Centrifugando recuerdos (XVIII)

Dieciocho entregas han hecho falta para que se aclare por qué Sara huyó tras la noche bajo las estrellas. Luis sigue sin saberlo, y no hay nada que le haga pensar que su viaje a Granada acabe sirviendo para algo…

SALTO AL REVERSO

Alhambra de Granada Imagen libre de derechos obtenida en pixabay.com.

(Los capítulos anteriores los puedes leer aquí)

Luis nota el cansancio de la larga jornada, que se suma a los excesos de la noche anterior, y está a punto de quedarse dormido en la silla. Comprueba la hora en el móvil. Las once pasadas. «No me ha contestado», constata sin poder evitar la decepción. «Bueno, habrá que ir pensando en buscar un lugar donde pasar la noche». Mira en derredor. La terraza continúa animada, con la mayoría de las mesas ocupadas aún por jóvenes que se resisten a poner fin a la velada. Un camarero empieza a recoger las pocas que han quedado libres, con la esperanza de que los clientes remolones se den por aludidos.

Luis le hace un gesto con la mano, y cuando el muchacho lo ve acude raudo. Otra mesa que va a poder recoger.

—¿Me cobras?

—Enseguida.

Ver la entrada original 1.743 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s