La estupidez humana (política) no conoce límites

“La huelga se ha solucionado gracias a las medidas de la reforma laboral, que permite que se rebaje el coste laboral con unas medidas de flexibilización, y que son las que más progreso han traído en la historia la humanidad”. Es una declaración real (si no os lo creéis ved el vídeo) de una persona real que ostenta el cargo de alcaldesa de la capital de España. Su nombre es Ana Botella, y no me atrevo a afirmar que sea la peor política de la historia de la humanidad, pero vamos, está en el top five sin duda.

Una persona razonable, de inteligencia media, no hace falta que sean ninguna lumbreras, se enterraría en estiércol antes que hacer el espantoso ridículo de comparar, no comparar, sino de poner por encima de cualquier otra cosa que haya ideado el ser humano la reforma laboral del PP. Esas declaraciones no pueden ser obra de una persona capaz de escribir su nombre. La idea de que la reforma laboral sea el mayor avance de la historia de la humanidad no se le habría ocurrido ni al más irreverente de los guionistas. Se sale del mapa de las frases posibles para ridiculizar a un ser humano.

Los políticos que tenemos la desgracia de soportar en este país se superan a sí mismos cada vez que abren la boca. Parece que compitan por demostrar quién es más gilipollas. Y, la verdad, Ana Botella ha puesto el listón a un nivel que se diría insuperable… de no ser porque la capacidad de gilipollismo de sus colegas hace asumible cualquier reto.

No pueden ser personas reales. Tales estupideces no se las pueden creer ni ellos mismos. Es que un chimpancé borracho daría una imagen pública más seria. Por favor…

Nos reímos (por no llorar) e indignamos a partes iguales siendo testigos del espectáculo lamentable que protagonizan sus señorías, empeñadas en destrozar por completo cualquier atisbo de prestigio que pudiera quedarle al ejercicio de la política. No son todos iguales, claro que no, pero es que los que se sitúan al nivel intelectual de las amebas arrasan con todo. Si la alcaldesa de Madrid considera que la reforma laboral que ha acabado con las condiciones de dignidad de los trabajadores españoles es el mayor avance de la humanidad, ¿qué no dirá cualquier concejal de pueblo? El silogismo es comprensible. Porque es que el propio presidente del gobierno, del que podría escoger unas cuantas declaraciones para ocupar puestos de honor en el museo de la estupidez humana, dijo el otro día, en sede parlamentaria, con toda su vergüenza torera, que este año no ha aumentado el paro. ¡Olé! Desde luego, todo un éxito que debemos a la reforma laboral… Lástima que la realidad sea muy diferente, como medio millón de puestos de trabajo diferente, pero vamos, minucias. Y él se queda tan ancho mintiendo como un bellaco en la casa de la democracia, cosa que, por otra parte, no le es extraña, pues tiene un largo historial en tan sólo dos años al frente del país, con el asunto de los sobres como tema estrella.

La secretaria general de su partido, María Dolores de Cospedal, también podría impartir un master en estupidez humana. Baste la famosa rueda de prensa, de vergüenza ajena, sobre la destitución del ex tesorero, Luis Bárcenas, y su indemnización en diferido:

Existen varios niveles de gilipollismo político. Ana Botella representaría el de quien no sabe lo que dice y va vomitando palabras, haciendo la pelota tan grande que al final salen cosas como la de la reforma laboral. Están los mentirosos compulsivos, como Rajoy, a los que no les tiembla ni un pelo mientras lo hacen. Los indecentes, como otro elemento del PP llamado Rafael Hernando, quien no duda en acusar a los hijos de los represaliados del franquismo de acordarse de su padre “cuando había subvenciones para encontrarle” (independientemente de la mezquindad de tales palabras, quizás él no recuerde que su sueldo y prácticamente la totalidad de los recursos de su partido salen del bolsillo de todos los españoles, incluidos esos que se acuerdan de su padre cuando hay subvenciones). Y los que tras la careta de buenas personas esconden el verdadero rostro de político de baja estopa, vendido a los intereses del mercadeo, y que ahora pretenden resarcirse publicando libros que sólo de verlos en las librerías dan ganas de vomitar. Me refiero al ex vicepresidente Pedro Solbes y al ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que tiene la desfachatez de hacer pública ahora la carta con la que el Banco Central Europeo le exigía las medidas que escenificaron el fin de la democracia y que ocultó a la ciudadanía. ¿Pretende con ello redimirse ante el país? En fin, que se tape y siga disfrutando de su jubilación dorada.

