Vacaciones en el paraíso majorero

Fuerteventura - Faro de la Entallada
Amanecer en el Faro de la Entallada.   Foto: Mónica Ramírez

El viaje de Pau y su anfitriona, Mónica Ramírez, están disfrutando de unas envidiables vacaciones en las Islas Canarias. Tras una breve estancia en Gran Canaria han pasado varios días en Fuerteventura y ahora Mónica nos relata el recorrido. Cuando acabéis de leer la crónica a ver si os pasa lo mismo que a mí: que siento unas ganas tremendas de coger un avión con destino a esa tierra privilegiada. Algo parecido me sucedió con las crónicas anteriores del libro viajero, y creo que no voy a poder evitar que la sensación se repita con los próximos destinos. La lista sigue creciendo… Os dejo ya con el estupendo relato de Mónica:

Llegó el día, las deseadas vacaciones. Pensar en Navidad es pensar en querer compartir con los demás; es pasar más tiempo en familia y con aquellas personas que nos son especiales y con las que queremos vivir esta época llena de magia… Este año con un compañero de viaje muy especial ‘El Viaje de Pau’, que me acompañará en mi recorrido por las afortunadas Islas Canarias.

Aeropuerto Madrid-Barajas
En el aeropuerto de Barajas.Foto: Mónica Ramírez

A nuestra llegada al aeropuerto de Madrid-Barajas empieza el protocolo: pesar la maleta, prueba superada; nos dirigimos a la máquina expendedora, no nos vamos a tomar un café, todo es tan mecanizado que cualquier día desaparece el personal del aeropuerto. Pau, eufórico, va de incógnito dentro de mi bolso. Es su primer viaje en avión; a mí me toca meter el código de reserva y sacar la tarjeta de embarque. Entre mezcla de sensaciones de miedo y emoción pasamos el control de seguridad.

En nuestro asiento junto a la ventanilla y con el cinturón bien abrochado el avión acelera para el despegue y nos quedamos pegados a la butaca.

Las dos horas y media de vuelo trascurren en una nube, hasta que llega el momento de la despedida. “Señores pasajeros, dentro de cinco minutos aterrizaremos en el aeropuerto de Gran Canaria”.

La primera y única visita que realizamos en la isla es a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Nos desplazamos en guagua… quise decir autobús, para que nos entendamos.

Gran Canaria - Belén de Arena en la playa de las Canteras
El impresionante belén de arena de la playa de las Canteras.   Foto: Mónica Ramírez

Nos dirigimos hasta la Playa de las Canteras; el día es excepcional, podemos respirar la brisa marina y deleitarnos con el mar. Está tan despejado que podemos ver el Teide. Paseando por su avenida, con una temperatura de 29 grados, llegamos hasta el gigantesco Belén de Arena, realizado por los mejores escultores de arena del mundo.

En la imagen podemos observar la recreación de ‘El niño Jesús acaba de nacer al abrigo de un buey y una mula en un humilde portal’.

Los días pasan volando y llega la hora de coger el próximo vuelo, destino el paraíso: Fuerteventura.

La Maxorata de los guanches cambió su nombre con la llegada de los europeos, quienes, inspirados por la fuerza del dios Eolo en estas tierras, la rebautizaron como Fuerteventura. El próximo año la isla cumple su quinto aniversario como reserva de la biosfera de la UNESCO. Es la más antigua del archipiélago y la segunda más grande en cuanto a territorio. Posee una costa de casi 326 kilómetros de longitud, y 77 de ellos pertenecen a hermosas playas. Es un Destino Turístico sostenible, de referencia, donde la conservación de los valores y actividades tradicionales conviven con la actividad turística.

La primera visita es a la Casa Museo Miguel de Unamuno, situada en la capital de Fuerteventuta, Puerto del Rosario, en el antiguo Hotel Fuerteventura, donde se alojó durante el destierro decretado por el General Primo de Rivera en 1924. Permaneció allí cinco meses, durante los cuales el escritor plasmó en papel todo lo que le hizo sentir la isla durante su estancia. El recorrido por la casa nos impregna de olores a la madera de la época, espacios con grandes cortinajes que recuerdan las viviendas burguesas del pasado siglo y nos permite descubrir objetos personales, como una máquina de escribir. Pau posa en la mesa de trabajo que cedió a Unamuno su amigo majorero Ramón Castañeyra Schamann y al final del recorrido deja constancia de su paso por esta ilustre morada en el libro de visitas.

