‘Corazones en barbecho’, a la caza del amor

Corazones en barbecho

Fulgencia está harta de una vida en la que sólo hay responsabilidad. A sus casi cuarenta años (aunque una señorita jamás revela su edad) siente que ha llegado el momento de pensar en ella y de buscar el amor en Ciudad. En Pueblo no hay mozos casaderos como los que aparecen en las novelas románticas que devora con avidez para abstraerse de una realidad cotidiana que aborrece, rodeada de familiares mayores a los que debe cuidar.

Así que un buen día toma el bus decidida a no regresar sin un hombre que valga la pena, que ponga color y pasión a su vida. Lo que Fulgencia no sospecha es que una misión aparentemente tan sencilla, al menos así es en esas historias románticas con las que fabula, puede complicarse tanto.

En su deambular por Ciudad, Fulgencia descubrirá realidades tan frustrantes o más que la suya propia, y descubrirá que además del deseo de amor, en su interior anidan otros sentimientos muy humanos que pueden ayudar a otras personas.

Corazones en barbecho es la segunda novela de Cristina Monteoliva, escritora granadina (de Almuñécar, para más señas) de cuya primera obra, Elías y los ladrones de magia, ya os hablé (muy bien, por cierto). Es una de los muchos autores interesantes que he descubierto desde que decidí iniciar mi propia carrera literaria. Si sois asiduos a ‘la recacha’, os sonarán nombres como Ramón Betancor, Javier Estévez, Carmen Grau, Mercedes Pinto, Toni Cifuentes, Josep Garcia, Berta Carmona, Enrique Urbano, Julia Santibáñez, Nuria Vázquez, Edwin Colón…, y otros que me dejo (no me lo tengáis en cuenta). Todos ellos escritores cuyas obras no habría disfrutado si no hubiera emprendido esta aventura.

Corazones en barbecho es una novela corta que se lee en un par de horas y que deja el mismo buen sabor de boca que la primera incursión literaria de la autora, aunque los registros son muy diferentes. Elías… es una novela juvenil para todos los públicos, mientras que Corazones…, a partir de un planteamiento de aparente comedia ligera, con un tono divertido y muy ágil, toca muchos de los temas que describen la sociedad actual: la soledad, la injusticia social, el individualismo, la pobreza, la falta de compromiso, la precariedad laboral, el desprecio hacia el medio ambiente, etc.

Desde luego, si de algo me ha servido la lectura de Corazones en barbecho, además de para disfrutar de una obra muy interesante, es para confirmar que Cristina Monteoliva es una buena escritora, con un estilo propio, reconocible, y la capacidad para crear personajes “vivos”, que conectan con el lector. Aparte de la protagonista, muy lograda, me gustaría destacar a su “amiga” Doris, la típica “maruja” que no calla ni bajo el agua, aunque con la peculiaridad de que su tema preferido de conversación es… el cambio climático.

Conclusión: leed Corazones en barbecho, prácticamente regalada en versión digital (1,17€) y baratísima en papel (7,86€), en Amazon. También podéis contactar directamente con la autora para conseguir un ejemplar dedicado.

Anuncios

3 thoughts on “‘Corazones en barbecho’, a la caza del amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s