El reto es mucho más importante que los nombres

Caso Monedero - Viñeta Ferran Martín

Estos últimos días han corrido ríos de tinta y se han dedicado horas de radio y televisión a poner a caldo a uno de los dirigentes de Podemos, Juan Carlos Monedero, por haber regularizado su situación con Hacienda “en tiempo de descuento”, se podría sospechar que para que los oponentes del partido que amenaza con poner patas arriba el sistema (o sea, el resto de partidos y el 90% de los medios de comunicación) no tuvieran munición para cebarse con ellos.

Los detalles del caso los podéis encontrar en miles de páginas web, unas más entusiastas que otras por haber demostrado, al fin, que los paladines de la ética son tan casta como el resto.

Medios “reputados” (sinónimo de “reprostituidos”), como todos los comprados días atrás por el Banco Santander, de cuya imparcialidad ningún militante del bipartidismo puede dudar, han dedicado portadas al “escándalo” Monedero, mucho más grave, dónde va usted a parar, que la lista esa que un tal Falciani, ex trabajador resentido de un banco suizo, ha aireado por ahí, con miles de nombres de presuntos evasores fiscales, entre ellos, —oh, casualidad— el ex mandamás del mencionado Santander.

Portadas Banco Santander
El 28 de enero el Banco Santander compró las portadas de los principales diarios.   Foto: http://www.infolibre.es

La táctica de Monedero no podía haber sido más cutre, igual que la reacción de la cúpula de Podemos. “Esto es una persecución; está todo en regla” han venido a decir, como si con ello se esfumara la sombra de sospecha.

¿Acaso no eran conscientes los impulsores de Podemos de que el sistema iba a hacer todo lo posible, legal o ilegal, para hacerles pupa? ¿No estaban preparados para recibir hasta en el carnet de identidad? Por mucho que el 99% de la basura que arrojan sobre el partido llamado a renovar una democracia podrida sea eso, basura, esta vez los han pillado. Sí, lo de Monedero es una nimiedad comparada con toda la mierda que reboza a PPSOE, pero huele. El tufillo no tiene nada que ver con la peste nauseabunda de los otros, pero es suficiente como para deslegitimarlo en la tarea de renovar el sistema.

Juan Carlos Monedero no sé qué hace todavía formando parte de la cúpula de Podemos, y no sé por qué el partido ha reaccionado de la misma manera, con los mismos tics, que quienes aborrecen. Monedero, te han pillado. Utilizando las alcantarillas del Estado, es cierto, pero te han pillado, y como se supone que los nombres y los cargos son lo menos importante en ese proyecto de ilusión colectiva por recuperar la democracia para el pueblo, te tienes que apartar.

Estoy seguro que entre los simpatizantes de Podemos, los implicados en los círculos, hay miles de personas tan preparadas o más que Monedero, así que no entiendo cuál es el problema para que deje su cargo. Mantenerlo ahí y refugiarse en el “nos persiguen” lo único que va a propiciar es que aumenten las dudas, y lo que hay en juego es demasiado importante como para correr el riesgo de sacrificarlo por proteger a un individuo.

En mi opinión, Monedero debería admitir su error, pedir disculpas, y apartarse. Y si hay algún otro dirigente de Podemos que tenga algo que ocultar, como que siendo adolescente robó una cassette en el Pryca, que se aparte también, porque acabará saliendo a la luz, y entonces ya no será una cassette, sino una tele de plasma y un equipo de sonido de última generación.

Hay cosas de Podemos que no me gustan y otras que me desconciertan, hasta el punto que me están empezando a decepcionar. Son el instrumento necesario para hacer posible la regeneración democrática de un sistema que todavía huele demasiado a franquismo, pero su actitud soberbia y de menosprecio hacia otras formaciones de izquierdas amenaza con llevar el proceso al fracaso.

Quiero que me hablen claro, que después de haber identificado todos los males que nos asolan empiecen a hacer propuestas. Quiero que se mojen ideológicamente, no me vale eso de abajo y arriba. ¿Qué miedo tienen a decir a las claras que son izquierda? Quiero que apuesten claramente por la confluencia de todas las fuerzas progresistas, con una actitud abierta y humilde, aunque en este punto no ayudan en absoluto los ataques de celos de dirigentes trasnochados de la izquierda tradicional.

La esperanza de este país pasa por Podemos y sería muy triste, imperdonable, que hubiera gente que empezara a bajarse del carro por llegar a la conclusión de que en realidad sus caras visibles persiguen lo mismo que todos los que nos han llevado a la desesperanza: el poder.