Y así estamos, asistiendo al teatrillo en el que se nos rifan y nos escupen a la cara sin que seamos capaces de reaccionar. Es más, no son pocos los que no sólo no se indignan, sino que aplauden semejantes exhibiciones de estupidez. No dice mucho en favor de nuestra inteligencia, desde luego que no.

Anuncios

16 thoughts on “La estupidez humana (política) no conoce límites

  1. Las palabras de Ana Botella revelan que, para ella, la humanidad es la élite financiera y empresarial que se benefician de la estafa y de explotar a los trabajadores.

    Salud.

    Me gusta

  2. Anoche viendo el telediario me cogí tremendo cabreo. No me cabe en la cabeza que estemos gobernados por estos politiquillos de tres al cuarto. No sé qué pasa, pero te diré una cosa: al final termino añorando algunos de aquéllos personajes, que aún perteneciendo a un régimen inaceptable, tenían la cabeza bien amueblada.
    Vergüenza ajena, siento, además de impotencia y desazón. ¿A dónde vamos?
    Un abrazo, Benjamín.

    Me gusta

    1. Buf, qué duro, añorar a aquellos tipejos que, por otra parte, son los padres ideológicos de los que tenemos que sufrir ahora. No sé adónde vamos, amigo; pero, desde luego, a ningún buen lugar si permitimos que continúen marcando el rumbo semejantes elementos. Un abrazo!

      Me gusta

      1. Pues imáginate cómo debo de sentirme, cuando llegas a tales extremos. Quizá no me he explicado bien. No añoro en absoluto esos tiempos, por dios. Lo que quiero decir es que la actual clase política, y siempre es injusto generalizar, no tiene el más mínimo nivel, o no son capaces de demostrarlo. Desde la izquierda más izquierda hasta la derecha más rancia. es difícil encontrar, a nivel de lo que conocemos, un POLITICO. Mediocridades, partidismos egoístas, luchas por el poder dentro de los propios partidos… Qué te voy a contar que tú no conozcas. Eso es lo que me da pena, verdadera pena.
        Un fiel seguidor.

        Me gusta

  3. En mi humilde opinión, desde que nos mintieran acerca de las líneas de investigación tras el mayor atentado de nuestra historia (11-M), en el Pp han decidido que la vergüenza es para los cobardes. Igual en oposición que en campaña que gobernando. Tras lo del Arena, a Botella le da todo igual, nada es peor que ser responsable de la muerte de unas niñas. A Cospedal le da la risa si la recuerdan cualquiera de sus múltiples marrones. a Saez de Santamaría no se le cae nada al suelo para interpretar unas lagrimitas diciendo cualquier chorrada, y cuando habla Rajoy de lo que podemos esperar nadie, NADIE, con dos dedos de frente le puede ya creer. La cosa es aguantar como le decía el presidente a Barcenas o a su mujer. Va en el sueldo dirán en casa. Estamos solos (el PSOE no es mucho mejor).

    Me gusta

    1. Como buenos percebes que son, ellos se agarran bien a la roca, que ya se cansarán las olas de arremeter y acabará amainando. No sé qué es peor, si la indignación o la resignación que lleva a aceptar que gobiernen delincuentes. Saludos!

      Me gusta

  4. Otra muestra más del sainete político que tenemos montado en España. Nos podemos cansar de ver como se retratan todos los días con estas gilipolleces, pero seguirán saliendo unos y otros elegidos en estas elecciones “democráticas” y seguirán apoyándose y viviendo del sistema político que sustenta su poder y su inutilidad.

    Un saludo Benjamín

    Me gusta

    1. Exactamente. En el fondo ya les va bien el famoso desapego del que tanto hablan, que la gente pase de votar y todo quede en manos de la masa dirigible y manipulable, la que más que votar a un candidato lo hace en contra de otro en base a la cultura del miedo. El tristemente extendido voto (in)útil. Saludos y gracias por pasarte a comentar!

      Me gusta

  5. Creo que hay que plantearse nuevas alternativas y una auténtica y generosa alianza de los sectores progresistas, que no esté liderada por el PSOE, que parece la opción derechista de la ultraderecha pepera.

    Me gusta

  6. A esta, digamos “sra.”, a quien nadie votó para que fuese alcaldesa, se encontró con el cargo de rebote, a pesar de que le viene grande y se maneja con una prepotencia e incompetencia insoportables.
    Es penosa, aborrecible e indignante la desfachatez y la estupidez con la se despachan día sí y día también los politicuchos de tres al cuarto que mal gobiernan en este país.
    Aunque lo peor de todo es que estos son el fiel reflejo de lo que en esencia es una sociedad.
    Aún así, parece que todavía hay quien no ha tenido suficiente y volvería votar a semejantes cretinos…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s