Petra: la necrópolis maravillosa

En agosto hará cinco años que visité Jordania, un pequeño país ubicado en el Golfo Pérsico, vecino de lugares tan pacíficos como Israel, Cisjordania, Arabia Saudi, Irak y Siria… El Reino Hachemita de Jordania esconde un buen número de tesoros arquitectónicos y naturales que valen mucho la pena, como el Mar Muerto, las ruinas romanas de Jerash, el desierto de Wadi Rum y, sobre todo, Petra. Los nabateos construyeron la ciudad escondida entre desfiladeros y montañanas de roca de fascinantes tonos rojizos hace más de 2.000 años, llegando a configurar un imperio de gran importancia en las rutas comerciales de la época.

La principal peculiaridad de Petra son los edificios excavados en la misma roca de la montaña, algunos de dimensiones espectaculares, como es el caso de Al-Khazneh (el Tesoro) y el Monasterio Ad-Deir. Se trata de mausoleos que combinan diferentes estilos arquitectónicos. Y es que los nabateos, debido a su contacto con las principales civilizaciones de la época, adoptaron las características culturales que más les llamaban la atención de cada una de ellas. Otro ejemplo sería el gran teatro romano que construyeron, con capacidad para 3.000 espectadores.

Debían haber sido verdaderos maestros en el arte de dejar boquiabierto, pues tanto el Tesoro, que aparece de repente tras un largo paseo por el espectacular cañón del Siq (¿recordáis Indiana Jones y la última cruzada?), como el Monasterio, ubicado detrás de una pared a la que se llega después de ascender más de 800 escalones esculpidos en la roca, provocan una admiración absoluta en el visitante.

Petra fue una gran ciudad, pero hasta nuestros días sólo han llegado las múltiples tumbas excavadas en la montaña, por lo que se conoce como necrópolis. Fue conquistada por Roma, como atestiguan numerosas ruinas, entre ellas una gran avenida acolumnada y diversos templos, y sacudida por violentos terremotos, que acabaron por dejarla deshabitada. Durante varios siglos permaneció escondida a los ojos de Occidente, hasta que en 1812 dio con ella el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt y consiguió infiltrarse en un enclave sagrado para los beduinos que la habitaban.

¿Por qué me acuerdo de Petra cinco años después? Pues el caso es que una amiga que está haciendo un curso de community manager y medios sociales me propuso colaborar en un ejercicio. Debía insertar una galería de flickr en un blog… y aquí está. Anabel, ha quedado muy bien. En fin, que espero que os gusten las fotos.

Más información sobre Petra en la web oficial del Departamento de Turismo de Jordania

Anuncios

2 thoughts on “Petra: la necrópolis maravillosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s