Me gusta Pablo Iglesias. Dice lo que necesitábamos oír y parece sincero. También Íñigo Errejón. Pero es hora de ir un paso más allá. Identificados los males y los culpables, es el momento de exponer soluciones, de mojarse y, por supuesto, de quitar de en medio a quienes pueden restar.

Juan Carlos Monedero ya sólo puede restar, así que espero que reaccionen de una vez como se supone que debe hacerlo una formación diferente, moderna y democrática.

Anuncios

11 thoughts on “El reto es mucho más importante que los nombres

  1. Oportunidad de oro: “Monedero da un paso atrás a petición de los inscritos y simpatizantes de Podemos”. Seguirían explotando el caso y afinando los céntimos cobrados por Errejón en su trabajo, pero sería importante un gesto nítidamente diferenciador respecto a la casta.

    Salud

    Me gusta

  2. Suscribo 100%. Mucho tiene que aprender de la derecha esta gente, entiéndaseme. Lo de Monedero les está haciendo pupa y puede dinamitar la coherencia. Pero yo sigo erre que erre, sigo con mi balanza; mucha pero que mucha mierda tendrían que sacarle a Podemos para que iguale a quienes los denuncian, eso es lo que quieren, cegarnos. Como dices, me quedo con el proyecto, con la oportunidad histórica, como apunta Vero.

    Me gusta

    1. El riesgo es la incoherencia. Es evidente que harían falta mil casos Monedero para igualar a un Bárcenas, pero es que se supone que ellos estaban libres de trapicheos. Espero que empiecen pronto a ofrecer proyectos concretos que desvíen el debate a lo político. Saludos.

      Me gusta

  3. Juan Carlos Monedero es el verdadero ideólogo de Podemos. En cuanto pueda te contesto a tu comentario en mi blog, pero lo voy a hacer con otra entrada. Estoy segura que te va a gustar 🙂 Abrazos

    Me gusta

  4. Estoy contigo. La están cagando en muchos aspectos. Pero, ¿sabes?, en realidad no les importa. Su masa votante son los jóvenes, muchos de los cuales no han votado nunca o no les interesa la política. Para ellos Podemos es una solución, un voto rebelde hacia el sistema. Las noticias contaminantes no llegan a ellos o las consideran artimañas de un gobierno corrupto (lo que en parte es cierto). El problema es para esos votantes entre los 35 y los 50 que están pensándose qué hacer. Y ese problema lo tendrá también Podemos si al final esa gente (entre los que me incluyo) decide votar a otros, porque con lo jóvenes no tienen suficiente ni de coña. Para mí, repito, la están cagando. Antes me quedaba con Íñigo que con Pablo, que cada vez me cae peor. Pero en este país, ¿esperábamos otra cosa? Y me refiero a la actitud de los medios y a la de un partido que pretende destacarse por su pureza, elevarse por encima del resto… Al final, se están convirtiendo en lo que tanto detestan. He visto muchas de esos comportamientos que demuestran que son muy parecidos al resto de partidos. Y como te dije, eso de decir que son de izquierdas con la boca pequeña, me saca un poco de quicio. Un abrazo.

    Me gusta

    1. Debería importarles. Yo también los veo como un medio para limpiar el sistema, por eso me desconcierta tanto su modo tan rancio de reaccionar a los ataques.
      España necesita que gane Podemos, pero yo dudo que vaya a votarles, no al menos hasta que presenten un programa que me convenza, claramente de izquierdas.
      Asuntos como la memoria histórica, la educación pública, la protección del medio ambiente o el modelo de Estado para mí son cruciales, así que les pido posicionamientos muy claros.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Totalmente de acuerdo…en todo lo que dices,
    Estoy en un punto que me estan “perdiendo” y me fastidia…ahora con la financiación desde Venezuela.. ahí ya me pierdo porque estas sombras no me gustan en absoluto..y Pablo Iglesias debería ser tan claro y contundente como lo era al principio..y en las últimas intervenciones no deja claro ciertos puntos..
    Veremos a ver porque de sobra sabían que se les iba a mirar con microscopio y vaya si lo están haciendo y vaya si estan gozando los que van a por ellos…
    Un abrazo..

    Me gusta

    1. Si te soy sincero, a mí lo de Venezuela como que me da bastante igual. Habría que vivir allí para saber lo que está pasando realmente, porque la prensa de aquí sólo ofrece un punto de vista interesado. No sé por qué Venezuela tiene que ser el demonio y, en cambio, parece que Arabia Saudi sea una democracia modélica.
      Lo que sí me preocupa es la tibieza y la ambigüedad en el mensaje político. No se puede pretender pescar votos en todas partes sin perder coherencia.
      Veremos cómo evoluciona la cosa.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s