El tacticisme de CDC vs la coherència de les CUP

http://elecciones.elperiodico.com/resultados/autonomicas/2015/catalunya/?_ga=1.90378394.1893199323.1400843762
http://elecciones.elperiodico.com/resultados/autonomicas/2015/catalunya/?_ga=1.90378394.1893199323.1400843762

(La versión en castellano, a continuación de la catalana)

Què podrà més: la coherència de les CUP o les pressions de CDC per què Artur Mas lideri el procés que ha de portar a la independència de Catalunya? Aquesta nit en què l’independentisme ha assolit una victòria inapel·lable, l’únic dubte (i quin tros de dubte) és saber si Junts pel sí (CDC + ERC) aconseguirà formar govern d’acord amb el full de ruta amb què es presentava a les eleccions, és a dir, amb en Mas al capdavant.

El cap de llista de les CUP, Antonio Baños, ha afirmat sense embuts que no l’investiran president. Junts pel sí, que ha obtingut 62 escons, queda a sis de la majoria absoluta, que assoliria amb escreix sumant-hi els deu diputats de la formació d’esquerres radical i anticapitalista. En qualsevol cas, necessiten almenys el suport d’un diputat per investir-lo en una segona votació al Parlament.

És a dir, l’independentisme té la majoria d’escons necessària per iniciar el camí cap a la declaració unilateral de l’Estat Català, però l’obstacle del candidat a la presidència podria paralitzar el procés.

Artur Mas és tot un expert en supervivència. Quan semblava que Convergència perdia suports a tota màquina en benefici d’Esquerra, va aconseguir que els republicans acceptessin una llista conjunta liderada per ell (des del quart lloc) com a condició indispensable per convocar les eleccions anticipades que havien d’esdevenir el plebiscit que l’Estat Espanyol no havia permès dur a terme en forma de referèndum. Les CUP, a les antípodes de la dreta catalana, van renunciar a formar-hi part.

El segon objectiu, que tothom acceptés el plebiscit, ni que fos a contracor i esbombant el missatge de la por a tort i a dret, també el va assolir. De fet, l’única opció política que ha intentat fer campanya en base a un programa electoral clàssic, Catalunya Sí Que Es Pot (ICV-EUiA + Podem + Equo), s’ha fotut una trompada tremenda.

Ara veurem si n’assoleix el tercer: passar a la història com el darrer president autonòmic de Catalunya. El meu pronòstic és que Convergència no acceptarà un candidat de consens (podria ser el número u de Junts pel sí, Raül Romeva), com demanen les CUP. No tinc tan clar si finalment, davant el perill de fer descarrilar “el procés”, Baños i companyia cediran a les pressions que han començat a rebre aquesta mateixa nit, des de la llista guanyadora i els mitjans de comunicació nacionals, tan compromesos amb el “viatge a Ítaca”.

Jo no crec que el resultat d’unes eleccions autonòmiques sigui prou aval per iniciar el camí cap a la independència. Cal un referèndum, i més quan les llistes que defensaven el “sí” com a element fonamental del programa (exclusiu en el cas de Junts per Convergèn… perdó, Junts pel sí), s’han quedat a dos punts del 50% de vots. Tots els candidats independentistes subratllaven aquesta mateixa nit, empesos per l’eufòria, el mandat democràtic obtingut per tirar endavant la creació del nou Estat, però permeteu-me que opini que això és una bogeria. Quin nou Estat es pot crear sense tenir ni tan sols el suport de la meitat dels votants? Anar per les braves només pot conduir a afegir més benzina a un conflicte que fa cinc anys no existia.

És evident que el mur de Madrid ha contribuït moltíssim a encabronar tothom, i ho és també que si el govern del PP manté la política d’enfrontament, de fer servir la llei com a arma, d’agafar-se a l’Estat de dret com a mantra, d’evitar el diàleg, en molt poc temps aquest 48% d’independentistes superarà amb escreix el 50%. Potser fins i tot abans de les eleccions del desembre.

Molt em temo que res no canviarà fins llavors, perquè el PP dóna per perduda Catalunya (la seva presència al Parlament és poc més que irrellevant) i considera que l’anticatalanisme és un “actiu” per recollir vots a la resta de l’Estat. El que passa és que Ciutadans “ven” el mateix missatge i no ha de pagar el peatge de ser un Partit Podrit. L’èxit d’Albert Rivera i Inés Arrimadas, dues cares joves i boniques, ha estat espectacular, passant dels nou escons que tenien el 2012, a 25.

