Memorias de Lázaro Hunter: los caminos del genio

Memorias de Lázaro Hunter: los caminos del genio

Memorias de Lázaro Hunter: los caminos del genio es el primer volumen de lo que espero acabe siendo una exitosa serie. De momento, ya puedo decir que es una realidad. Una novela breve de poco más de cien páginas que estará lista, en formato papel, para la que es la fiesta anual del libro, la diada de Sant Jordi en Catalunya (23 de abril).

Ya está maquetada y en los próximos días, en cuanto tenga lista la cubierta, la enviaré a imprenta. Muy pronto los suscriptores de la newsletter de ‘la recacha’ recibiréis un adelanto de los primeros capítulos en pdf (si os queréis suscribir, podéis hacerlo en este enlace).

Es mi tercer libro en papel, tras El viaje de Pau y Con la vida a cuestas, aunque lo escribí después del primero. Si queréis conocer la historia del proyecto, aquí la tenéis. El texto es el prólogo que aparecerá en el libro.

Otra meta alcanzada.

«¿Por qué no hacemos una novela gráfica sobre un buscavidas ambientada en el lejano Oeste?». Obviamente, no recuerdo las palabras exactas, pero sí el momento. Yo había acabado de escribir mi primera novela, El viaje de Pau, y la había enviado a varias editoriales, iluso de mí, convencido de que se pelearían por ella (es lo que tiene no tener ni idea de cómo funciona el mercado; ahora lo conozco un poco mejor).

Mi hermano Fran me enseñó algunas viñetas que muchos años antes había dibujado para un trabajo, cuando estudiaba bachillerato artístico en el instituto Pau Gargallo de Badalona. El protagonista era uno de aquellos personajes que se las arreglaban con ingenio y una considerable dosis de suerte para salvar el pescuezo en un hábitat tan hostil como el Far West. «Tú podrías escribir el guion y yo me encargo de las ilustraciones».

La propuesta era irrechazable. El mejor pintor que conozco se ofrecía a ilustrar mis textos, un trabajo en equipo, en familia. El resultado sólo podía ser bueno. Así que nos pusimos manos a la obra.

Definimos conjuntamente el contexto y los personajes, los rasgos físicos y de personalidad del protagonista, Lázaro Hunter, un vendedor ambulante de algún tipo de bebida “milagrosa”, con la peculiaridad de ser mestizo, hijo de un trampero irlandés y de una india arapaho repudiada por su pueblo. Debía tener una facilidad asombrosa para meterse en líos y la misma asombrosa facilidad para sortearlos. Debía ser un tipo casi anodino, la antítesis de los mitos del famoso y salvaje Oeste.

Decidimos también que el relato combinaría la aventura, los excesos que uno esperaría de cualquier western, y el humor. Tenía que ser una lectura muy entretenida y divertida, que diera pie a ilustraciones atractivas y expresivas. Y, claro, debía tener cierto rigor histórico, aunque aparecerían personajes extemporáneos, reconocibles por todos.

Admito que, probablemente, Memorias de Lázaro Hunter ha sido el proyecto con el que más he disfrutado hasta ahora. Disfruté documentándome, descubriendo las características sociales y culturales de las diferentes naciones indias que habitaban los escenarios geográficos donde se desarrolla la acción, la evolución de las infraestructuras de transporte y el crecimiento de las ciudades que aparecían en torno al avance del ferrocarril, la manera cómo se establecían los fuertes militares a lo largo de la ruta de Santa Fe, e incluso qué misiones religiosas operaban en la época.

Tres o cuatro meses después tenía acabado el guion, aunque en realidad más que un guion era el manuscrito de una novela corta, ésta que estás a punto de empezar a leer.

Fue entonces cuando Fran inició la ardua tarea de adaptarla al formato gráfico. Se puso a ello con ganas, pero pronto nos dimos cuenta de que para completar el trabajo iba a tener que invertir muchos meses. No había prisa. Queríamos hacerlo bien, y estábamos seguros de que cuando dispusiéramos de un puñado de páginas acabadas y las presentáramos a alguna editorial especializada en el formato, no se podrían resistir.

Ilusos.

La novela gráfica/cómic de Memorias de Lázaro Hunter está bastante avanzada. Alcanza más o menos la mitad de la historia. Los dibujos que encontrarás al inicio de cada capítulo (rapsodia) están sacados de ahí. Pero las dificultades que hemos tenido para que alguna editorial se interese por el proyecto y el hecho de que (afortunadamente) mi hermano esté trabajando en otras obras (remuneradas) ha dejado la adaptación en pausa.

Así que un buen día Fran me sugirió que publicara la novela, quizás fuera una manera de testear si podía haber interés por la versión gráfica. Y aquí la tenéis, una edición limitada de 150 ejemplares, preparada con todo mi cariño y toda la profesionalidad de la que soy capaz, que espero sea mucha.

Memorias de Lázaro Hunter: los caminos del genio es la primera aventura de un superviviente que esperamos despierte las simpatías de un buen número de lectores, básicamente porque si es así nos dará pie a ponernos a trabajar en las siguientes. Nos encantaría que Lázaro acabara convirtiéndose en el protagonista de una serie cuyo final tenemos muy claro, pero para llegar hasta él hay mucha tela por cortar.

Te dejamos con Lázaro, Wyatt Earp, el Gran Joe, Las Amazonas Asesinas, Jimy Scarface, Cuervo Blanco, Thomas Alva Edison, Jonás Hunter, Flor de Otoño, Pancho el Loco y sus cuatreros, la Hermandad de los Penitentes, indios arapaho, cheyenne, apache, pawnee… y Muerte, el temible oso grizzly.

Que lo disfrutes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s