Madrid, Madrid, Madrid (I)

Madrid
Pau llegó a Madrid con la mochila y las botas a punto.   Foto: Diego Caminero

Diego Caminero, alias El Psicólogo de Mr. Hyde, es uno de mis blogueros de referencia. Su Caminantes, que no zombies fue uno de los primeros blogs que seguí cuando caí en las redes de este mundo fascinante, hace año y medio, y desde entonces me enorgullece decir que hemos crecido juntos. No podía faltar, pues, en el recorrido del libro viajero por España. Si todavía no lo conocíais, apuesto a que después de leer su crónica viajera os picará la curiosidad por chafardear en su consulta virtual. Sí, es psicólogo, uno con mucho sentido común y una visión muy humanista del mundo que nos rodea, muy conectado con la realidad cotidiana. Sus textos son pequeños manuales para conservar y revisitar, aliñados siempre con un fino sentido del humor que encontraréis también en las siguientes líneas. Disfrutad del paseo por Madrid junto a Diego y la tropa de El viaje de PauSeguir leyendo “Madrid, Madrid, Madrid (I)”

Un paseo por Alcalá de Henares y Talavera de la Reina

Talavera de la Reina - Casita de los Patos
La Casita de los Patos en Talavera de la Reina.   Foto: Ikram Barcala

El libro viajero encara la recta final de su recorrido por España. Ya ha llegado a la capital, donde lo esparaba con las pinzas abiertas una buena amiga, Ikram Barcala, la cangreja más genial de la blogosfera, a la que muchos conocéis gracias a su estupendo blog ‘La inmortalidad del cangrejo’. Pau y compañía han pasado unos días estupendos junto a la familia crustácea que, como todos los anteriores anfitriones, los han tratado mejor que si hubieran estado alojados en el más lujoso de los hoteles. Aunque ya sabéis que Pau, Diego, Sandra y los demás no son muy amigos del lujo. Os dejo con la crónica de Ikram… Seguir leyendo “Un paseo por Alcalá de Henares y Talavera de la Reina”

Crónica de una “escapadita” y otras cosas sobre cangrejos y libros

Pirineo desde l'Empordà
Prados verdes y amarillos y el Pirineo al fondo.   Foto: Lucía Pastor

Quienes habéis sido bendecidos con la dicha de la paternidad (o maternidad) convendréis conmigo que por muy feliz que sea cada segundo invertido junto a esos seres maravillosos denominados hijos, que jamás pero jamás de los jamases ponen a prueba nuestra paciencia, no viene mal de vez en cuando, aunque sea muy de vez en cuando, hacer una escapadita sin su siempre apreciada y apreciable compañía. La única condición necesaria para llevarla a cabo es tener una pareja dispuesta a ello y unos padres-canguro disponibles. En mi caso afortunadamente es así. Seguir leyendo “Crónica de una “escapadita” y otras cosas sobre cangrejos y libros”