‘Hijos de Atenea’, el poder del conocimiento y del amor

hijos_de_atena_portada

Mercedes Pinto Maldonado es una de las escritoras independientes de referencia para quienes nos embarcamos en la aventura literaria. Conocer su historia ha sido uno de los motivos que me han llevado a estar convencido de que hacer camino escribiendo no tiene por qué ir ligado a que te fiche una editorial. Al contrario, cada vez son más los autores reconocidos por quienes dan sentido al oficio, es decir, los lectores, que deciden rechazar propuestas editoriales o romper su relación con ellas. La razón es muy simple: venden más y, por tanto, ganan más dinero, yendo por su cuenta.

Este es el caso de Mercedes. El post en el que explica su decepcionante experiencia con dos de las editoriales más importantes del país, escrito en abril del año pasado, todavía recorre la red. A través de uno de esos enlaces llegué hasta él, y así fue como conocí la existencia de esta escritora valiente. Posteriormente, he ido siguiendo su blog (que si os interesa el mundo de la escritura deberíais tener entre los fijos), donde comparte conocimientos, experiencias y reflexiones realmente interesantes, comprometidas y útiles.

Ahora, además, puedo presumir de que ella también es seguidora de ‘la recacha’. Es curioso, y alentador, comprobar cómo muchos de los soñadores que tenemos la esperanza de llegar a ganarnos la vida algún día escribiendo historias, vamos encontrándonos por el camino. La verdad es que, comparado con Mercedes, yo soy aún un principiante. Ella ha publicado seis novelas, de las que ha vendido miles de ejemplares, sobre todo en formato digital. El motivo de este post es hablaros de la última de ellas, Hijos de Atenea, una historia preciosa que acabo de leer y que podéis adquirir en Amazon.

Lo primero que me gustaría decir es que, independientemente de la valoración subjetiva del contenido, se trata de una novela impecablemente editada, un ejemplo perfecto de lo que debe ser una buena obra independiente. No es una excepción. Aunque la autopublicación continúe produciendo recelo y se la siga relacionando con baja calidad (es cierto que hay libros que provocan terror ortográfico), cada vez son (somos, me tomo la libertad de incluirme) más los autores que procuramos cuidar nuestro trabajo como si fuera la principal apuesta del año de la mejor editorial del mundo. No me cansaré de decir que lo que ponemos a disposición de los lectores es nuestra carta de presentación ante el mundo, y todavía no conozco a ningún arquitecto que se enorgullezca de diseñar edificios que se caen a trozos… Bueno, sí, hay uno con apellido de hermanos humoristas que algo de eso sabe.

La historia de Bahati Pasolargo es tremenda, una epopeya que nadie querría vivir, pero que, desgraciadamente, fue la historia de millones de personas tratadas como pedazos de carne por el “civilizado” hombre blanco. El drama de la esclavitud es aún hoy en día una de las principales vergüenzas de la humanidad. Puede que ya no haya barcos negreros, como el que conduce a Bahati desde Angola hasta Cuba en una travesía de pesadilla, pero existen muchas formas de esclavitud en las que las cadenas no son necesariamente físicas.

Mercedes nos habla de ello en su novela, como lo hace de los prejuicios, de la mezquindad, del dolor, pero también del instinto de supervivencia, de la lealtad, de la amistad, del amor…

“El ser humano no sabe lo que es capaz de soportar hasta que el siguiente dolor le parece nuevamente insoportable, y vuelve a soportarlo con el paso de los días, y así una y otra vez”, relata Bahati, un chico inquieto, ávido de conocimiento, dispuesto a sobreponerse a cuantas dificultades (que serán muchas) se le presenten, y lo hará gracias al instinto, a una inteligencia fuera de lo común, y, sobre todo, al amor.

No voy a revelar más, pero sí me gustaría destacar ese contraste tan fuerte, presente durante toda la novela, entre el horror, las penosas condiciones de vida que debían soportar los esclavos, y la fuerza vital que proporciona el amor.

Así, Hijos de Atenea es una historia dura, que no pretende edulcorar una realidad trágica, pero al mismo tiempo vital y optimista, con unos personajes muy bien definidos, atractivos (me parece especialmente logrado el de Julo Hidalgo, el amo de la explotación cubana), y muy bien resuelta con un final emocionante.

Cada vez que leo un libro autopublicado de calidad me invade una íntima sensación de triunfo. Pienso: “buen trabajo”, y siento que asestamos un golpe más para acabar de derribar el muro de los prejuicios. Adelante, Mercedes.

Anuncios

8 thoughts on “‘Hijos de Atenea’, el poder del conocimiento y del amor

  1. Benjamín: por el tema de la novela, no me la pierdo, osea que a por ella. Vosotros seguid escribiendo, que nosostros/as os leeremos encantados, acompañandoos a esos mundos a los que nos lleváis. Es un placer. Besos.

    Me gusta

  2. Me ha encantado tu entrada, Benjamín. Sigo a Mercedes por las redes y la verdad es que me parece una profesional muy seria y honesta que saca a la luz reflexiones muy certeras y concienzudas. Yo solo me he leído “Pretérito imperfecto” y lo cierto es que me conquistó con una historia que me llegó muy dentro desencadenando una serie de emociones que me llevaron a revivir, de manera muy nitida, una parte de mi pasado, de mi infancia…

    Me encanta que saques a la luz la calidad que se encuentra en multitud de obra autopublicadas porque, efectivamente, esta existe y yo nunca me cansaré de luchar por que se conozca y se respete. Me uno al derribo de ese colosal muro de los prejuicios ;). Un abrazo.

    Me gusta

  3. Estoy impresionada, créeme. Leí la reseña esta mañana, pero no he podido entrar hasta ahora; desde entonces no he dejado de pensar en qué podría decirte que se adecuara a lo que me ha transmitido este post… Lo primero, decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo, autopublicados que se están ganando a pulso el respeto de los lectores (a pesar de las editoriales, gigantes poderosos que nos lo están poniendo muy difícil, bien lo sé por experiencia) los hay, muchos y muy buenos, y, como tú, espero que pronto llegue ese día que se haga justicia. Ya conoces algo de mi experiencia con dos grandes y que sé lo que me digo. Vamos a darlo todo, compañero, y que el santo lector decida si mereció la pena tanta lucha. Yo adelanto que tengo plena confianza en que sí, terminarán reconociendo el trabajo bien hecho, con sello editorial o sin él.
    Por otro lado, ¡gracias!, por comprar mi obra, por leerla con tanta entrega y por regalarme parte de tu tiempo escribiendo esta magnífica reseña. Ahora que conozco algo de tus letras, puedo decirte que es todo un honor tener a “Hijos de Atenea” en tu casa.
    Gracias también por tu comentario en Amazon.
    Un afectuoso saludo, Benjamín.

    Me gusta

    1. Ha sido un placer leer tu novela. Puedes estar segura de que no va a ser la única obra tuya que aterrice en mi casa. Y en cuanto a la autopublicación, soy de los ingenuos convencidos de que el trabajo bien hecho acaba obteniendo recompensa.
      Un abrazo, Mercedes.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s