El cambio real tiene nombre de mujer y pasa por la confluencia

forges

Hoy es un buen día. Un día para saborear la que fue una gran noche. Un día para reflexionar sobre los resultados de las elecciones municipales y autonómicas y llegar a la conclusión de que sí, que el cambio es posible.

El bipartidismo no ha saltado por los aires. Seamos realistas: el PP continúa siendo la fuerza más votada en España, con el PSOE muy cerca. El cambio es posible y ayer se dio un primer paso, un paso largo y firme en mi opinión, en esa dirección. Pero nada más que eso, un paso. El camino que queda por delante hasta las elecciones generales de otoño es aún muy largo y está lleno de obstáculos, el principal, desde mi punto de vista, la fragmentación del voto progresista.

Si algo debemos aprender de los resultados de ayer es que la ciudadanía ha premiado la apuesta por la confluencia: Ahora Madrid, Barcelona en Comú, las mareas gallegas, Zaragoza en Común son ejemplos de trabajo por un objetivo político alejado de protagonismos y de ideologías sectarias, trabajo por recuperar las instituciones para las personas. El cambio pasa, necesariamente, por la generosidad de los actores políticos. Deben entender el mensaje, comprender que la gente común está harta del conmigo o contra mí, de siglas vacías de contenido o ancladas en el pasado.

Queremos ideas, sí, evidentemente que las queremos. No sólo es que las queramos, es que son fundamentales. ¿Qué sería de la democracia sin ideología? Ni más ni menos lo que estamos padeciendo desde hace demasiado tiempo ya.

Pero ideología no significa intransigencia, sino generosidad, empatía, capacidad de escuchar y de incorporar propuestas ajenas. El cambio pasa por figuras alejadas de la ambigüedad, que digan lo que piensan sin tacticismos, teniendo claro que la ciudadanía (buena parte de ella al menos) no es imbécil y sabe diferenciar entre la honestidad y el mensaje prefabricado. El cambio empieza en las ciudades, de la mano de quienes siempre van a poder mirar a los ojos de sus vecinos sin tener que apartar la cara. Ada Colau, Manuela Carmena y otros muchos, menos mediáticos, pero tan humanos, tan válidos como ellas.

Anoche escribí en Facebook lo que miles, millones de españoles, pensaron al conocerse los resultados de las votaciones: “No se lo pondrán fácil, pero si fuera vecino de Barcelona me sentiría muy orgulloso de tener una alcaldesa como Ada Colau. Si viviera en Madrid sería feliz por tener (espero) una alcaldesa como Manuela Carmena. Y si fuera de la Comunitat Valenciana estaría saltando de alegría por haberme librado, por fin, de la mafia. Hoy hemos dado un primer gran paso para el cambio real en este país. Una palabra más, fundamental para recuperar la democracia: CONFLUENCIA”.

Seguí la jornada por La Sexta, la SER y Twitter. En el debate televisivo me encontré con Yolanda Díaz, representante de Izquierda Unida, quien lo primero que hizo fue reconocer la hecatombe de su formación para, a continuación, aplaudir a las candidaturas de unidad. Estaba orgullosa por los triunfos de Carmena (recordemos que IU concurría con lista propia al ayuntamiento) y Colau, y reclamó con claridad a su partido que apueste por la confluencia de cara a las generales. También el candidato de IU al gobierno, Alberto Garzón, está en esa línea. Me temo, sin embargo, que van a tener que picar mucha piedra para vencer la resistencia de los sectores más oxidados, que parecen ver en unas siglas todo el sentido de su razón de ser.

Pero la responsabilidad es también, y mucha, de Podemos. Es evidente, y quien no quiera verlo es tan sectario como los dinosaurios de IU, que solos no van a derrotar al régimen. Dicen que España es de izquierdas. Puede ser, pero también es un país de gentes conservadoras y miedosas. El caciquismo continúa instalado muy profundo y no es cosa de un par de días revertir la situación. Podemos no va a ganar las elecciones. Ahora ya lo tengo muy claro. No, al menos, si concurre en solitario. El efecto efervescente ha pasado e, insisto, el cambio sólo será posible desde la generosidad y la inteligencia política.

Es el momento de trabajar intensamente por un Ahora España, un España en Común, o como se le quiera llamar. Pero una España alejada de banderas y símbolos excluyentes; moderna y orgullosa de su diversidad. Podemos somos todos los que soñamos con un país diferente, democrático de verdad, donde, como insiste Pablo Iglesias, abramos puertas y ventanas. Y en ese objetivo titánico están también otras muchas organizaciones políticas, como buena parte de IU-ICV, Equo, Geroa Bai, Compromís… Todas son necesarias y, por tanto, deben trabajar codo a codo, unidas por ese reto que trasciende con mucho a las siglas.

El PP perdió ayer 2,4 millones de votos y casi 4.000 concejales (respecto a las municipales de 2011); el PSOE, otros 700.000 votos y casi mil concejales, pero entre los dos conservan 11,6 millones de votos, un 52% de los emitidos. En las autonómicas el PP ha perdido la mayoría absoluta en todas las comunidades y difícilmente podrá gobernar en más de tres o cuatro. En la Comunitat Valenciana el descalabro es monumental: ha perdido casi la mitad de los votos. También el PSOE ha retrocedido significativamente. Y ello, en buena parte, gracias al incansable trabajo de Compromís, una formación de izquierdas liderada por una de esas mujeres protagonistas del cambio: Mònica Oltra. Sin embargo, no puedo dejar pasar un dato: si Compromís, Podemos y Esquerra Unida hubieran concurrido juntas, hoy tendrían una mayoría muy holgada para gobernar. Insisto: la disgregación penaliza muchísimo.