Les properes setmanes ens espera un creuament de missatges constant. Pressions a les CUP, negociacions a la recerca d’un candidat de consens, ensabonades als diputats de Catalunya Sí Que Es Pot per què se sumin al procés (en un altre post parlaré del desastre de Podem i companyia a Catalunya, que mereix un capítol a banda), amenaces des de Madrid i alguna veu en pro de la concòrdia…

Malgrat l’indiscutible èxit de l’independentisme, no es pot obviar que CDC i ERC han perdut nou escons respecte al 2012, si bé les CUP n’han guanyat set. Convergència es troba davant d’un dilema de molt complicada resolució: ha de triar entre mantenir-se com a abanderada del procés, com ha estat el seu objectiu des que va fer el pas al sobiranisme, o cedir a les condicions de qui té la clau per tirar-lo endavant de forma definitiva.

Deixant de banda que les CUP van dir que el procés seria legítim amb més del 50% dels vots, i donant per fet que no es faran enrere en el rebuig a fer president en Mas, molt em temo que la dreta catalana, per molt independentista que s’hagi tornat, continua estimant-se molt més l’ostentació del poder.

Dic molt em temo perquè no descarto unes noves eleccions a curt termini. És molt aviat per dir-ho. Malgrat que jo no sigui independentista, la independència no em fa cap por. Les set plagues que anuncien els nacionalistes espanyols no m’espanten. Però les coses s’han de fer bé, i tirar endavant amb un “mandat democràtic” tan tebi és més una fanfarronada que un projecte polític real. Els sobiranistes necessiten el reconeixement internacional del procés i, vulguin o no, el resultat d’aquesta nit es llegirà com un avís molt important, és clar que sí, però no prou clar com per donar-hi suport.

En qualsevol cas, i em sorprendria molt equivocar-me, entre Artur Mas o independència, CDC triarà Artur Mas. Ja s’empescaran la manera per trobar arguments que ho justifiquin.

Aquesta nit des de les CUP s’han sentit missatges molt contundents: l’inici d’un camí imparable cap a la república catalana, el triomf de l’anticapitalisme, la revolució de les classes populars… Coses que topen de front amb l’ideari ultraliberal de CDC i la socialdemocràcia aburgesada d’ERC. No serà gens fàcil que els uns i els altres es posin d’acord.

Com deia, m’espero un nou exercici de supervivència política per part del líder convergent. En aquest sentit, que al govern del PP (a través de “l’independent” poder judicial) se li acudeixi processar-lo per la costellada del 9N seria una boníssima notícia per a ell.

I a tot això, les escoles públiques continuen funcionant sota mínims (en benefici de les concertades) i els hospitals i centres d’atenció primària cada cop fan més pena (en benefici de la sanitat privada).

Tan de bo sortíssim aviat del dia de la marmota.


¿Qué podrá más: la coherencia de las CUP o las presiones de CDC para que Mas lidere el proceso que debe llevar a la independencia de Catalunya? Esta noche en la que el independentismo ha logrado una victoria inapelable, la única duda (y qué pedazo de duda) es saber si Junts pel sí (CDC + ERC) conseguirá formar gobierno de acuerdo con la hoja de ruta con la que se presentaba a las elecciones, es decir, con Mas a la cabeza.

El candidato de las CUP, Antonio Baños, ha afirmado sin rodeos que no la investirán presidente. Junts pel sí, que ha obtenido 62 escaños, queda a seis de la mayoría absoluta, que alcanzaría con creces sumando los diez diputados de la formación de izquierdas radical y anticapitalista. En cualquier caso, necesitan al menos el apoyo de un diputado para investirlo en una segunda votación en el Parlament.

Es decir, el independentismo tiene la mayoría de escaños necesaria para iniciar el camino hacia la declaración unilateral del Estat Català, pero el obstáculo del candidato a la presidencia podría paralizar el proceso.

Mas es todo un experto en supervivencia. Cuando parecía que Convergència perdía apoyos a toda máquina en beneficio de Esquerra, logró que los republicanos aceptaran una lista conjunta liderada por él (desde el cuarto lugar) como condición indispensable para convocar las elecciones anticipadas que habían de convertirse en el plebiscito que el Estado español no había permitido llevar a cabo en forma de referéndum. Las CUP, en las antípodas de la derecha catalana, renunciaron a formar parte de ella.

