‘El viaje de Pau’ me sigue alegrando los días

Llibreria 22 - Girona
‘El viaje de Pau’ y ‘Con la vida a cuestas’ en la Llibrería 22 de Girona.

Esta tarde he recibido un email inesperado, de esos que, al leerlo, te dibujan la sonrisa y te llenan de energía. Gema Albornoz, bloguera, poeta (muchos ya conocéis sus ‘Emociones Encadenadas’) y (atención) licenciada en Filología Inglesa, me escribía para decirme que ya había leído El viaje de Pau y que lo había disfrutado mucho. Este tipo de mensajes le alegran a uno el día, pero es que Gema lo acompañaba con una reseña completísima que me ha dejado sin palabras y que, sin más preámbulos, reproduzco a continuación:

Comienza con un deseo: “¡Buen viaje!”, expresión con la que se despide Benjamín Recacha en la nota del autor y con la que también acaba la novela. Es un canto a la libertad, a la naturaleza, a la recuperación de la memoria histórica, a la bondad. Es la búsqueda personal de una vida digna, plena y rodeada de personas que te aportan un carácter caleidoscópico por esas buenas influencias. Donde todo comienza con un encuentro casual que redirige las direcciones como si de una brújula se tratara, indicando a los personajes a dar pasos hacia el camino correcto. La naturaleza toma un papel primordial, en la que uno se redescubre a sí mismo.

Se nos muestran dos realidades, la del momento actual en la que los personajes se encuentran y se relacionan y la España de la Guerra civil a través de las narraciones de un diario; que a su vez está dividida en dos Españas: la nacionalista (y católica) y la republicana que lucha con dignidad, y toda la esperanza del mundo, a sabiendas que no vencerán. Esas que ya mencionaba Antonio Machado en Españolito que vas por el mundo: “Españolito que vienes/al mundo te guarde Dios/una de las dos Españas/ha de helarte el corazón.”

Desde el comienzo hay una necesidad de liberación por parte de Pau, que vive una “cómoda, irrelevante y absurda vida”. A pesar de tener una relación romántica, un trabajo estable y una rutina llena de comodidad. Vive en un mundo lleno de personajes planos y alienados, donde incluso clasifica como “ejemplares perfectos de individuos integrados”; divaga y reflexiona en silencio sobre la situación, aunque se conforma con lo que vive día a día. No se puede dejar de hacer referencia a Marx y a Feuerbach durante esta etapa.

Por una parte, Feuerbach, que piensa que el ser humano se convierte en algo extraño para sí mismo, en un ser alienado; viéndose siempre obligado a vivir para otro. Así, Pau siente que no es él, no le encuentra sentido a su trabajo, aunque sea reconocido por las empresas en las que ha trabajado. Por otra parte, Pau, que en esta etapa se nos presenta como trabajador en sí, ya que no hace otra cosa excepto trabajar, se siente infeliz e incómodo dentro de esa comodidad, nos lleva a las afirmaciones de Marx cuando decía: “El trabajador no se afirma, sino que se niega; no se siente feliz, sino desgraciado; no desarrolla una libre energía física y espiritual, sino que mortifica su cuerpo, arruina su espíritu.” (Karl Marx, “Manuscritos económico-filosóficos”)

Hasta que se encuentra con Sandra y siente una extraña atracción hacia ella, una confianza y comodidad agradable. Tras una continuidad de fracasos amorosos que siempre han acabado en engaño o un vacío inaguantable, encuentra una chica con la que no se precipita, la que no le da lo que quiere, que se resiste, que le hace pronunciar por primera vez en voz alta, tras hablarle de su situación, que quiere un cambio de vida. Así, en la página 34, escondido entre las demás confidencias a Sandra, Pau dice: “quiero cambiar mi vida”. No se limita a divagar en silencio, como hasta ahora, le pone nombre a lo que siente y lo que cree que necesita.

Con este encuentro se enlazan una serie de casualidades que van resolviendo los problemas, y como mencioné anteriormente, a modo de brújula orientan hacia dónde caminar.

El mero hecho de la interrupción de Greñudo en el camino de Sandra y Pau mientras se dirigen a casa es un claro ejemplo, ya que consigue que cambien la dirección hacia donde el insistente perro les conduce hasta su dueño, y amigo, Diego. Pau será el eje central de esos encuentros que parecen el inicio de todo un recorrido de piezas de dominó con reacción en cascada.

En otro plano, la Guerra Civil Española, narrada desde las vivencias en primera persona, la ley del miedo, la ley del talión; la búsqueda de un mejor ahora mediante valores.

Noam Chomsky, profesor de lingüística e interesado por el tema de la Guerra Civil Española, afirmó en una de sus entrevistas que “si examina usted algo del material documental proveniente de verdaderas luchas revolucionarias (por ejemplo, algo del material colectivo español) lo que resulta evidente es que aun en el nivel más pobre, más oprimido de la población, hay una tremenda preocupación por la justicia, y no por los bienes materiales.” (Actualidad del anarquismo. Entrevista a Noam Chomsky. Utopía / Black Rose /Situationist)

Algo que se muestra a la perfección en Emilio Abós, padre de Diego, asesinado cruelmente y uno de esos cuerpos sin identificar que se acumulan en las fosas comunes. Esos de los que el Estado aún no se responsabiliza ni se compromete de forma completa para dar respuesta.

Una novela donde encontramos ejemplos de la violencia machista, el descuido parental, el desapego emocional familiar, la venganza, la capacidad de adaptación del ser humano, la enfermedad, la muerte, el amor, el perdón, la dignidad y, sobre todo, las segundas oportunidades.

Donde se empiezan y concluyen viajes. ¿Dónde llevarán? ¿Quién sabe? Quizás acompañes a Pau en su camino a Bielsa y encuentres esa liberación que esperas aunque sólo sea a través de la literatura, de esta obra literaria.

Anuncios

5 thoughts on “‘El viaje de Pau’ me sigue alegrando los días

  1. Benjamín, Gema lectora atenta y esmerada en su reseña ha tejido una gran carta de presentación para ese viaje.
    Mis felicitaciones para ti que la has inspirado y a Gema por su solidez en el comentario y su gran generosidad.
    Un abrazo para ambos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s