La revolución democrática empieza en las ciudades, y tiene nombre de mujer. Es una buena cosa. Dicen que las mujeres tienen más capacidad para aglutinar, para escuchar, para ser generosas. Estoy de acuerdo, aunque hay excepciones terribles, ¿verdad, Espe y Cospe? Sueño con Manuela Carmena, Ada Colau, Mònica Oltra, Teresa Rodríguez, Yolanda Díaz, y tantas otras haciendo campaña para llevar la democracia real a todos los rincones de este país. Generosidad y confluencia.

Anuncios

15 thoughts on “El cambio real tiene nombre de mujer y pasa por la confluencia

  1. Parece que muchos estamos hoy de reflexión, Benjamín. También hice una entrada que es mi aportación a esa gran reflexión sobre los cambios políticos que se están dando.
    Sigamos pues.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Jijijiji me duelen los pies de tanto saltar de alegría viva! Por fin un cambio en mi maltratada tierra valencian.
    en Alicante siguen los mismos.
    Besicos Benjamin

    Me gusta

      1. Pues si me alegra mucho Benjamín, creo que con pactos algo se podrá hacer pero todavía han sacado demasiados votos después de tantos años de robar al pueblo Estoy contenta si”

        Le gusta a 1 persona

  3. Me alegré tanto cuando vi los resultados en Barcelona….y en Madrid (esperemos que sea posible) es un pasito pequeñito pero ayer fue como una bocanada de aire nuevo….aunque por aquí siga oliendo a rancio nuestro empeño parece que empezamos a conseguir que se vaya resquebrajando algo…
    Ojalá esto sea el principio y aprovechen la oportunidad de demostrar que se pueden hacer cosas nuevas y a poco serán para la mayoría mejor…
    Un abrazo fuerte

    Me gusta

    1. Estuve toda la noche pendiente de Castilla y León, te lo prometo. Es difícil, porque el PP tiene muy cerca la mayoría absoluta, pero, desde luego, hasta ahí se han llevado un buen susto. Como dices, ojalá sea el principio de algo mucho más grande.
      Un abrazo.

      Me gusta

  4. Golpe a golpe, voto a voto… Preocupa ese 52% del que hablas que tanto daño hace y tanto seguirá haciendo.

    El PP está abocado a esa soledad que ellos mismos se han fabricado a base de negar el diálogo como partido de pensamiento único que es.

    El otro, el PSOE, es una mantis religiosa que clava su aguijón a la pareja cuando se aparea con otras fuerzas para conseguir el poder. También procura destruir cualquier indicio de izquierda antes incluso de atacar a la derecha con la que no duda en pactar si es beneficioso para el partido. A lo largo de la historia hemos visto pactos del PP con los nacionalismos de derechas desdeñando a Izquierda Unida a la que temen como al diablo.

    La confluencia ha de tener clara una cosa: el PP es la derecha y gran parte del PSOE también. Son el enemigo del pueblo.

    Salud

    Me gusta

    1. Hoy he estado pensando sobre los pactos y creo que Podemos no debería incorporarse a ningún gobierno autonómico. Como mucho, quizás en Madrid, o en Navarra, donde el PSN es casi intrascendente. Facilitar presidencias socialistas, sí, porque la alternativa es aún peor, pero no tienen obligación ni necesidad de dejarse devorar por la mantis.
      La verdad es que hoy soy un poco más optimista que el sábado. Lo logrado en las grandes ciudades no debemos menospreciarlo porque es un síntoma muy claro de ganas de cambio. Que el PSOE sea intrascendente en Barcelona y en Madrid es algo más que una anécdota, igual que el PP sea incapaz de mantener el poder casi en ninguna capital, ni siquiera en Galicia ni Valencia.
      Saludos.

      Le gusta a 1 persona

  5. Aquí en Andalucía la señora Díaz empieza fuerte. Ya tira de artimañas y falsedades pero se verá al final quienes son unos y otros. Quedan seis meses donde se van a ver las caras, donde la ciudadanía va a confirmar qué pie calzan estos partidos de siempre. Ciudadanos, de entre los nuevos, lo tienen claro porque apuntan alto y no van a despistarse. Podemos y el resto de agrupaciones ciudadanas tampoco creo que vayan a cagarla, pero le temo un poco a que les tiemble la mano. Ojalá lo hagan bien y apoyen allí donde se vean obligados a hacerlo sin retroceder un milímetro en sus convicciones, y gobiernen donde el pueblo les haya permitido hacerlo con mano dura en contra de las injusticias. Es posible el cambio y solamente hace falta un poquito más, que aquellos que dudan terminen votando convencidos de que son iguales que nosotros y desean transformar a mejor este país, que aquellos que votan al PSOE se den cuenta de que son iguales que el PP. Como te digo, en Andalucía veremos algunos movimientos interesantes para que terminen desenmascarándose. Pero llevo varios días contento. Siento que, al fin, podemos empezar a construir un país mejor. Empiezo a creer un poco. Ojalá. ¡Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s