Fuerteventura - Faro de la Entallada
Contemplando la salida del sol en el Faro de la Entallada.   Foto: Mónica Ramírez

Salimos de excursión al faro de La Entallada, situado cerca del pueblo de Las Playitas en el municipio de Tuineje. Se encuentra en la cima de un acantilado de 200 metros de altura, y es el punto geográfico de Canarias más cercano a África. Ha merecido la pena levantarnos temprano para ver el amanecer y contemplar las increíbles vistas que se tienen tanto del mar como de las montañas que lo rodean. Pau está fascinado ante tanta belleza.

Fuerteventura - Camel Safari
¡A pasear en dromedario!   Foto: Mónica Ramírez

En nuestro recorrido al sur de la isla hacemos una parada en la Lajita, donde se encuentra la mayor reserva de camellos de Europa, una experiencia única e increíble que no nos hemos querido perder: nos vamos de “Camel Safari”.

Fuerteventura - Barranco de los Canarios
Playa de Cofete desde el barranco de los Canarios.   Foto: Mónica Ramírez

En el barranco de los Canarios se encuentra uno de los miradores más impresionantes de Fuerteventura, desde el que se puede contemplar toda la costa oeste. La magnifica panorámica que queda a nuestros pies corresponde a la Playa de Cofete: arena dorada, un paisaje único que Pau en su viaje a Fuerteventura no olvidará jamás. Esta playa ocupa el sexto puesto del Top 10 de las Mejores Playas de España. El océano erosiona un paraje ventoso de una belleza que se puede calificar de primaria e irracional.

Fuerteventura - Playa de Jandía
Playas de Jandía, el sueño de los surfistas.   Foto: Mónica Ramírez

Visitamos también las Playas de Jandía, entre Costa Calma y Morro Jable, de arena blanca y aguas poco profundas de color turquesa, que hacen de esta extensión de costa un sueño para los amantes de la playa, donde cada año se celebra el campeonato mundial de windsurf por sus condiciones climatológicas ideales para la práctica de este deporte. Estos paisajes fueron elegidos por el escritor canario Alberto Vázquez Figueroa para situar su novela ‘Fuerteventura’, inspirada en la Segunda Guerra Mundial. La temperatura es de 23 grados, pero hoy no hemos visto el sol.

No nos podemos despedir de este paraíso sin mencionar el queso majorero con Denominación de Origen desde 1996. El municipio de Tuineje es el que concentra el mayor número de queserías. El secreto de uno de los mejores quesos de cabra de España es la calidad de la leche, una verdadera delicia par los paladares más exigentes. Hemos tenido el privilegio de visitar la quesería La Gambuesa, cuyo semicurado fue elegido como ‘Mejor Queso de Canarias 2013’, y acumula premios y reconocimientos en diversos concursos internacionales. Quiero agradecerles el que nos hayan abiertos sus puertas y que Pau tuviera la oportunidad de conocerla.

La isla nos ha ofrecido las mejores playas de Europa y puede que las del mundo, pero Fuerteventura no es sólo sol y playa. Ha sido imposible quedarnos encerrados, hemos disfrutado del mar, del espectacular paisaje majorero, la gastronomía, sus pintorescos pueblos llenos de historia…En esta isla puedes hacer de todo en tus vacaciones, tanto si vienes a descansar como a disfrutar a tope.

Pero nuestra aventura viajera continúa, y nos toca volver hacer las maletas. En el próximo destino Pau descubrirá un nuevo medio de transporte…

Pues nada, a esperar unos días a ver qué nuevas sorpresas nos depara esta aventura tan inspiradora. Como digo con cada nueva crónica, la implicación de cada una de las anfitrionas del libro (hasta el momento todas han sido mujeres) está provocando que las expectativas más optimistas respecto a la iniciativa hayan quedado desbordadas desde la primera etapa del viaje. Estoy muy contento por la buena acogida que Pau y compañía están teniendo en cada nuevo destino, pero sobre todo por comprobar las ganas que las personas tienen de participar, de aportar su tiempo y su entusiasmo a iniciativas, como la del libro viajero, que de otra manera no tendrían sentido. Muchas gracias a tod@s.

Anuncios

13 thoughts on “Vacaciones en el paraíso majorero

                1. Ahora que lo leo, suena demasiado definitivo, cuando en realidad estaba expresando más un deseo (alentado por la promesa del vinito) que una realidad. Pero, desde luego, algún día, que espero sea pronto, visitaré tu isla y, por supuesto, espero verte allí. Un abrazo!

                  Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s