El segundo objetivo, que todo el mundo aceptara el plebiscito, aunque fuera a regañadientes y lanzando el mensaje del miedo a diestro y siniestro, también lo logró. De hecho, la única opción política que ha intentado hacer campaña en base a un programa electoral clásico, Catalunya Sí Que Es Pot (ICV + Podemos + Equo), se ha pegado un trompazo tremendo.

Ahora veremos si logra el tercero: pasar a la historia como el último presidente autonómico de Catalunya. Mi pronóstico es que Convergència no aceptará un candidato de consenso (podría ser el número uno de Junts pel sí, Raül Romeva), como piden las CUP. No tengo tan claro si finalmente, ante el peligro de hacer descarrilar “el proceso”, Baños y compañía cederán a las presiones que han empezado a recibir esa misma noche, desde la lista ganadora y los medios de comunicación nacionales, tan comprometidos con el “viaje a Ítaca”.

Yo no creo que el resultado de unas elecciones autonómicas sea suficiente aval para iniciar el camino hacia la independencia. Es necesario un referéndum, y más cuando las listas que defendían el “sí” como elemento fundamental del programa (exclusivo en el caso de Junts per Convergèn… perdón, Junts pel sí), se han quedado a dos puntos del 50% de votos. Todos los candidatos independentistas subrayaban esta misma noche, empujados por la euforia, el mandato democrático obtenido para llevar adelante la creación del nuevo Estado, pero permitidme que opine que eso es una locura. ¿Qué nuevo Estado se puede crear sin tener ni siquiera el apoyo de la mitad de los votantes? Ir a las bravas sólo puede conducir a añadir más gasolina a un conflicto que hace cinco años no existía.

Es evidente que el muro de Madrid ha contribuido muchísimo a encabronar a todo el mundo, y lo es también que si el gobierno del PP mantiene la política de enfrentamiento, de utilizar la ley como arma, de agarrarse al Estado de derecho como mantra, de evitar el diálogo, en muy poco tiempo ese 48% de independentistas superará con creces el 50%. Quizás incluso antes de las elecciones generales de diciembre.

Mucho me temo que nada cambiará hasta entonces, porque el PP da por perdida a Catalunya (su presencia en el Parlament es poco más que irrelevante) y considera que el anticatalanismo es un “activo” para recoger votos en el resto del Estado. Lo que pasa es que Ciudadanos “vende” el mismo mensaje y no tiene que pagar el peaje de ser un Partido Podrido. El éxito de Albert Rivera e Inés Arrimadas, dos caras jóvenes y bonitas, ha sido espectacular, pasando de los nueve escaños que tenían en 2012, a 25.

Las próximas semanas nos espera un cruce de mensajes constante. Presiones a las CUP, negociaciones en busca de un candidato de consenso, peloteo a los diputados de Catalunya Sí Que Es Pot para que se sumen al proceso (en otro post hablaré del desastre de Podemos y compañía en Catalunya, que merece un capítulo aparte), amenazas desde Madrid y alguna voz en pro de la concordia…

A pesar del indiscutible éxito del independentismo, no se puede obviar que CDC y ERC han perdido nueve escaños respecto a 2012, si bien las CUP han ganado siete. Convergència se encuentra ante un dilema de muy complicada resolución: debe elegir entre mantenerse como abanderada del proceso, como ha sido su objetivo desde que dio el paso al soberanismo, o ceder a las condiciones de quien tiene la llave para llevarlo adelante de forma definitiva.

Dejando de lado que las CUP dijeron que el proceso sería legítimo con más del 50% de los votos, y dando por hecho que no se echarán atrás en el rechazo a hacer presidente a Mas, mucho me temo que la derecha catalana, por muy independentista que se haya vuelto, sigue apreciando mucho más la ostentación del poder.

Digo mucho me temo porque no descarto unas nuevas elecciones a corto plazo. Es muy pronto para decirlo. A pesar de que yo no sea independentista, la independencia no me produce ningún miedo. Las siete plagas que anuncian los nacionalistas españoles no me asustan. Pero las cosas se deben hacer bien, y tirar adelante con un “mandato democrático” tan tibio es más una bravuconada que un proyecto político real. Los soberanistas necesitan el reconocimiento internacional del proceso y, quieran o no, el resultado de esta noche se leerá como un aviso muy importante, claro que sí, pero no suficientemente claro como para apoyarlo.

En cualquier caso, y me sorprendería mucho equivocarme, entre Artur Mas o independencia, CDC elegirá Artur Mas. Ya inventarán la manera de encontrar argumentos que lo justifiquen.

