillado por la propuesta de compartir gobierno con Podemos en diciembre, ahora con un resultado peor ni con una sobredosis de El manifiesto comunista hará presidente a Iglesias.

Las terceras elecciones están descartadas, por mucho que aseguren que ni por activa ni por pasiva permitirán un gobierno del PP. Sánchez puede decir misa, porque si queda tercero, el mismo día 26 o el 27 por la mañana dimitirá o lo obligarán a dimitir y su partido, “por responsabilidad de Estado”, se abstendrá en la investidura de Rajoy, que gobernará junto a Rivera.

No tengo bola de cristal, pero en las casas de apuestas ésta se debe pagar con cuota negativa.

Lo único que pondría en un aprieto aún más serio al PSOE sería que junto a Unidos Podemos sumaran mayoría absoluta o, peor aún, que éstos ganaran las elecciones. Entonces tendrían que buscar una excusa más imaginativa que la “responsabilidad de Estado” para evitar un gobierno “bolivariano”.

Por hoy es suficiente. La campaña acaba de empezar y promete emociones fuertes… O no. Ya que los vamos a tener que soportar unas semanas más, por lo menos que nos echemos unas risas.

Anuncios

14 thoughts on “Rajoy, presidente de Venezuela

  1. Me he vuelto cartesiana, seguidora de Descartes, fan de la duda metódica, racionalista. En esta convocatoria, ya lo hice en la anterior, votaré por descarte más que por convicción: Unidos Podemos es lo menos dudoso en el panorama acual.

    Salud

    Le gusta a 1 persona

    1. A mí no me entusiasma ese abrazo entusiasta a la socialdemocracia, pero entiendo que es la única fórmula para no asustar a algunos millones de potenciales votantes, teniendo en cuenta el deplorable panorama mediático con el que nos desayunamos, comemos, merendamos y cenamos a diario.
      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Sólo un puntualización: No son la mitad de los catalanes los que quieren la secesión, sino el 36,8 % del censo electoral, según datos de las elecciones del 27 de septiembre pasado…

    Le gusta a 1 persona

    1. A ese porcentaje súmale algunos de los que votaron a Catalunya sí que es pot, pero era una forma de resumirlo rápido. En cualquier caso, si no existiera Ada Colau y su alianza con Podemos estoy seguro de que los independentistas superarían el 50%.
      Saludos.

      Me gusta

      1. No se puede elucubrar con lo que sería si no estuviese alianza que mencionas. Aunque, puestos a rizar el rizo, también se ha dicho que muchos de los que votaron separatismo no lo hacían por separarse sino “para ser más fuertes a la hora de negociar en Madrid”.
        La realidad, hoy por hoy, es el resultado de los fríos números que nos dejan las elecciones.
        Saludos, Benjamín.

        Le gusta a 1 persona

  3. Tu predicción no me parece desencaminada. Sí, Susanita caerá sobre Sánchezcito (o probablemente alguien afín) y harán un “acto de responsabilidad por los españoles”, echándose a un lado o uniéndose a ese gobierno que busque la unión y estabilidad de esta España unida, grande y libre. Es triste que haya gente que todavía crea que el PSOE es una alternativa real para un nuevo país, aunque cada vez hay menos, y eso se nota en las encuestas. Y el discurso del miedo es una de las cosas preferidas de la extrema derecha. Al PP siempre le ha venido bien ETA y el independentismo para sumar votos. No hay más que dar un repaso histórico a los noticiaros de A3 y Tele5 para darse cuenta o. mucho mejor, pasearse por las portadas de alguno de sus periódicos lameculos como La Razón o el ABC. Ahora tienen, además, Venezuela. Sólo hay que pensar que mientras que en Europa se está levantando la extrema derecha en algunos países, aquí no sucede. Ya los tenemos ahí, vestidos con sus trajes y corbatas y sus discursos sobre la moderación, dejando que los de la mano alzada saquen de vez en cuando sus banderas del aguilucho mientras ellos suspiran acordándose del pasado del que vienen. Y es horrible decir algo así, pero lo han demostrado. El PP es, todavía hoy, el partido que se nutre del miedo y esa idea de “mejor nos quedamos como estamos, no vayamos a tener otra guerra civil”. El PSOE ahora tiene la cantinela de “la cal viva”, como para demostrar que sí, que Unidos Podemos son muy malos también. Que, vaya hombre, a lo mejor el PP tiene razón. La cuestión es que para C’s, PE y PP la oposición es Unidos Podemos. Todos les atacan, así que más de uno pensará que, entonces, ellos sí son la alternativa real. Muchos que votaron en blanco o no lo hicieron a lo mejor se animan también. La verdad, no sé qué harían si tuvieran votos suficientes para gobernar, pero la campaña de Unidos Podemos ha dado en el clavo de lo que gente como yo (que va a votarles) sentirá: esa sonrisa, esa esperanza de una España más justa, más solidaria, donde el pueblo tenga mucha más voz y, bueno, todo ese rollo. Sé que lo van a tener muy difícil. Y tengo la vista puesta en dentro de cuatro años. Pero… Esperemos que el PE siente la cabeza y regrese a la izquierda. A ver qué paas. ¡Un abrazo!

    Me gusta

    1. Totalmente de acuerdo con lo que dices. ¿Viste el debate de ayer? La estrategia del PE es patética, no sé quién ha diseñado una campaña tan torpe. Qué lástima daba Schz con la cantinela de “Pablo, no me dejaste ser presidente, así que ahora voy a llorar mucho”. Cada vez me reafirmo más en que es el peor candidato en la historia de su partido. Pero, vaya, que ellos sabrán lo que hacen (o no).
      ¡Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

      1. Yo pude soportar hasta las once ese debate descafeinado y triste. Deberían plantear debates a dos entre todos y sería mucho más interesante. Pero sí, a Sánchez se le ha visto el plumero y, lo peor, habrá gente que le votará aun sabiendo que su alianza con Ciudadanos sigue todavía en pie. Estoy seguro de que no van a dejar que Unidos Podemos formen gobierno. Tendrán que dar un paso atrás o contemplar cómo la derecha, la “izquierda” y la nueva derecha se dan la mano y forman gobierno. Pero ocurra lo que ocurrra, Unidos Podemos saldrá reforzado. Este país terminará cambiando. A ver qué pasa. ¡Un abrazo!

        Le gusta a 1 persona

  4. A una semana vista de la votación, tu articulo sigue describiendo muy bien la situación. Felicidades !
    Es una situación nueva y con resultado difícil de predecir, hay muchos indecisos, solo espero que haya cambio para mejor, tanta hipocresía en los que mandan es insoportable.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues sí, no ha habido sorpresa alguna en cuanto a la estrategia de cada partido. Creo que conforme se acerque el domingo, PsoE y Ciudadanos van a perder votantes en beneficio de Unidos Podemos y PP, las únicas opciones ganadoras. Quién ganará lo decidirán los indecisos y abstencionistas que llevan años sin votar y ahora se animen, no por entusiasmo sino por dar la oportunidad a que haya un cambio.
      Muchas gracias por tu comentario.
      ¡Saludos!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s