Un voto por el cambio y contra el bipartidismo

Presentación de El viaje de Pau en Mataró
Junto a Josep ‘Salvela’, charlando sobre ‘El viaje de Pau’.

Lo mejor de presentar El viaje de Pau en la Biblioteca Pompeu Fabra de Mataró fue compartir un rato agradable con Josep, ‘Salvela’, quien se tomó muy en serio su función de conductor del acto, y a quien le tengo que agradecer que lo difundiera entre sus conocidos para que no acabara convirtiéndose en un diálogo sin público.

Era consciente de que seríamos pocos, y aunque realmente acabó siendo así, valió la pena. Fue una nueva oportunidad de hablar de mi aventura literaria, pero no sólo de eso, porque acabamos charlando sobre temas diversos, siempre con el nexo común de la novela, pero también de la sociedad en que vivimos.

Estaremos de acuerdo en que muchas de las cosas que pasan en esta sociedad son bastante desalentadoras, de modo que no es extraño que se haya instalado en el ambiente un sentimiento de impotencia y resignación: “no hay nada que hacer”, “son todos iguales”, “no se puede luchar contra el sistema”, “mi voto no sirve para nada. Total, si luego van a hacer lo que les dé la gana”.

A todos nos son familiares estas reflexiones. A menudo es difícil rebatirlas. No os voy a engañar, yo también caigo de vez en cuando en ese mismo desánimo. La realidad es tozuda y la magnitud de la tragedia es tal que apabulla e invita a esconder la cabeza en un agujero sin demasiada esperanza en que el temporal amaine.

La realidad es tozuda, sí. Y tan incuestionable como eso es que la actitud derrotista no nos aporta nada. Podemos discutir si la acción social, si la movilización ciudadana sirve para algo más que para lograr victorias insignificantes que a la hora de la verdad no son más que rayajos invisibles en la chapa del sistema. En mi opinión, a la larga consiguen mucho más que eso. Como el goteo continuo que va socavando la roca, muy poco a poco, pero de forma irreversible.

Lo que resulta indiscutible es que cada cierto tiempo disponemos de un arma que podría llegar a ser muy poderosa. Sí, amigos, me refiero al voto, esa ridícula papeleta que tan valiosa parecía treinta años atrás y que ahora despreciamos alegremente. La verdad es que los partidos políticos, básicamente los más votados, no hacen demasiado para que volvamos a encariñarnos con él, sobre todo en citas electorales como la de este domingo. Y es que votar para elegir a nuestros representantes en el Parlamento europeo no motiva, por mucho que nos digan que en Europa se deciden la mayoría de políticas que nos afectan en el día a día.

La percepción que tenemos es que en realidad esas políticas no las deciden los eurodiputados, sino los poderes no democráticos que dirigen el cotarro: la famosa y odiosa Troika. Es como el hombre del saco o el sacamantecas de nuestra niñez, sólo que estos sacamantecas visten elegantemente y toman rayos UVA.

¿Y cómo convenzo yo a la gente de que votar es una buena decisión, mucho mejor que no hacerlo? Os enlazo algunos artículos que lo explican muy bien y así me ahorro unas líneas: ‘¿Quieres un cambio político pero te da asco participar?’, de Diego Caminero (El Psicólogo de Mr. Hyde); ‘Reflexión electoral’, de Verónica Barcina (Verbarte); ‘Bipartidismo imperfecto’, de Juan Carlos Romero; ‘Yo también busco mi voto útil’, de Rosa María Artal; y ‘El voto, las dudas y la izquierda’, de Ramón Lobo.

ue-tuvoto

La cuestión es: ¿cómo cambiamos el sistema con las reglas del sistema? Ojalá hubiera una fórmula mágica, pero lo único que se me ocurre es votar a los partidos que no son sospechosos de querer que todo siga igual. Ya escribí sobre ello hace unos días, pero insisto porque me parece muy importante: #VotaAOtros. PP y PSOE no van a hacer nada diferente de lo que han hecho hasta ahora porque están en la médula del sistema. Son el sistema. Y sí, probablemente las elecciones europeas no vayan a significar un cambio perceptible a corto plazo, pero de alguna manera tenemos que demostrarles a quienes se ríen en nuestra cara y viven a cuerpo de rey a nuestra costa que ya no nos convencen, que ya está bien de la broma y de expoliar lo público.

La abstención ni les preocupa ni les afecta. Los fieles no fallan, y con ellos tienen suficiente para seguir repartiéndose el pastel. Lo único que les haría daño de verdad es que todo ese voto “dimitido”, hastiado, asqueado, fuera a parar a otros partidos. Yo votaré a Iniciativa per Catalunya Verds, una coalición de partidos históricos de la izquierda catalana que apoya a nivel europeo al Grupo de Los Verdes – Alianza Libre Europea, que lidera la ecologista alemana Ska Keller. Hay otras opciones con las que simpatizo: Izquierda Unida, Podemos o la Primavera Europea, que agrupa a formaciones progresistas y ecologistas como Compromís y Equo.

