Respirando siglos de historia en León

León
León, una ciudad que vale la pena visitar.   Foto: Mónica Ramírez

León es una de las provincias más bellas de España. Hay muchos sitios bellos en este país, algunos de los cuales estamos descubriendo gracias al fantástico recorrido que está haciendo El viaje de Pau, y sin duda León es uno de los que posee una variedad de paisajes y pueblos más impresionante.

Hace unos años mi pareja y yo tuvimos el acierto de decidir pasar las vacaciones en esa tierra privilegiada por una naturaleza exuberante y una riquísima historia de la que es testigo la gran cantidad de tesoros culturales de los que podemos seguir disfrutando hoy en día.

El listado de maravillas leonesas es inacabable: Babia (realmente deja embobado), el embalse de Luna, el Bierzo y sus preciosos pueblos rodeados de montañas, los Ancares, las increíbles cuevas de Valporquero, el Valle del Silencio (donde, verdaderamente, sobran las palabras), las Médulas, Astorga, Ponferrada y su impresionante castillo… Podría seguir un buen rato citando preciosos enclaves leoneses, pero nos vamos a quedar en la capital, donde Pau y compañía estuvieron de visita el fin de semana pasado y se dejaron guiar por una nueva amiga, Mónica Ramírez, que toma el relevo de Vanesa (Amposta), Julia (DéniaAlzira), Miriam (Valencia), Raquel (Villajoyosa) y Montse (Abarán – Murcia).

Os dejo con su relato de la excursión:

León es una bella ciudad española con más de 20 siglos de historia y una envolvente atmósfera histórica pero con un espíritu joven. Poseedora de la catedral gótica más pura y bella de España, punto clave del Camino de Santiago y lugar que hay que visitar al menos una vez en la vida, aunque cuando se descubre el gran encanto de la ciudad querrás volver o desearás no marchar.

El día amanece muy  frío pero luce un sol espectacular. Me cuelgo la mochila y ya estamos listos para disfrutar de una mañana de turismo por la ciudad. Comenzamos el recorrido desde el Hostal de San Marcos, actual Parador de Turismo que acoge a viajeros de todo el mundo, que encuentran aquí una oportunidad para habitar la historia y descubrir, desde este marco privilegiado, la grandeza de una ciudad única, cuyo patrimonio refleja su pasada condición de capital del reino y su papel destacado a lo largo de tantos siglos.

León - Hostal San Marcos
Hostal de San Marcos.   Foto: Mónica Ramírez

Resulta difícil imaginar que antaño el convento fuera escenario de prolongadas penitencias y campo de concentración de prisioneros republicanos durante la Guerra Civil y la posguerra.

Francisco de Quevedo (1580-1645), notable político e histórico literato de la España del Siglo de Oro, uno de sus más ilustres presos, dejó testimonio de su puño y letra de los penosos años que permaneció encerrado entre sus muros.

La provincia de León tiene el privilegio de contar con dos excelentes obras de Gaudí. Una en Astorga, el famoso Palacio Episcopal, y otra en León, la Casa de Botines, construida a finales del XIX.

León - Casa de Botines
La Casa de Botines, obra de Antoni Gaudí.   Foto: Mónica Ramírez

El perfil de sus torres y del edificio le da la apariencia de un castillo de cuento de hadas. Se trata de un edificio rectangular, neogótico, aligerado por las torrecillas y ventanales, que se halla en una zona céntrica de la ciudad.

Su construcción se debe a la iniciativa de una familia de comerciantes de tejidos de León relacionada con los industriales de Cataluña, que recomendaron a Gaudí para realizar el nuevo establecimiento leonés.

León - Estatua de Gaudí
Descansando con Gaudí frente a la Casa de Botines.   Foto: Mónica Ramírez

Justo enfrente de la Casa de Botines nos tomamos un descanso; hoy el corazón de León toma vida al inundarse de luces de colores que le dan el toque y el ambiente navideño. Nos sentamos a contemplar el edificio junto a su arquitecto. Se trata de una escultura de bronce que muestra la imagen de Gaudí sentado, con semblante pensativo y escribiendo unas notas. Foto obligada para ‘El viaje de Pau’ en su visita a la ciudad.

Catedral de León
La espectacular Catedral de León.   Foto: Mónica Ramírez

Continuamos con el recorrido atravesando la peatonal calle Ancha y nos encontramos con la Plaza de Regla donde se encuentra el monumento más importante. Alzamos la vista descubriendo una edificación de altura imponente y gran belleza: la Catedral de León. Nos encontramos a los pies de la gran majestuosidad de la construcción gótica del siglo XII, con dos altas torres cubiertas de bellas esculturas. Sin embargo, lo más hermoso y espectacular de la catedral son sus inmensas vidrieras, una de las mejores de Europa, similares a las francesas pero más coloristas, que hacen posible que en el interior la luz, con diferentes tonalidades dependiendo a de la hora del día, nos envuelva.

Nos alejamos de la catedral en dirección a la Basílica o Real Colegiata de San Isidoro una joya del románico del siglo XI y XII. Tiene una fachada muy bonita.

León - Real Colegiata de San Isidoro
Otra de las joyas de León: la Basílica de San Isidoro.   Foto: Mónica Ramírez

El templo es una mezcla de cuerpo románico, gótica la cabecera y renacentista la cornisa. Destacan el Panteón Real y las pinturas murales que los expertos llaman la Capilla Sixtina del románico.

Como hecho histórico relevante y que hoy pocos conocen, destacar que San Isidoro está considerada como la cuna del parlamentarismo europeo, donde se celebraron las primeras Cortes parlamentarias de Europa.

A la caza de luces y sombras he disfrutado de la experiencia. Ha sido espectacular ver cómo el sol va cambiando su posición e inunda los edificios en una amalgama de luces, sombras, colores… la luz que cambia una ciudad.

Después de la larga caminata para despedir a Pau, qué mejor que tapear, y el lugar más indicado para hacerlo es el Barrio Húmedo. Caminar por sus calles te remonta a otras épocas y entrar en su infinidad de bares y pedir un corto de cerveza, un mosto, un vino o un butano y que te pongan una generosa y deliciosa tapa gratuita, te hace sentir de maravilla.

Saboreando esas tapas acompañadas de un buen vinito nos quedamos, Mónica. León poca presentación necesita. Sólo por maravillarse con esa catedral fascinante y sentarse junto a Gaudí a contemplar su obra la visita está más que justificada. Si encima sucumbes a la tentación de probar alguno de los manjares ofertados en cualquiera de sus restaurantes, difícilmente, como bien dices, querrás marchar.

El viaje continúa. Os puedo adelantar que Pau y sus amigos han decidido acompañar algunos días más a Mónica en sus vacaciones en un privilegiado destino bastante más al sur que León… Más de uno/a se morderá las uñas con el próximo post del libro viajero.

Anuncios

4 thoughts on “Respirando siglos de historia en León

  1. Doy fé… León es una ciudad maravillosa. Tuve la suerte que un amigo me invitara unos días y pude apreciar alguno de sus rincones: La Catedral, la Colegiata de S. Isidoro, pero sobre todo recuerdo con mucho cariño La Plaza del Grano y esa cerveza al sol… Leyendo el relato de Mónica, he vuelto ¡gracias!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s