Esta noche desde las CUP se han escuchado mensajes muy contundentes: el inicio de un camino imparable hacia la república catalana, el triunfo del anticapitalismo, la revolución de las clases populares… Cosas que chocan de frente con el ideario ultraliberal de CDC y la socialdemocracia aburguesada de ERC. No será nada fácil que unos y otros se pongan de acuerdo.

Como decía, me espero un nuevo ejercicio de supervivencia política por parte del líder convergente. En este sentido, que al gobierno del PP (a través del “independiente” poder judicial) se le ocurra procesarlo por la encuesta del 9N sería una buenísima noticia para él.

Y a todo esto, las escuelas públicas siguen funcionando bajo mínimos (en beneficio de las concertadas) y los hospitales y centros de atención primaria cada vez dan más pena (en beneficio de la sanidad privada).

Ojalá saliéramos pronto del día de la marmota.

Anuncios

10 thoughts on “El tacticisme de CDC vs la coherència de les CUP

  1. Buenos días Benjamín:
    Yo creo que Cataluña está divida en dos así de sencillo,
    ahora lo tengo bien claro, no sé a quien felicitar la verdad, pero lo que si digo es
    que debería haber un cambio de la constitución y Referendun es la única vía posible que yo veo, pero claro yo no soy catalana y además soy una ignorante
    Feliz semana

    Me gusta

    1. No eres ninguna ignorante, Carmen. Eso es exactamente lo que ocurre: unos y otros han conseguido crear dos frentes demasiado radicalizados. El referéndum es la única salida, pero IU y Podemos, los únicos que lo proponen desde España, no van a ganar las elecciones. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      1. Es muy cierto, yo estoy de acuerdo referéndum pero democrático, primero que cambien la constitución que cuando a ellos les ha interesado lo han hecho y para meternos en una dura ruina. Un beso

        Le gusta a 1 persona

  2. El 68,49% de la catalanidad ha dado su voto a formaciones que les han recortado sus derechos desde Barcelona o desde Madrid o que aspiran a hacerlo desde ambos sitios un día no muy lejano. El 68,49% de la catalanidad ha apoyado a formaciones que practican políticas liberales o neoliberales aumentando la brecha social entre la minoría rica y la inmensa mayoría pobre.

    Haya o no independencia, es más que evidente que habrá más pobreza universal y que el IBEX 35 es el gran vencedor de unas votaciones en las que no sé excatamente qué es lo que se ha votado en Cataluña.

    Salud

    Me gusta

  3. Muy de acuerdo con Benjamín.
    Todo mi respeto a los ciudadanos que desean la independencia y a los que no. Muy poco respeto a los políticos que, desde Madrid y la propia Cataluña, les han llevado a la situación actual. Como bien dice Benjamín, la independencia no era un problema hace cinco años. Unos políticos nefastos han pretendido convertir unas elecciones autonómicas en un plebiscito. Y eso es una tremenda estafa. ¿Qué ha hecho el domingo el votante histórico de Convergencia, no independentista? ¿Votar a representantes o votar la independencia o votar a Ciudadanos porque no entiende que ahora el lugar de Unió lo juegue ERC? Solo lo saben ellos, nadie más.
    Estos políticos han conseguido que en unas autonómicas apenas se hable de programas, de proyectos, de recortes… Por dos motivos: no les interesa que una nefasta gestión les reste votos y es difícil justificar determinadas alianzas entre partidos tan polarizados y que sea creíble que gobernar no se va a convertir en una permanente discusión.
    Y se nos olvida que ya hubo un pseudoplebiscito el 9N en el que solo fue a votar el ¡¡¡33%!!! Seguro que el PP le tiene miedo a un referéndum, pero algunos los políticos independentistas también.

    Me gusta

    1. La torpeza e intransigencia del gobierno central ha dado todo el combustible a la derecha corrupta catalana para envolverse en la senyera y tirar “pa’lante”. Pero esa súbita militancia independentista de quienes se han pasado la vida apoyando y apoyándose en la derecha corrupta española puede acabarle saliendo mal porque la izquierda independentista radical y revolucionaria jamás la va a apoyar, así que tienen que elegir entre ser generosos (¿Convergència generosa? Son conceptos antónimos) o hacer ingeniería política para continuar al mando de las operaciones, aunque ello comporte la frustración de muchísimos miles de votantes. Y eso, la frustración, es lo que más inquietud me produce.
      Encantado de leer tu comentario.
      Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s