Los resultados de estos comicios no van a ser decisivos para nada, pero sí pueden suponer el punto de inflexión para el bipartidismo rancio que padecemos en España. El año que viene habrá elecciones municipales, autonómicas y generales, y ésas sí que les preocupan de verdad. PPSOE pondrán en marcha su maquinaria propagandística a pleno rendimiento convencidos de que, una vez más, olvidaremos desmanes y promesas incumplidas y la contienda será cosa de dos.

Este domingo empieza la carrera electoral hacia esas citas trascendentales. Es el momento ideal para que el miedo empiece a cambiar de bando.

A todo esto, ¿yo no había comenzado hablando de mi libro?

Anuncios

20 thoughts on “Un voto por el cambio y contra el bipartidismo

  1. Esta noche he asistido a dos mítines de cierre de campaña que se celebraban a escasos cien metros uno del otro. Comentaba con algunos asistentes que es la primera vez en mi vida que hay hasta tres partidos a los que no me importaría votar. Eso anima. Esperemos al lunes con los dedos cruzados.

    Salud

    Me gusta

      1. Es posible el cambio. Hay que preparar la trinchera para el desembarco de los panzer que tratarán de hundir las pateras emergentes en las que navegamos.

        PP y PSOE están muy tocados, pero no hundidos.

        Haría falta que Podemos e IU meditasen los resultados. Concretamente IU, debería mirarse al espejo y desprenderse de todo aquello que le desconecta de la calle.

        Seguimos en la calle.

        Salud

        Me gusta

  2. Leo entusiasmado vuestra plática. No soy de ahí, pero como si lo fuera. Respiro emocionado la forma como piensa vuestra gente. Poco conozco el vivir de sus comunidades, no mucho, unas un poquito más. Me gusta opinar de lo que sucede en la península, con el debido respeto. Leo los periódicos principales y veo tv por internet. Sábado es un día distractor, antesala del evento que tipifica la democracia. Lunes, cruzando dedos para que se cumplan vuestros deseos. Por la noche, dormiré inclinado sobre mi lado izquierdo tratando de soñar con la realidad. Un saludo con suerte.

    Me gusta

  3. Si señor todo el mundo a votar contra el bipartidismo ya está bien de votar chorizos siempre los mismos como podemos ser tan tontos?
    Feliz sábado Benjamín.
    Un abrazo a Pau

    Me gusta

  4. Ayer la preguntaba a un amigo: ¿Dónde puedo comprar una esvástica? ¿Te ha tocado estar en la mesa electoral, verdad?, me contestó, no cuela, demasiado evidente, cumple con tu deber de ciudadano y procura divertirte haciendo estadística.
    Tan negro veo el panorama que quiero huir de mis deberes ciudadanos. Aunque es probable que no sea sí, y sea mi espíritu gamberro el que me dice que lleve algún elemento provocador.

    Me gusta

  5. Bueno bueno, el ilustre Salvela, vaya par de elementos que se juntaron, si alguna vez venís a algún sitio que quede cerca avisad, sería un honor 🙂

    Sobre el fondo del asunto, yo lo tengo claro, pero no ahora, siempre, hay que votar en conciencia, no llevándose por la corriente de quién puede o no ganar, votar a quien más se aproxime a lo que piensas aunque al final les votes sólo tú.

    Esto sólo lo cambio para castigar, el pueblo no puede perdonar mentiras y traiciones, es lo que les digo a mis amigos votantes del PP y PSOE, que no les pueden permitir que mentir y traicionar les salga gratis, el programa electoral es un contrato que no puede romperse nada más ponerse a gobernar.

    Nada, repasaré los enlaces aunque a mí a estas alturas nadie va a cambiar mi voto, que será para un partido al que ninguna encuesta da posibilidad de escaño, pero me la sopla.

    Reitero la ilusión de ponerle cara a josep, a tí ya te tenía visto, abrazos.

    Me gusta

    1. Siempre me ha dado mucha rabia lo del voto útil. ¿Tienes ideas políticas? ¿Hay algún partido que las represente? Pues vótalo. ¿Qué es eso de darle tu voto a otro porque será menos malo que el rival? Por fin parece que la gente ha empezado a despertar. Esperemos que en las próximas citas electorales le demos bien por culo al bipartidismo.
      Por supuesto, sería un placer que nos pusiéramos cara unos cuantos.
      Un abrazo!

      Me gusta

  6. aunque siempre haya dudas,creo que hay que votar.Lo que sí haría falta es mucha mas información ,la mayoria de la gente,solo ven en esos dos partidos,desgraciadamente, la solución

    Me gusta

    1. La gente suele dejarse guiar por lo que ve en los medios, y desgraciadamente los medios hasta ahora sólo informaban sobre lo que convenía a los mismos de siempre. Afortunadamente parece que las cosas han comenzado a cambiar. Las redes sociales son muy poderosas, aunque hagan todo lo posible por controlarlas. Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s