Calor

Cuando creía que se me habían derretido todas las neuronas, resulta que el maldito calor que apenas me deja pensar me ha inspirado un relato corto que he aprovechado para compartir en ‘Salto al reverso’, donde hacía siglos que no participaba. Ya me diréis si os gusta.

SALTO AL REVERSO

calor

Este maldito calor no me deja pensar. Me cuesta horrores concentrarme y las pocas ideas que atisbo se desvanecen antes de llegar a tomar forma. ¿Qué está pasando? Me siento encerrado, con una sensación de agobio creciente que me está poniendo cada vez más nervioso.

Noto cómo el sudor emerge por cada uno de mis poros, como si fuera la lava de un volcán en erupción. A cada segundo que pasa la piel me quema más. Estoy tentado de arrancármela a tiras.

Me miro las manos; veo cómo se van llenando de pequeñas gotitas, que hierven y se evaporan en cientos de diminutas columnas de humo salado. Nunca había experimentado nada igual, no parece real.

Busco alguna sombra donde refugiarme. Agua… Necesito agua, para mojarme, pero, sobre todo, para beber. Noto la boca seca como el lecho de un río muerto. Tengo que beber ya. Me arde la garganta y……

Ver la entrada original 277 palabras más

Anuncios

3 thoughts on “Calor

  1. ¡Ja, ja, ja! Desde luego, hay que tomarse las cosas con humor. Como dices, le has sacado partido a esto. Muy divertido. 🙂 Dicen que llegará para el 2030 una pequeña edad de hielo, pero no estaría mal que llegara un poquito antes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s