Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, un siglo de veranos felices

Circo de Barrosa
Aunque el circo de Barrosa no está incluido en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, es una maravilla.

El miércoles, antes de la hora de comer, dejamos el Camping Bielsa, donde, como cada año, hemos pasado una semana de vacaciones. A mi hijo Albert le encanta, como me encantaba a mí a su edad (y me sigue encantando), pasar todo el tiempo al aire libre, sin más preocupación que divertirse y, de vez en cuando, atender a las interrupciones (innecesarias desde su punto de vista) del pesado de su padre: «Albert, a comer»; «Albert, a la ducha»; «Albert, vamos a comprar al pueblo»; «Albert, a dormir».

A sus nueve años, esta semana me ha recordado más que nunca a cuando en mi infancia, en la acampada libre del Valle de Pineta, yo prácticamente sólo veía a mis padres durante las comidas y en la tienda de campaña, aquella canadiense azul marino inolvidable, donde dormíamos cuatro. Bueno, también hacíamos bastantes excursiones; y ahora yo intento que a mi hijo le motive tanto como me motivaba a mí descubrir nuevos rincones en ese paraíso que es el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Seguir leyendo “Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, un siglo de veranos felices”

Érase una vez un hámster…

Tortuga de Florida
Tortuga de Florida

… Y otro hámster, y un pollo, y un jilguero, y vario cangrejos, y algunos renacuajos, y cuatro tortugas.

No, no es la lista de la compra, sino que, como sin duda habréis deducido los más perspicaces, se trata de mis mascotas de infancia. Quizás echéis en falta algún animal de más entidad, tipo perro, gato o león. No negaré que me habría gustado (no, lo del león era una broma), y me consta que a mi hermano también, pero a nuestros padres no les hacía especial ilusión que todos los muebles quedaran convenientemente marcados por las uñas de Misifú ni tener que acabar haciéndose cargo del Jacky de turno cuando se nos pasara el embobamiento por el cachorrito. Seguir leyendo “Érase una vez un hámster…”